Advertisement

En Perris, la casa de los horrores estaba a la vista de todos

En Perris, la casa de los horrores estaba a la vista de todos
Vecinos y periodistas se paran frente a la casa de David y Louise Turpin en Perris el lunes, 15 de enero. (Marcus Yam / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

Por lo general, después de la medianoche Mike Clifford veía a los niños de la casa de enfrente.

Algunas noches, veía a unos seis niños, ninguno de los cuales parecía tener más de 15 años, que subían a una camioneta de pasajeros con su padre y se preguntaban a dónde podrían ir a esa hora. Otras noches, los veía a través de una ventana del segundo piso de su casa Murrieta, caminando en círculos durante largos períodos.

Advertisement

Clifford, un maquinista aeroespacial que trabaja por la tarde, intentaba darle sentido a lo que veia. Quizás los niños tenían necesidades especiales. Tal vez el círculo repetitivo era un método terapéutico. Quizás era solo su rutina.

"Era algo extraño", dijo. Pero "nunca hubo nada que me hiciera pensar, 'oh, Dios mío. Debería llamar a alguien'".

Advertisement

Lo mismo pensaban los vecinos, a 20 millas al norte en Perris, que unos años más tarde captaron momentos igualmente extraños de los niños pequeños y pálidos de David y Louise Turpin.

Después de verlos trabajando bajo los reflectores a altas horas de la noche para poner césped en el jardín de la familia hace unos meses, los vecinos dijeron que era extraño pero no tan inquietante que necesitaran llamar a la policía.

La realidad era mucho peor de lo que imaginaban.

Los 13 hijos de los Turpins, dijeron las autoridades, estaban cautivos en la casa de la pareja en Muir Woods Road y parecían haber sufrido años de abuso y hambre. Algunos estuvieron encadenados a sus camas.

Advertisement

Las autoridades se enteraron de los horrores dentro de la casa después de que una niña de 17 años llamara al 911 la madrugada del domingo, diciendo que había escapado por una ventana de la casa de sus padres, donde ella y sus hermanos estaban encerrados. Ella uso  un teléfono celular desactivado para hacer la llamada, dijo el capitán del sheriff del condado de Riverside, Greg Fellows, en una conferencia de prensa el martes. Ella tenía fotos para respaldar sus afirmaciones.

Los agentes del sheriff se quedaron sorprendidos por el tamaño pequeño y la apariencia demacrada de la niña, pensando que solo tenía 10 años.

Cuando los agentes llegaron a la casa, todo estaba "extremadamente sucio", dijo Fellows. Había un hedor fuerte. Tres jóvenes estaban encadenados. Y, sin embargo, dijo Fellows, la madre de los niños pareció sorprendida al ver a las autoridades.

"Parecía que la madre estaba perpleja de por qué estábamos en la residencia", dijo.

Sin contacto previo con la policía

Los agentes del Sheriff no tuvieron contacto previo con los Turpins dijo Fellows. Del mismo modo, el Departamento de Policía en Murrieta, donde la familia vivió desde 2010 hasta 2014 después de mudarse a California desde Texas, no tuvo interacciones con ellos, dijo un portavoz de la agencia.

El alcalde de Perris, Michael Vargas, dijo que su corazón estaba con los niños.

"Realmente puedo decir que estoy devastado por este acto de crueldad. ... Ni siquiera puedo comenzar a imaginar el dolor y el sufrimiento que han soportado".

Advertisement

David Turpin, de 57 años, y Louise Turpin, de 49, fueron arrestados esta semana bajo sospecha de tortura y poner en peligro a los niños. Cada uno tiene  una fianza de $ 9 millones.

El menor de sus hijos tiene 2. Al principio, los oficiales supusieron a partir de la apariencia frágil y desnutrida de los niños que todos eran menores, pero luego determinaron que siete de ellos eran adultos de entre 18 y 29 años, según el Departamento del Sheriff.

Los trabajadores del servicio de protección de adultos y niños del condado y los profesionales médicos están evaluando a los hermanos, dijo Fellows. Los padres, dijo,  no mostraron "ninguna indicación de enfermedad mental en este momento" que pudiera explicar lo que le hicieron a sus hijos.

Susan von Zabern, directora del Departamento de Servicios Sociales Públicos del Condado de Riverside, dijo que los funcionarios del servicio infantil del condado están buscando autorización judicial para cuidar a los hermanos, "incluyendo a los hijos adultos en la medida en que sea necesario".

Von Zabern dijo que la llamada al 911 recibida el domingo, que fue reportada de manera cruzada a los trabajadores sociales, fue "la primera oportunidad que tuvimos para intervenir".

Aunque es demasiado pronto para saber cuánto tiempo han estado desnutridos o sometidos a abuso los hermanos, dijo, "su condición indica que ha sido un período prolongado".

Los trabajadores sociales, como es costumbre, tratarán de identificar a los parientes que podrían cuidar a los niños, dijo Von Zabern. Estarían "sujetos a todo tipo de investigaciones de antecedentes para asegurarse de que sean adecuados y estables".

El capitán del sheriff del condado de Riverside, Greg Fellows, durante una conferencia de prensa el martes, habla sobre el caso de David y Louise Turpin, quienes son sospechosos de tener como rehenes a sus 13 hijos y tratar de matarlos de hambre. (Irfan Khan / Los Angeles Times)
El capitán del sheriff del condado de Riverside, Greg Fellows, durante una conferencia de prensa el martes, habla sobre el caso de David y Louise Turpin, quienes son sospechosos de tener como rehenes a sus 13 hijos y tratar de matarlos de hambre. (Irfan Khan / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

'Espero que la vida mejore'

Mark Uffer, director ejecutivo de Corona Regional Medical Center, dijo que siete de los niños de Turpin, cinco mujeres y dos hombres, son pacientes en su hospital y están en un área segura donde reciben tratamientos juntos. "Es difícil pensar en ellos como adultos cuando los ves por primera vez porque están pequeños y desnutridos", dijo Uffer." Son muy amables. Son muy cooperativos, y creo que su vida va a mejorar después de lo que les ha pasado".

La Escuela Diurna Sandcastle

Al igual que muchas familias de California que eligen educar a sus hijos en casa, los Turpins registraron su hogar con el estado como un colegio privado. Lo llamaron Sandcastle Day School.

Durante el último año escolar, la escuela figuraba en los registros estatales como una institución privada, no religiosa y mixta que apareció por primera vez en el registro estatal en 2010, cuando la familia vivía en Murrieta. Tuvo seis estudiantes matriculados: uno en quinto, sexto, octavo, noveno, décimo y duodécimo grados.

David Turpin, que figuraba como director, presentó documentación todos los años, pero la información buscada por el Departamento de Educación de California - como la dirección, el tipo de escuela y los números de matrícula - probablemente arrojaron a las autoridades poca información sobre la vida de los niños.

La documentación anual es todo lo que requiere la ley de California. Ni el Departamento de Educación ni los distritos escolares locales tienen responsabilidad legal de tocar la puerta de  los Turpins, revisar su plan de estudios o evaluar el rendimiento académico de sus hijos.

Si bien las leyes estatales exigen que los empleados de las escuelas privadas se sometan a la toma de huellas dactilares y verificación de antecedentes, no se exige eso a los padres que enseñan a sus propios hijos. "Realmente no sabíamos nada sobre ellos", dijo Grant Bennett, superintendente del distrito de Perris Union High School. "Si estuvieran en la escuela desde el principio, ni siquiera estarían en nuestro radar.

David Allen Turpin, de 57 años, y Louise Anna Turpin, de 49, han sido arrestados bajo sospecha de tortura y peligro para los niños. (Departamento del Sheriff del Condado de Riverside)
David Allen Turpin, de 57 años, y Louise Anna Turpin, de 49, han sido arrestados bajo sospecha de tortura y peligro para los niños. (Departamento del Sheriff del Condado de Riverside) (Los Angeles Times)

Las autoridades dijeron que han revisado una página de Facebook perteneciente a David y Louise Turpin. Una cuenta conjunta que parece pertenecer a la pareja está llena de imágenes recientes de la gran familia, vestidos con trajes de juego y sonriendo en Disneyland.

Las fotos publicadas en mayo de 2016 representan una aparente ceremonia de renovación de voto matrimonial entre David y Louise, con un imitador de Elvis en una chaqueta dorada. Sus 13 niños los rodean: las niñas con vestidos de cuadros rosas y morados, los niños con trajes negros. En todas las fotografías, los niños son delgados y de estatura baja. Es difícil decir cuáles son adultos.

Advertisement

Eric Aguirre, el antiguo propietario de la casa de la familia en Murrieta, se sorprendió cuando vio por primera vez informes sobre la familia. "Me desplacé por Facebook diciendo, '¿Por qué conozco a esta gente?' ¿Conozco a esta gente? '", dijo. "Entonces me golpeó como una tonelada de ladrillos". Aguirre dijo que la familia alquiló su antigua casa de cinco habitaciones "sin ser vista" después de mudarse de Texas. Solo interactuó con la familia una vez, cuando vino a realizar el mantenimiento de rutina. Los niños durmieron en literas, dijo, pero nada acerca de su comportamiento o la condición de la casa parecía fuera de lo común, dijo. Los niños, dijo, "eran callados, tímidos, de buen comportamiento".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Advertisement
Advertisement