Anuncio
Share

Economistas piden al Congreso EEUU que haga permanentes las ayudas por hijos

Economistas piden al Congreso EEUU que haga permanentes las ayudas por hijos
Fotografía de archivo donde aparece el premio Nobel de Economía 2001, el estadounidense Joseph Stiglitz. EFE/ Ricardo Maldonado Rozo

Más de 400 economistas de Estados Unidos, entre ellos premios Nobel, pidieron a los legisladores del Congreso en una carta divulgada este jueves que hagan permanentes unas ayudas para las familias de bajos ingresos con hijos por su capacidad de “reducir drásticamente” la pobreza infantil en el país.

Los nóbeles Joseph Stiglitz, Peter Diamond y Richard Thaler están entre los economistas que han firmado la misiva a favor de hacer “permanente” el Crédito Tributario por Hijos (CTC, por su sigla en inglés), desplegado como parte del plan de estímulo del Gobierno de EE.UU. para paliar el impacto de la pandemia de la covid-19.

La entrega de esa ayuda, que llega a unos 39 millones de hogares, comenzó el pasado 15 de julio con pagos mensuales directos a los adultos con hijos dependientes, de hasta 300 dólares por mes por niño menor de 6 años y 250 dólares por mes por menores de 6 a 17 años, pero está previsto que expire a finales de este año.

No obstante, hacerla permanente “daría unos resultados inmediatos y de largo plazo enormes para los niños y sus familias, y es poco probable que reduzca el empleo de forma significativa”, señalan los economistas, que consideran que en todo caso los beneficios “pesan mucho más que los costos”.

Anuncio

Los expertos principalmente argumentan que, manteniendo esa medida, se contribuiría a reducir la pobreza infantil, que ya afectaba a uno de cada siete niños antes de la pandemia y que supone un gasto de entre 800.000 y 1,1 billones de dólares anuales al país, según la Academia Nacional de las Ciencias.

También defienden que reducir la pobreza infantil tiene un efecto positivo en el desempeño profesional en la edad adulta, por lo que la permanencia de las ayudas “aportará más ingresos fiscales a largo plazo”, sin olvidar que si las familias de bajos ingresos gozan de mejor salud, se reducirá el gasto médico gubernamental en este grupo.

Por otra parte, descartan que pueda desincentivarse el trabajo entre los beneficiados ya que la mayor parte de los pagos se están utilizando para cubrir “necesidades básicas”, como se ha reflejado en un aumento del gasto en ropa, comida, facturas y objetos escolares tras el primer mes, así como en un importante descenso de la inseguridad alimentaria.

Dentro de su propuesta de Plan para las Familias, el presidente de EE.UU., Joe Biden, ha pedido que este crédito impositivo por hijo se extienda hasta 2025, pero por ahora solo está vigente por este año y es poco probable que los republicanos, que ya se opusieron al plan de reactivación, den su respaldo a esta extensión de beneficios.


Anuncio