Anuncio

Columna: Activista por la justicia social se embarca en un viaje en bicicleta a campo traviesa para entender Estados Unidos

Seth Gottesdiener holds his bike in Silver Lake.
Seth Gottesdiener sostiene la bicicleta Cannondale que planea montar a campo traviesa desde Los Ángeles a Washington. Gottesdiener quiere crear conciencia sobre los problemas de la injusticia racial y social en Estados Unidos.
(Mel Melcon / Los Angeles Times)

Seth Gottesdiener espera que un viaje en bicicleta a campo traviesa le ayude a entender mejor y a concientizar sobre los problemas de injusticia social en Estados Unidos.

Hay una seriedad en la voz de Seth Gottesdiener que desarma a aquellos que se preguntan activamente cuán unidos están realmente nuestros estados.

Como si la pandemia, el ajuste de cuentas racial y una elección general pendiente no fueran suficientes, las consecuencias políticas del fallecimiento de la jueza de la Corte Suprema Ruth Bader Ginsburg presentan otra oportunidad para que nuestra división se muestre en las noticias por cable.

Sin embargo, a pesar de un verano conflictivo, el dueño del gimnasio de 33 años cree que estamos más juntos que separados. Para demostrarlo, viajará a campo traviesa desde Los Ángeles a Washington en bicicleta, acompañado por un grupo de realizadores de documentales, para entrevistar a estadounidenses de todos los ámbitos de la vida con la esperanza de capturar el país fuera de la burbuja partidista.

“He estado liderando algunas protestas en Silver Lake desde lo de George Floyd”, expuso Gottesdiener, y agregó que andaría en bicicleta largas distancias como una forma de descomprimirse. “Un día de julio, hubo una protesta muy acalorada en la que detuvimos el tráfico y Sunset por completo. Había una mujer blanca en un Audi que parecía realmente aterrorizada y dijo: ‘Estoy con ustedes, pero esta no es la forma’. Yo me pregunté, ‘Está bien. ¿Cuál es el camino?’ Estuve pensando mucho en eso durante mi viaje ese día”.

Anuncio

“Me di cuenta de que estamos imponiendo todos estos mensajes a la gente. Entendí que lanzar ese mensaje por medio de un letrero de cartón podría ser mucho más efectivo si realmente lo convertías en algo más grande y no solo en una opinión miope. Porque por mucho que deteste admitirlo, mi camino no es el único. Y pensé, bueno, ¿qué pasa si tenemos un montón de personas que expresan cómo se sienten para recolectar en un documental este abismo en que se ha convertido Estados Unidos en 2020?

Los congresistas republicanos en carreras ajustadas este otoño están bajo presión ya que el Servicio Postal se ha visto empujado a reducir costos en medio del año electoral.

“Siento que esto es lo más dividido que hemos estado en mi vida, y creo que mucha gente estaría de acuerdo con eso. Se dice que un tercio de los republicanos y una cuarta parte de los demócratas creen que el partido político opuesto es en realidad la desaparición de Estados Unidos. Y eso no es cierto”.

Fue entonces cuando se le ocurrió la idea de usar sus paseos meditativos en bicicleta para mostrar que los desacuerdos no tienen que escalar a la demonización. Entre los lugares que Gottesdiener planea visitar se encuentran Sulphur Springs, Texas; Jackson, Tenn.; Cumberland, Md .; y el Parque Nacional Mammoth Cave en Kentucky. No exactamente semilleros liberales, que es precisamente el punto. Ha estado usando las redes sociales para encontrar tantas voces diferentes como sea posible. A cada persona se le harán las mismas 10 preguntas. La entrevista termina cuando él y sus compañeros de viaje lleguen a Washington el día de las elecciones. El objetivo es tener el documental terminado a tiempo para la toma de posesión.

Anuncio

Seth Gottesdiener poses with bicycles.
Seth Gottesdiener, dueño de un gimnasio en Silver Lake, ha estado trabajando con los cineastas para capturar su viaje a campo traviesa para un documental.
(Mel Melcon / Los Angeles Times)

Gottesdiener ha participado en la recaudación de fondos AIDS / LifeCycle, un viaje en bicicleta de siete días entre San Francisco y Los Ángeles, pero eso son solo 420 millas. Este es un tramo gigante que cruza 11 estados, 45 días y 4.000 millas diseñado para construir un espejo de una hermosa nación actualmente envuelta en la fealdad.

Gottesdiener enseña ciclismo en su gimnasio y ha acumulado innumerables millas en preparación, pero pedalear puede ser la parte más fácil.

“Veía la publicación de alguien en Instagram, por ejemplo, la madre de un amigo mío se naturalizó y estaba en una de las ciudades por las que estamos pasando”, dijo. “Yo pensaba, ‘Dios mío, sería genial hablar con ella [sobre] convertirse en ciudadana estadounidense durante una pandemia en 2020 y ahora poder votar’ y [preguntar] '¿Por quién vas a votar?’ Porque nunca se sabe. Cosas como esa simplemente suceden de forma orgánica. Tenemos un sitio web, www.thegreatamericanbikeride.com, la ruta que seguiremos está allí y la gente puede programar una entrevista”.

Anuncio

Gottesdiener, junto con la directora Tina Vaden y el productor Nicol Biesek alquilaron una casa rodante que funcionará como hotel, hospital y sala de edición. Gran parte del costo proviene del bolsillo de Gottesdiener, aunque el equipo también está recaudando fondos a través del sitio web.

El escritor que hay en mí se emocionó al hablar de todas las maravillosas historias que él y el equipo podrán capturar y compartir. El padre en mí se preocupaba por su seguridad. Resulta que no estaba solo.

“Tuve una mezcla de emociones cuando me lo dijo”, reveló Marsha Faith, la madre de Gottesdiener. “Por supuesto que había orgullo, pero también miedo. Es muy fuerte física y emocionalmente, así que sé que puede hacerlo. Sé, además, que siente mucha pasión por Black Lives Matter y hace lo que puede para luchar por la igualdad. Siempre ha sido así.

Pero de cualquier manera se adentra en territorio desconocido. Y tal vez estos sean algunos de mis propios prejuicios que están saliendo, pero temo por su seguridad. Soy consciente de toda la locura que está ocurriendo en este país y, por tanto, quién sabe lo que podría encontrar en la carretera”.

Anuncio

Seth Gottesdiener poses with his bike in Silver Lake.
Seth Gottesdiener planea embarcarse en un viaje a campo traviesa que comenzará en Los Ángeles el domingo y terminará en Washington el día de las elecciones.
(Mel Melcon / Los Angeles Times)

Faith dijo que quiere que su hijo envíe mensajes de texto todas las noches para saber que está bien, aunque “eso podría ser pedir mucho... es muy independiente”.

“Mi madre era de la primera generación [estadounidense]. Mis abuelos son de varias partes de Europa del Este y los antepasados de mi esposo también habían huido del Holocausto... así que no estamos tan lejos de ser inmigrantes”.

“Entendemos muy bien ese viaje... Sería maravilloso tener una forma más de mostrarle a la gente que realmente todos somos iguales bajo la piel. Todos deseamos lo mejor para nuestra familia y seres queridos, queremos poder alimentarlos y albergarlos y, con suerte, hay lugar para la felicidad allí”.

Anuncio

“Sé que suena cursi, pero la gente es increíble”.

Ella tiene razón, eso suena cursi.

Y somos asombrosos.

Es solo que a veces, cuando nos asedia el miedo y ese miedo se transforma en odio, nos olvidamos de lo hermosa que puede ser la vida cuando somos buenos con los demás. Eso es lo que me pareció tan intrigante de la historia de Gottesdiener. Sí, el viaje en sí será un testimonio increíble de su fortaleza física y mental. Pero es la esperanza que lo colocó en este camino en primer lugar y lo que atrajo su llama inspiradora.

Anuncio

“Veo este proyecto como una oportunidad para crear empatía”, dijo Vaden, director del documental. “Creo que eso es lo que se pierde en 200 caracteres en Internet”.

“Recuerdo haber crecido en una ciudad bastante conservadora de California y tener amigos cuyos padres eran republicanos, pero todavía había cortesía y podíamos encontrar puntos en común. Y aunque no estemos de acuerdo en algunas cosas, generalmente queremos construir un buen lugar juntos. Siento que lo que se ha perdido es que todos seguimos siendo esas personas... Solo tenemos que recordárnoslo”.

Entonces, después de que Gottesdiener y su familia concluyeron las festividades de Rosh Hashaná durante el fin de semana, el optimista y su pequeño grupo de cineastas se propusieron hacer precisamente eso, recordarnos lo bueno del mundo. Es difícil imaginar un mejor momento para un despertar espiritual que el comienzo de un nuevo año.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio