Anuncio
Share

La muerte acechaba a Yesenia, fallecida con otros 12 en frontera de EUA

Combinación de fotografías familiar cedidas donde aparece la guatemalteca Yesenia Magali Melendrez Cardonay
Combinación de fotografías familiar cedidas donde aparece la guatemalteca Yesenia Magali Melendrez Cardonay (i) quien perdió la vida cuando iba con su madre Berlín Cardona (d) en un SUV que fue chocada por un camión cerca a la frontera de California con México dejando un saldo de 13 muertos y 13 heridos.
( EFE/Rudy Domínguez )

La guatemalteca Yesenia Magali Melendrez Cardona pasó la mayor parte de sus 23 años sabiendo que Estados Unidos era el refugio de quienes huyen de la violencia y la muerte; por eso se animó, junto con su mamá, Berlín Cardona, a seguir el camino que sus familiares ya habían recorrido para iniciar una nueva vida, sin saber que iba a encontrarse con la tragedia.

Yesenia y su mamá viajaban, junto con otras 23 personas, en la camioneta que se estrelló el martes pasado contra un camión cerca a la frontera de California con México, dejando 13 muertos y 13 heridos. La joven fue una de las víctimas mortales, mientras su mamá resultó herida.

“Yesenia dejó todo atrás, la universidad, su trabajo, sus amigos, porque sabía que aquí (en EE.UU.) encontraría tranquilidad, y su vida estaría alejada de la violencia”, relató a Efe Rudy Domínguez, tío materno de Yesenia.

Domínguez asegura que las dos guatemaltecas venían huyendo de una amenaza de muerte.

Anuncio

La necesidad de dejar atrás Chiquimulilla, departamento guatemalteco de Santa Rosa, incluso las obligó a mantener en secreto su partida a algunos familiares y allegados. “Muy pocos sabían”, puntualiza.

LA MUERTE QUE ACECHA

“Ese viaje fue una necesidad real para salvar sus vidas”, recalca Rudy sobre la ironía que representa la muerte de la joven.

Y es que hace 16 años, Berlín había experimentado de cerca las consecuencias de la violencia cuando tuvo que cuidar a Rudy después de que él fuera víctima de un ataque con arma de fuego.

El guatemalteco fue impactado por una bala en su cabeza. Las cicatrices que le quedaron y un dolor que va y viene le recuerdan a diario el peligro que se vive en su país, y el motivo por el que lo dejó apenas pudo recuperarse.

Anuncio

“Todos vivíamos en la misma casa, y Berlín fue la que me cuidó. Y aunque Yesenia estaba pequeña también se dio cuenta de los riesgos”, afirma.

UNA REUNIÓN QUE NUNCA SUCEDIÓ

Migración

Las dos mujeres iniciaron su viaje el 2 de febrero. Tras llegar a Baja California, México, permanecieron allí aproximadamente una semana antes de subirse a una Ford Expedition que había sido modificada para poder transportar a 24 inmigrantes y a su conductor, un joven mexicano que también falleció en el choque.

Yesenia venía con la ilusión de reunirse con su hermano menor, que había viajado semanas antes por avión a California.

Anuncio

“Esa reunión no se pudo dar. El niño se quedó esperándola”, cuenta Rudy.

El padre de Yesenia emigró hace más de 15 años a Estados Unidos, y está radicado en Nueva York. Él tampoco pudo ver a su hija.

Rudy sabe de primera mano lo que significa no poder despedirse de sus seres queridos. Él no pudo asistir al sepelio de su madre hace 11 meses en Guatemala. Tampoco pudo abrazar a su sobrina.

SIN TIEMPO PARA LLORAR

Berlín salió del hospital este jueves y está recuperándose de sus heridas en la casa de Rudy. De lo poco que recuerda es que después de desmayarse por el impacto despertó con su hija en brazos.

Anuncio

“Ya estaba sin signos vitales”, relató la madre a medios locales.

Rudy quería quedarse en casa cuidando a su hermana pero las obligaciones económicas que se vienen con el tratamiento médico de Berlín y la repatriación de los restos de Yesenia no le permiten parar de trabajar.

“Apenas hemos podido derramar un par de lágrimas, y nos tocó seguir en la lucha”, indica el guatemalteco, a quien le tocó la dura tarea de identificar a su sobrina.

Una cuenta en el sitio GoFundMe se estableció a nombre de ¨Yessenia Cardona QEPD ( https://www.gofundme.com/f/ayuda-para-repr ) para ayudar a la familia.

Anuncio

“También vamos a necesitar mucha ayuda con Berlín; aún necesita atención médica, y creo que atención psicológica”, recalca Rudy.

También hace un llamado en especial a la comunidad hispana a detener las críticas sobre la inmigración indocumentada: “No pueden juzgar a la ligera. Nadie deja su hogar porque quiere. Lo hacen por necesidad”, dice con voz quebrada.

Argumenta que no fue una decisión fácil para Yesenia abandonar su carrera de leyes en la Universidad de San Carlos, así como su trabajo y sus amigas del equipo de fútbol. La joven hacía parte de lo bueno de Chiquimulilla; por eso quieren regresarla allá.

SIN IDENTIFICACIONES

La familia tendrá que esperar varias semanas para recibir el cuerpo de la joven. Apenas ayer las pruebas de ADN confirmaron a las autoridades que Yesenia era la hija de Berlín. Las dos inmigrantes viajaban sin identificaciones.

Anuncio

Según detalló la Patrulla Caminos de California (CHP), de los 12 migrantes que quedaron heridos solo tres pudieron ser identificados a través de un documento con foto.

Este viernes las autoridades tratan de establecer la identidad de una menor de 15 años que se encuentra hospitalizada en el Desert Regional Medical Center en Palm Springs.

Las autoridades tampoco han podido establecer la nacionalidad de Jorge Gutiérrez Martínez, de 24 años, y de Esteban Montiel, de 22. Ambos inmigrantes se encuentran en el mismo centro médico, detalló la CHP.

Entre los migrantes heridos también se encuentra un menor de edad de 16 años. Otros tres de los heridos tienen menos de 30 años.

Anuncio

La información de los 13 fallecidos ha salido a cuentagotas. Se sabe que son 10 mexicanos de los estados de Oaxaca (3), Michoacán (3), Guerrero (1), Morelos (1), Nayarit (1) y Baja California (1).

Yesenia, otra guatemalteca y un tercer migrante fallecido sin identificar completan la lista de la tragedia que involucra a indocumentados más grande de las últimos años en California.


Anuncio