Anuncio
Share

El número de muertos del COVID-19 en el norte de Italia fue asombroso. ¿Influyó la contaminación del aire?

Italian Red Cross member in protective gear visiting COVID-19 patient's home
Un miembro de la Cruz Roja italiana, con escolta militar, visita los hogares de los pacientes de COVID-19 en Bérgamo, Italia, en abril de 2020.
(Marco Di Lauro / Getty Images)

La calidad del aire ha sido terrible durante décadas en Bérgamo, en el norte de Italia, que el año pasado sufrió muchas muertes por COVID-19. Los investigadores ven una conexión.

Cuando Chiara Geroldi se quita el maquillaje por la noche, puede ver la contaminación que se desprende con él. Su terraza está llena de polvo que hay que barrer constantemente, y su pelo se ensucia más rápido cuando está afuera.

“Bérgamo es una zona muy contaminada”, dice Geroldi, de 50 años, que trabaja como oficinista. “Es una ciudad muy industrial. El aire no es bueno aquí, sobre todo en invierno”.

Durante décadas, Bérgamo y otras pintorescas ciudades del valle del río Po, en el norte de Italia, han sufrido una de las peores calidades de aire de Europa. La contaminación se considera desde hace tiempo una de las principales causas de cáncer en la zona, repleta de fábricas y carreteras atestadas de camiones que transportan mercancías. Muchos de los hogares están fuera de la red principal de gas, lo que significa que, en invierno, las estufas de leña y liberan partículas en el aire estancado.

Ahora, los científicos están investigando si una crisis sanitaria de larga duración ha contribuido a empeorar otra nueva. Las primeras investigaciones sugieren que la exposición a largo plazo a las partículas microscópicas que abundan en el aire sucio de Bérgamo -y que también están en el de Los Ángeles- está asociada a un mayor riesgo de muerte por COVID-19, que es, al fin y al cabo, una enfermedad respiratoria.

Anuncio

A view of downtown Milan, Italy
Una vista del aire lleno de humo sobre el centro de Milán, Italia.
(Claudio Furlan / LaPresse)

“Es posible que todos tengamos problemas pulmonares”, dijo Geroldi, cuyos padres enfermaron de COVID-19 en la primavera de 2020. “Si [los científicos] lo dicen, lo crearía”.

El mundo observó con horror cómo Bérgamo se convirtió en el primer lugar del mundo desarrollado afectado por el coronavirus, y la ciudad experimentó tantas muertes que procesiones de camiones militares tuvieron que transportar los cuerpos hasta Florencia para ser incinerados.

Un año después, la tasa de mortalidad por COVID-19 en Italia sigue siendo la cuarta más alta del mundo, después de México, Perú y Hungría, según la Universidad Johns Hopkins. De las 99.000 muertes del país, casi un tercio se concentró en la rica región norteña de Lombardía.

Los investigadores europeos no tardaron en darse cuenta de que los focos de coronavirus parecían corresponder a zonas relativamente contaminadas de todo el mundo, como Bérgamo, Nueva York y partes de China, y empezaron a investigar. Un estudio publicado en el número de diciembre de la revista Cardiovascular Research concluyó que la exposición a partículas diminutas de 2,5 micrómetros o menos, conocidas en la jerga científica como partículas PM2,5, se correlacionaba con un mayor porcentaje de muertes evitables por COVID-19 entre quienes contraían la enfermedad.

Esto significa que, en igualdad de condiciones -incluida la calidad de los centros sanitarios y las medidas de salud pública adoptadas para frenar la propagación del virus-, los pacientes de COVID-19 que viven en estas zonas contaminadas corren un mayor riesgo de morir de la enfermedad que los que respiran un aire más limpio.

“Cuando uno se expone a altos niveles de contaminación, su cuerpo está sometido a estrés”, explica el autor principal del estudio, Andrea Pozzer, investigador italiano del Instituto Max Planck de Alemania. “Como el COVID-19 se apodera de él y provoca enfermedades similares a las de la contaminación atmosférica, al final, las posibilidades de un desenlace fatal son mayores”.

La cepa de coronavirus autóctona de California es más transmisible que sus predecesoras, es más resistente a las vacunas y puede causar casos más graves de COVID-19.

Los hallazgos de su equipo son especialmente relevantes en lugares como Norteamérica y Europa, donde cada metro cúbico de aire tiene, en promedio, entre 10 y 20 microgramos de partículas PM2,5. En ese rango, los estudios han encontrado que cada microgramo adicional se correlaciona con un 8% adicional de riesgo de muerte para los pacientes de COVID-19, dijo Pozzer.

En 2019, Bérgamo tuvo un promedio de 18,5 microgramos de partículas PM2,5 por metro cúbico de aire. En Los Ángeles, fue de 12,7.

Los residentes de Pekín respiran una sopa especialmente tóxica que promedió la friolera de 42,1 - tan alta que un microgramo adicional no hace una diferencia tan grande en el resultado, dijo Pozzer. Pero en una ciudad como Bérgamo, “cada poco que se limpie el aire puede tener un impacto significativo en la mortalidad por virus”.

Lo mismo puede decirse de lugares como Los Ángeles, donde las disparidades en la exposición a la contaminación podrían ser un factor que contribuya a las mayores tasas de mortalidad por COVID-19 experimentadas por las personas de color.

Elderly woman at hospital in Bergamo, Italy
Miembros de la Cruz Roja italiana transportan a una anciana en el hospital Humanitas Gavazzeni de Bérgamo, Italia.
(Emanuele Cremaschi / Getty Images)

Piersilvio Gerometta, cardiocirujano de 64 años del hospital Humanitas Gavazzeni de Bérgamo, está personalmente convencido de que la contaminación atmosférica de la zona agravó la crisis del coronavirus, aunque no hay estudios que lo respalden.

“La recuperación de las enfermedades pulmonares y cardíacas siempre se recomienda en lugares con aire limpio”, dijo Gerometta, que se contagió él mismo de COVID-19 en marzo de 2020 tras tratar a pacientes en la sala de coronavirus de su hospital. “No nos damos cuenta inmediatamente de que respiramos mal, pero lo que respiramos cuenta mucho”.

Cientos de pacientes con COVID-19 llegaron a su hospital a diario la pasada primavera. Al poco tiempo, los propios trabajadores sanitarios empezaron a contagiarse del coronavirus, lo que provocó una escasez de personal. Los pacientes que morían permanecían en sus camas durante horas, muy cerca de los vivos, porque no había nadie disponible para trasladar los cuerpos, dijo Gerometta.

“Fue un verdadero infierno”, dijo, “algo que espero no volver a ver”.

Lo mismo ocurre con Geroldi, cuyo padre de 76 años tuvo que ingresar en cuidados intensivos. Todos los días, Geroldi esperaba con temor la llamada telefónica del mediodía del personal del hospital que le informaba periódicamente sobre su estado.

Su hermana cuidaba de su madre de 80 años en casa. Ambos padres se recuperaron completamente.

Elena Ferrario, presidenta de la sección bergamasca de la organización sin ánimo de lucro Legambiente, dijo que esperaba que la crisis del coronavirus motivara a las autoridades a tomar medidas para mejorar la calidad del aire, incluida la ampliación de las rutas de transporte público.

Woman in Milan, Italy, holding banner
Una mujer en Milán, Italia, sostiene una pancarta que dice: “Queremos respirar aire limpio”
( Manuela Ricci / KONTROLAB/LightRocket via Getty Images)

Al preguntársele si Lombardía tenía previsto actuar en función de las investigaciones que relacionan las muertes por COVID-19 y la calidad del aire, Raffaele Cattaneo, asesor regional de medio ambiente y clima, dijo en un comunicado: “La relación entre la mala calidad del aire y el aumento de las enfermedades respiratorias se conocen desde hace tiempo.

“Siguen estando confirmadas y son una de las razones de nuestras políticas para mejorar la calidad del aire”, dijo Cattaeneo, aunque no quiso dar detalles sobre las políticas.

Hay indicios de que Bérgamo está avanzando en la dirección correcta, dijo Nicola Eynard, de 57 años, arquitecto y antiguo miembro del Ayuntamiento.

Eynard también enfermó de COVID-19 en marzo de 2020. Los hospitales estaban tan llenos para entonces que su médico le aconsejó que se quedara en casa para recuperarse, y su mujer le buscó un tanque de oxígeno. Durante dos semanas, ardió de fiebre y le costó respirar. Las calles estaban en silencio, excepto por el sonido de las ambulancias.

Los inmigrantes en los centros de detención de California se preocupan y se preguntan cuándo serán vacunados contra el COVID-19.

“Fue un periodo horrible, también para la gente que me rodeaba”, dijo Eynard. “Murió gente de mi edad. Fue realmente dramático”.

Por su experiencia en el consejo, Eynard sabe que se necesita tiempo, paciencia y voluntad política para cambiar los hábitos de la gente. Antes de la pandemia, mucha gente veía las cuestiones medioambientales como problemas futuros y abstractos, dijo. Ahora, es cautelosamente optimista en cuanto a que la gente siente su relación directa con sus vidas.

“Es bastante fácil entender que, en un entorno más contaminado, la gente tiene más probabilidades de enfermar, pero no es algo que la gente sienta de cerca”, dijo. “El COVID, en cambio, es algo que nos ha tocado a todos. Quizá sea algo que pueda sacudir la conciencia de la gente”.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio