Anuncio
Share
EEUU

Un niño guatemalteco de 8 años muere bajo custodia estadounidense el día de Navidad

mueren

Un hombre sube una sección de un muro fronterizo México-Estados Unidos en Tijuana el lunes 24 de diciembre de 2018. (Daniel Ochoa de Olza / Associated Press)

(Associated Press)
| WASHINGTON

Un niño guatemalteco de 8 años murió el día de Navidad bajo la custodia de las autoridades de inmigración de Estados Unidos, la segunda muerte en menos de tres semanas de un niño detenido y un nuevo y ardiente símbolo de las políticas fronterizas de la administración Trump que los críticos califican de crueles e inhumanas.

La muerte del niño en un hospital de Nuevo México marcó otro sombrío punto de inflexión en la lucha contra la inmigración, despertando pasiones partidistas y alimentando la indignación por la continua separación de cientos de niños de sus padres en la frontera.

La muerte del martes 25, anunciada por el Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, se produce en el contexto de una batalla separada relacionada con la migración: el cierre parcial del gobierno por la demanda del presidente Trump de 5,000 millones de dólares para un muro fronterizo.

Sin embargo, no hay indicios de que el cierre del gobierno tuviera algo que ver con la muerte del niño. Los agentes de Aduanas y Protección Fronteriza son considerados empleados esenciales y permanecen en el trabajo.

Anuncio

El niño de 8 años, que había sido detenido junto con su padre, murió poco después de la medianoche del martes 25, dijo CBP en una declaración. Después de que el niño mostrara “signos de enfermedad potencial” el lunes, fue llevado con su padre al Centro Médico Regional Gerald Champion en Alamogordo, pero fue dado de alta tras recibir medicamentos para el resfriado y la fiebre, dijo la agencia.

Dado de alta por el hospital el lunes por la noche con náuseas y vómitos, el niño murió horas más tarde. El CBP prometió una “revisión independiente y exhaustiva” de las circunstancias. Todavía no se ha determinado oficialmente la causa de la muerte.

Pero los defensores de la inmigración dijeron que la muerte del niño fue sólo el último eslabón de una crisis humanitaria más grande desencadenada por las duras políticas de la administración Trump.

“Esta es una tragedia horrible”, twitteó ACLU. “El CBP debe rendir cuentas y evitar encarcelar a los niños”. Pidió que el próximo Congreso investigue al Departamento de Seguridad Nacional que supervisa al CBP. Los demócratas tendrán la mayoría en la Cámara de Representantes a partir del 3 de enero.

Anuncio

Amnistía Internacional también pidió una investigación de las muertes, en un comunicado que denunciaba “las políticas de crueldad hacia los migrantes y solicitantes de asilo en la frontera”.

El último caso parecía similar al de Jakelin Caal, de 7 años de edad, que murió el 7 de diciembre después de haber sido puesta bajo custodia de la Patrulla Fronteriza. Su cuerpo fue devuelto a Guatemala para ser enterrado el domingo 23.

La protesta nacional provocada por el caso de la niña pareció haber afectado a la administración Trump, que niega toda responsabilidad por su muerte. La muerte de la chica sólo salió a la luz después de un informe en el Washington Post.

Además de la revelación en el mismo día de la muerte del niño y la promesa del CBP de una revisión, también dijo que el gobierno guatemalteco había sido notificado, junto con “las notificaciones apropiadas del Congreso”.

Sin embargo, la declaración también enfatizó el principal punto de discusión de la administración en el caso Caal, el “dramático aumento de niños no acompañados y unidades familiares que llegan a nuestras fronteras ilegalmente o sin autorización”.

Jakelin cruzó la frontera con su padre y otros 161 migrantes centroamericanos fuera de Antelope Wells, N.M., buscando entregarse a las autoridades de inmigración.

La declaración del martes también enfatizó que los detenidos “reciben exámenes médicos y tratamientos  según sea necesario”. Los abogados de la familia Caal a principios de diciembre cuestionaron los informes de que la niña pasó varios días sin comida ni agua antes de cruzar la frontera, como sugirió el Departamento de Seguridad Nacional.

La administración Trump probablemente enfrentará un escrutinio agresivo sobre la última muerte. El representante Lou Correa (D-Santa Ana), miembro del Comité de Seguridad Nacional, dirigió un tweet a la secretaria del DHS Kirstjen Nielsen, condenando la muerte del “segundo niño en un mes”.

Anuncio

En la Casa Blanca, Trump se atrincheró en su posición de obtener financiamiento para el muro, afirmando sin citar detalles de que “muchos” trabajadores federales apoyan el cierre del gobierno a cambio de que se entreguen los recursos para construir la barrera entre los dos países.

“Estos trabajadores federales quieren el muro”, dijo en declaraciones a los periodistas en Navidad. Alrededor de 800,000 trabajadores federales se han visto afectados por el cierre parcial, algunos han sido despedidos temporalmente sin goce de sueldo y algunos esperan recibir un pago diferido.

Trump también dijo que tenía la intención de continuar con el cierre hasta que se le asegure la financiación deseada.

El martes 25 marcó el cuarto día del cierre de aproximadamente un cuarto de las funciones del gobierno. Los días festivos y las vacaciones han suavizado un poco el impacto, pero se espera que el efecto de la paralización parcial se sienta con más fuerza en los próximos días.

Alrededor del 25% del gobierno está cerrado por cuarto día consecutivo, y el impasse no mostró signos reales de avanzar hacia una resolución.

“No puedo decirles cuándo va a reabrir el gobierno”, dijo Trump a los periodistas en la oficina Oval. “Puedo decirles que no va a estar abierto hasta que tengamos un muro, una valla, como quieran llamarlo... es una barrera para que la gente no entre a nuestro país”.

Calificando a California como un estado muy “difícil de tratar debido al gobernador”, Trump citó a San Diego como un bastión de apoyo al muro.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio