Anuncio
Share

Los cárteles están en problemas: El coronavirus interrumpe el comercio mundial de la droga

Las autoridades federales incautaron narcóticos en este túnel recién descubierto que conecta un almacén en Tijuana con el sur de San Diego. El decomiso fue notable por la baja cantidad de fentanilo opiáceo que descubrieron.
Las autoridades federales incautaron narcóticos en este túnel recién descubierto que conecta un almacén en Tijuana con el sur de San Diego. El decomiso fue notable por la baja cantidad de fentanilo opiáceo que descubrieron.
(U.S. Border Patrol via AP)

El coronavirus está afectando al comercio de drogas ilegales, dicen las autoridades, paralizando las economías, cerrando las fronteras y cortando las cadenas de suministro en China de las que dependen los traficantes para obtener los productos químicos necesarios para fabricar drogas tan rentables como la metanfetamina y el poderoso opiáceo fentanilo.

Uno de los principales proveedores que cerraron está en Wuhan (China), el epicentro del brote mundial del coronavirus.

En entrevistas con casi dos docenas de funcionarios de los organismos que luchan contras las drogas y expertos en tráfico, se comprobó que los cárteles mexicanos y colombianos siguen ejerciendo su actividad, como lo demuestra una redada realizada el mes pasado en la que se incautaron drogas callejeras por valor de casi 30 millones de dólares en un nuevo túnel de contrabando que conectaba un almacén de Tijuana con el sur de San Diego. Pero las órdenes de quedarse en casa que han convertido las ciudades en pueblos fantasmas están interrumpiendo áreas como la producción, el transporte y las ventas.

A lo largo de las 2.000 millas de la frontera México-Estados Unidos, a través de las cuales cruza la gran mayoría de las drogas ilegales, el normalmente bullicioso tráfico de vehículos que los contrabandistas usan para cubrirse ha disminuido notoriamente. Los bares, clubes nocturnos y moteles de todo el país que normalmente son mercados fértiles para los traficantes de drogas han cerrado. Y los precios de las drogas que escasean se han disparado a niveles de estrangulamiento.

Anuncio

“Se enfrentan a un problema de oferta y un problema de demanda”, dijo Alejandro Hope, un analista de seguridad y ex funcionario del CISEN, la agencia de inteligencia mexicana. “Una vez que las llevas al mercado, ¿a quién se las vas a vender?”

A medida que California comienza a doblar la curva de los casos de coronavirus, algunos gobiernos locales están considerando cómo podrían reabrir varios lugares de trabajo.

Pero la pandemia de COVID-19 también ha limitado la eficacia de la aplicación de la ley, ya que los departamentos se enfrentan a investigadores de drogas que trabajan a distancia, enferman y navegan por un nuevo paisaje en el que sus propias actividades se han vuelto más conspicuas. En el condado de Los Ángeles, la mitad de los detectives de narcóticos han sido puestos en servicio de patrulla, lo que puede poner en peligro las investigaciones a largo plazo.

Para los vendedores, prácticamente todas las drogas ilícitas se han visto afectadas, con interrupciones de la cadena de suministro tanto a nivel de la venta al por mayor como al de la venta al por menor. Los traficantes están almacenando narcóticos y dinero en efectivo a lo largo de la frontera, y la Dirección de Lucha contra las Drogas de Estados Unidos informa incluso de una disminución del blanqueo de dinero y de las ventas de drogas en línea en la llamada “red oscura”.

“Los capos de los cárteles se están peleando”, dijo Phil Jordan, ex director del Centro de Inteligencia de la DEA en El Paso.

Los precios de la cocaína han subido un 20% o más en algunas ciudades. La heroína se ha vuelto más difícil de encontrar en Denver y Chicago, mientras que los suministros de fentanilo están cayendo en Houston y Filadelfia. En Los Ángeles, el precio de la metanfetamina se ha más que duplicado en las últimas semanas a 1.800 dólares por libra.

“Hay escasez pero también algunos infames codiciosos que ven una oportunidad de ganar más dinero”, dijo Jack Riley, ex administrador adjunto de la DEA. “Los malos usan frecuentemente situaciones que afectan a la conciencia nacional para subir los precios”.

Las drogas sintéticas como la metanfetamina y el fentanilo han sido las más afectadas, en gran parte porque dependen de los químicos que los cárteles mexicanos importan de China, se “cocinan” y luego se envían a Estados Unidos.

“Esto es algo que nos sirve como una lección aprendida”, dijo el jefe de la DEA, Uttam Dhillon. “Si la interrupción es tan significativa, necesitamos continuar trabajando con nuestros socios globales para asegurar que, una vez que salgamos de la pandemia, esos químicos no estén disponibles para estas organizaciones de narcotráfico”.

Para el Barrio Chino más grande de México, el corte de cinta para un nuevo centro cultural se sintió como el comienzo de un renacimiento largamente esperado.

Los cárteles se están alejando cada vez más de las drogas que requieren temporadas de siembra y crecimiento, como la heroína y la marihuana, en favor de los opiáceos sintéticos como el fentanilo. Estos pueden ser cocinados continuamente a lo largo del año, son hasta 50 veces más poderosos que la heroína y producen un mayor margen de ganancia.

Aunque algunos laboratorios clandestinos que fabrican fentanilo desde cero han aparecido esporádicamente en México, los cárteles siguen dependiendo mucho de las empresas chinas para obtener los químicos.

Enormes cantidades de esos componentes de venta por correo se pueden rastrear hasta una sola empresa subvencionada por el Estado en Wuhan que cerró después del brote a principios de este año, dijo Louise Shelley, directora del Centro de Terrorismo, Crimen Transnacional y Corrupción de la Universidad George Mason, que supervisa los sitios web chinos que venden fentanilo.

“La cuarentena de Wuhan y todo el caos que hay allí definitivamente afectó el comercio de fentanilo, particularmente entre China y México”, aseguró Ben Westhoff, autor de “Fentanilo, Inc.”

“La razón principal por la que China ha sido el proveedor es por que China es el proveedor de todo - lo hace tan barato”, señaló Westhoff. “Realmente no hay ningún incentivo de costo para que los cárteles desarrollaran esto ellos mismos”.

Pero los costos han ido en aumento y, como en muchas industrias legítimas, el coronavirus está provocando cambios.

Los precios anunciados en toda China para los precursores del fentanilo, la metanfetamina y los agentes cortantes han aumentado entre el 25% y el 400% desde finales de febrero, dijo Logan Pauley, analista del Centro de Estudios Avanzados de Defensa, una organización de investigación de seguridad sin fines de lucro con sede en Washington. Así que incluso cuando las plantas de precursores de drogas en China se están reabriendo lentamente después de lo peor de la crisis del coronavirus en ese país, algunos cárteles han estado tomando medidas para disminuir su dependencia de los proveedores extranjeros, reclutando a científicos para hacer sus propios precursores químicos.

Algunas empresas chinas que antes impulsaban los precursores ahora anuncian drogas como la hidroxicloroquina, que el presidente Trump ha promovido como posible tratamiento para COVID-19 a pesar de la falta de pruebas científicas de su eficacia, así como equipos de protección personal como mascarillas y desinfectantes para las manos.

Mientras tanto, la situación en la frontera entre EE.UU y México se parece a una partida de ajedrez estancada en la que nadie, especialmente los traficantes, quiere hacer una jugada equivocada, dijo Kyle Williamson, agente especial a cargo de la división de campo de la DEA en El Paso.

“Están en una pausa ahora mismo”, señaló Williamson. “No quieren descuidarse y asumir muchos riesgos”.

Algunas redes de narcotraficantes mexicanos, incluso, están frenando los suministros de metanfetamina existentes para manipular el mercado, reconociendo que “ninguna buena crisis debe ser desperdiciada”, dijo Joseph Brown, fiscal de Estados Unidos en el Distrito Este de Texas.

“Algunos cárteles han dado órdenes directas a los miembros de su organización de que cualquiera que sea sorprendido vendiendo metanfetamina durante este tiempo será ejecutado”, destacó Brown, cuya extensa jurisdicción se extiende desde los suburbios de Dallas hasta Beaumont.

Lo que es seguro es que los narcóticos siguen abriéndose camino en EE.UU. Shelley dijo que la incautación de drogas en el recién descubierto túnel de Tijuana-San Diego fue notable en que sólo se recuperaron alrededor de dos libras de fentanilo, “mucho menos que los envíos habituales”.

Trump anunció a principios de este mes que los barcos de la Marina se estaban desplazando hacia Venezuela como parte de un intento de reforzar las operaciones antinarcóticos en el Caribe tras una acusación por drogas de EE.UU contra el presidente venezolano Nicolás Maduro.

El capitán Chris Sandoval, que supervisa las investigaciones especiales de la Oficina del Sheriff del Condado de Harris, con sede en Houston, dijo que hay un nuevo dicho entre sus detectives: “Ni siquiera los traficantes de drogas pueden esconderse del coronavirus”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio