Advertisement

Después de casi dos años en la Casa Blanca, las mentiras de Trump comienzan a alcanzarlo

Después de casi dos años en la Casa Blanca, las mentiras de Trump comienzan a alcanzarlo
El presidente Trump está siendo ‘desenmascarado’ por múltiples investigaciones federales. (Brendan Smialowski / AFP-Getty Images) (Getty Images)

El intercambio de palabras fue tan breve como definitivo.

En el Air Force One en abril, un reportero le preguntó al presidente Trump si sabía de un pago de $ 130,000 que su abogado, Michael Cohen, le había hecho a Stormy Daniels, una actriz porno, poco antes de la elección.

Advertisement

Por un momento fugaz, Trump se detuvo y frunció los labios, como si decidiera qué hacer a continuación. Luego eligió hacer lo que hace a menudo, mintió.

"No. No", dijo Trump mientras rodaban las cámaras.

Advertisement

A lo largo de su meteórico ascenso político, Trump pareció desafiar la gravedad al desestimar, ignorar y negar los informes de mal comportamiento sexual, evasión de impuestos y prácticas comerciales opacas. A menudo respondía a preguntas sobre falsedades con más falsedades.

Pero ahora, casi dos años después de que ingresara a la Casa Blanca, las mentiras de Trump parecen estar alcanzándolo.

Los fiscales federales de Nueva York demostraron a mediados de diciembre que han destruido meticulosamente el esquema de dinero secreto que entregó a dos mujeres, Daniels y Karen McDougal, una ex modelo de Playboy, para evitar que hablaran públicamente sobre supuestos asuntos con Trump, antes de la elección.

Mientras tanto, el asesor especial Robert S. Mueller III ha cuestionado la afirmación de Trump de que no tuvo "nada que ver con Rusia" al revelar que en su campaña presidencial estaba tratando de construir una torre de lujo en Moscú, incluso cuando estaba proponiendo lazos más estrechos entre Estados Unidos y el Kremlin.

Advertisement

Ambas investigaciones, una sobre violaciones a la financiación de campañas, la otra sobre posibles vínculos entre Trump y los esfuerzos de Rusia para influir en las elecciones de 2016, podrían generar nuevas pruebas de falta de honestidad a medida que continúan.

"El sistema legal ha proporcionado una dosis de realidad al mundo de Trump con el que aún no se ha reunido en un contexto político", dijo Brian Fallon, portavoz de la candidata demócrata Hillary Clinton durante la campaña.

En el ámbito de la política, también, las declaraciones falsas de Trump han comenzado a acarrear a consecuencias.

A principios de diciembre, por ejemplo, Trump afirmó que él y el presidente de China, Xi Jinping, habían logrado un "acuerdo increíble" en materia de comercio. En el plazo de un día, la Casa Blanca tuvo que retirar esa reclamación, lo que contribuyó a una brusca caída en el mercado de valores.

Y el jueves 13, el Senado votó para terminar con el apoyo estadounidense a la guerra de Arabia Saudita en Yemen, un uso sin precedentes de la Ley de Poderes de Guerra que reflejaba la ira que muchos senadores sienten por la negativa de Trump a aceptar pruebas de que el príncipe heredero de Arabia Saudita fue culpable por el asesinato de el periodista estadounidense Jamal Khashoggi.

Trump nunca ha sido tímido jugando con los hechos. En su libro de 1987, "El arte de negociar", dijo que jugar con las fantasías de la gente era una forma clave de promover su negocio y sus propiedades.
"La gente quiere creer que algo es lo más grande y lo más espectacular", dijo. "Es una forma inocente de exageración y una forma muy efectiva de promoción".

Durante mucho tiempo fue conocido por sus declaraciones grandiosas, a menudo falsas sobre la altura de sus edificios, el tamaño de su riqueza y la belleza de sus mujeres.

La inesperada victoria de Trump sobre Clinton solo acentuó su sensación de que puede abrirse camino a través de los problemas sin enfrentar una reacción legal o política, dicen los asociados.

Advertisement

"Aprendió exactamente la lección equivocada al ganar esa elección", dijo un ex funcionario de la administración, quien habló bajo condición de anonimato. "Se convenció aún más de que su enfoque había sido correcto".

Desde que asumió el cargo, los periodistas a cargo de verificar los datos del Washington Post han registrado aproximadamente 6,500 reclamos falsos de Trump. La representante Nancy Pelosi (D-San Francisco), que probablemente será la próxima líder de la Cámara, llama a la Oficina Oval una "zona libre de evidencia".

Pero cualquiera que sea la tolerancia de los mundos político y empresarial a las falsedades, el sistema legal es mucho menos tolerante.

Hasta ahora, cuatro de los asociados de Trump, incluido su ex asesor de política exterior de campaña, George Papadopoulos; su abogado personal de muchos años, Michael Cohen; su primer asesor de seguridad nacional, Michael Flynn; y su ex vicepresidente de campaña, Rick Gates, se han declarado culpables de mentir.

Trump ahora podría enfrentar un peligro similar, después de haber respondido a preguntas escritas de la oficina de Mueller en noviembre. Es un delito mentirles a los investigadores federales y sus abogados se resistieron durante mucho tiempo a que Trump, que es propenso a las declaraciones falsas, se sentara para una entrevista en persona con los investigadores.

El abogado de Trump, Rudy Giuliani, repitió esa oposición el domingo 16 de diciembre.

"Sobre mi cadáver", dijo cuando se le preguntó en "Fox News Sunday" sobre la posibilidad de un interrogatorio en persona. Citó el cargo de declaración falsa contra Flynn, que calificó de injusto, como prueba de por qué una entrevista en persona sería imprudente.

Es poco probable que se le acuse de algo a Trump mientras esté en el cargo. Sin embargo, mentir bajo juramento fue uno de los dos cargos de los que el presidente Clinton fue acusado hace dos décadas.

Henry Pontell, profesor en el John Jay College en la ciudad de Nueva York y experto en delitos de cuello blanco, dijo que Trump encaja en un patrón familiar de personas ricas y exitosas que creen que pueden salir adelante creando sus propias versiones de la realidad.

"Muchos de los delincuentes de cuello blanco tienen una ilusión de invulnerabilidad, especialmente los individuos de alto estatus que tienen la sensación de que la ley no los va a afectar", dijo Pontell.

"Debido a que su estado y riqueza los protege, esta ilusión de invulnerabilidad puede ser exacerbada hasta el punto de que la mentira continúa hasta que las luces se apaguen...Pero la ilusión de invulnerabilidad de Trump no tiene paralelo con nada de lo que he visto", agregó.

Trump se resiste a admitir cualquier falta cuando se le obliga a enfrentar sus declaraciones falsas anteriores. En su lugar, responde como un ejército en retirada que se niega a rendirse. Forzado a salir de su trinchera, ha vuelto a caer en otra mentira una y otra vez.

Ningún escenario ha ilustrado la estrategia de Trump, y sus limitaciones, mejor que su enfoque a las revelaciones sobre los pagos en efectivo a Daniels y McDougal.

En el mismo vuelo de Air Force One donde Trump negó saber sobre el pago de Daniels, también dijo que no sabía de dónde sacó Cohen el dinero. Un mes más tarde, él estaba cambiando su historia en una serie de tweets torpemente redactados.

"Señor. Cohen, un abogado, recibió una retención mensual, no de la campaña y no tuvo nada que ver con la campaña, a partir de la cual firmó, a través de un reembolso, un contrato privado entre dos partes, conocido como acuerdo de no divulgación, o NDA", tuiteó Trump.

Advertisement

Esa explicación, también, ha sufrido una serie de golpes. En primer lugar, Cohen se declaró culpable en agosto de violar las leyes de financiamiento de campañas al organizar los pagos, uno de los cuales fue realizado por American Media Inc., un editor de tabloides dirigido por un aliado de Trump.

Cohen dijo que Trump dirigió los pagos él mismo, una afirmación respaldada por la oficina del abogado de EE.UU. en Manhattan, que está manejando la investigación. Los fiscales reforzaron su caso el 12 de diciembre cuando, poco después de que Cohen fue condenado a tres años de prisión por una variedad de delitos, revelaron un acuerdo con American Media.

La compañía admitió haberle pagado a McDougal $ 150,000 por los derechos de su historia y luego no publicarla, un arreglo que tenía como "propósito principal" mantener su historia fuera de las noticias antes de la elección, según el acuerdo.

Ante todas esas revelaciones, el presidente ya no niega haber sabido sobre los pagos, alegando solo que no le dijo a Cohen que hiciera nada ilegal.

"Nunca ordené a Michael Cohen que rompiera la ley", escribió Trump en Twitter el 13 de diciembre. "Era un abogado, y se supone que debe conocer la ley".

El domingo 16, repitió su caracterización de Cohen como una "rata", por testificar en su contra, diciendo falsamente que el FBI había "irrumpido" en la oficina legal de Cohen.

En una entrevista transmitida el viernes 14 en "Good Morning America" de ABC, Cohen dijo que Trump está mintiendo.

"Él sabe la verdad, yo sé la verdad, otros la saben, y aquí está la verdad: la gente de Estados Unidos, la gente del mundo, no cree lo que está diciendo", dijo Cohen. "El hombre no dice la verdad".

Cohen también se declaró culpable en noviembre de mentirle al Congreso sobre la búsqueda de un acuerdo de bienes raíces en Moscú durante la campaña. Aunque previamente dijo que la propuesta fue desechada en enero de 2016, antes de los comités de Iowa, admitió que no fue abandonada hasta que Trump obtuvo la nominación republicana.

El proyecto casi seguramente habría necesitado la aprobación del gobierno ruso, y las negociaciones se estaban llevando a cabo al mismo tiempo que el Kremlin lanzaba una campaña secreta para entrometerse en las elecciones de EE.UU. hackeando correos electrónicos del Partido Demócrata y difundiendo información errónea en las redes sociales.

La admisión de Cohen socavó las afirmaciones anteriores de Trump de que no tenía nada que ver con Rusia.

"No sé nada sobre el funcionamiento interno de Rusia", dijo Trump en su segundo debate con Hillary Clinton. "No tengo tratos allí. No tengo negocios allí".

Un mes después de asumir el cargo, Trump dijo en una conferencia de prensa: No tengo nada que ver con Rusia. Por lo que yo sé, ninguna persona con la que trato tiene algo que ver con ese país.

Desde la declaración de culpabilidad de Cohen, Trump una vez más ha vuelto a otra posición sobre la propuesta de bienes raíces de Moscú.
Llamó al proyecto de Moscú "muy legal y muy bueno" en un tweet. Y le dijo a los periodistas que "si lo hiciera, no habría hecho nada malo. Este era mi negocio".

Trump no había discutido públicamente el proyecto durante la campaña, cuando estaba presionando para que Estados Unidos tuviera vínculos más estrechos con Rusia.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement