Share
EEUU

El recuento incompleto del censo puede costar miles de millones a California

censo1

Policarpo Chaj, segundo de la derecha, director de Maya Vision, habla con un grupo de miembros de la comunidad maya durante una reunión del censo de 2020 en el Centro Cultural Techantit. (Carolyn Cole / Los Angeles Times)

(Los Angeles Times)

Cuando se trata del censo de EE.UU, los residentes del Condado de Los Ángeles son muy difíciles de localizar.

Los funcionarios dicen que el condado será el más difícil de contar debido a su alta concentración de inquilinos y personas sin hogar, así como a las comunidades de inmigrantes que pueden no participar, debido a las barreras del idioma o porque temen las represalias del gobierno federal, especialmente si se añade una pregunta de ciudadanía al formulario.

Muchos creen que eso podría suceder. La semana pasada, la mayoría conservadora de la Corte Suprema parecía lista para defender el plan de la Administración Trump de agregar la pregunta. La decisión del tribunal se espera para junio de este año.

Ya, los trabajadores del censo, las organizaciones comunitarias y los políticos locales han comenzado los esfuerzos comunitarios para asegurar un conteo preciso en el recuento del próximo año. Están en juego a nivel nacional cerca de $800 mil millones de dólares en impuestos federales, redistribución de distritos políticos y la redistribución de escaños que cada estado tiene asignados en la Cámara de Representantes de Estados Unidos.

Anuncio

En Los Ángeles, hogar de la mayor población difícil de contabilizar en la nación, garantizar la participación es particularmente importante.

“Podríamos perder entre uno o dos escaños en el Congreso, y eso afecta principalmente a áreas como el sureste de Los Ángeles y el área de South Central, donde viven las comunidades afroamericanas y latinas”, dijo la supervisora ​​del condado Hilda Solís, cuyo distrito incluye algunas de las zonas más difíciles de contar.

Los líderes del gobierno estatal podrían gastar más de $150 millones el próximo año para ayudar a verificar las direcciones y ampliar los esfuerzos de extensión, según la oficina de censos de California.

Aún así, habrá grandes obstáculos. Aquellos sin conexiones de Internet confiables pueden perderse en un censo para el cual gran parte del conteo se realizará a través de encuestas online.

Anuncio

Ciudades como Maywood, Cudahy y Bell Gardens se verían muy afectadas por un conteo incompleto, dijo Solís.

“Estos son algunos de los barrios más pobres, los más contaminados, los menos representados en nuestro sistema”, dijo.

Muchos de los servicios en los que la gente confía en Los Ángeles, como los programas de nutrición y asistencia para la vivienda, están vinculados a los fondos del censo. En todo el estado, el 72% de la población pertenece a uno u otro grupo históricamente subestimado.

“El mayor obstáculo que tenemos es que las personas sientan que los datos que proporcionarán al censo no van a perjudicarlos”, dijo Arturo Vargas, director ejecutivo de NALEO Educational Fund. “Así que hemos estado presionando para que la información que proporcione en el censo sea confidencial”.

Los inquilinos son especialmente difíciles de rastrear, especialmente en viviendas con miembros que no son familiares. Si el apartamento tiene más personas de las que permite el propietario, pueden negarse a responder cualquier pregunta.

“No estoy tan preocupado por Beverly Hills o Palos Verdes Estates”, dijo Vargas.

censo2

Marycarmen Morán, centro, es una especialista asociada para el censo de 2020. Líderes de la comunidad maya de México, Oaxaca, Guatemala, El Salvador y la comunidad Garífuna en Honduras asistieron a una reunión de planificación en L.A para el conteo. (Carolyn Cole / Los Angeles Times)

(Los Angeles Times)

En una reciente noche de viernes, Policarpo Chaj se sumó a un grupo dentro de una pequeña oficina de Westlake y dirigió su mirada a una proyección. Escuchó mientras una trabajadora del censo explicaba la importancia de participar en el recuento decenal.

Anuncio

“Se trata de una representación justa”, dijo el trabajador del censo en español.

Chaj y otros miembros de la comunidad maya se habían reunido para aprender más sobre cómo asegurarse de que los latinos completen el formulario y lo hagan correctamente.

Un coordinador del censo le dijo al grupo qué preguntas se incluirían en la encuesta y les aseguró que es ilegal que cualquier empleado de la Oficina del Censo divulgue información que identifique a una persona o empresa.

“Las compañías de tarjetas de crédito les piden más información”, bromeó.

Chaj, director de Maya Vision, dijo que entendía la importancia de que se cuente a su comunidad. Pero señaló que la comunidad latina es diversa y necesita una difusión matizada. Sugirió que la Oficina del Censo proporcione información en los idiomas mayas que se hablan en México y Centroamérica, como el yucateco, el zapoteca y el K’iche’. Muchos en su comunidad se sienten más cómodos hablando una lengua indígena, dijo, y hablan español como segunda lengua.

Una potencial pregunta sobre la ciudadanía también ha puesto a muchos inmigrantes y sus familias al límite, dijo Chaj.

“La gente se preocupa de que la migra los ubique”, dijo. “Ellos dicen, ‘Si ese es el caso, entonces olvídenlo. Prefiero ser invisible‘".

Sara Mijares, fundadora de la Institución Mundo Maya, dijo que incluir la cuestión de la ciudadanía sólo haría que el conteo en Los Ángeles fuera más difícil.

Anuncio

“Va a afectar no sólo a los inmigrantes indocumentados, sino a los niños estadounidenses de personas indocumentadas que no serán contados”, dijo.

También resultará difícil el conteo en otras áreas de California con grandes minorías, incluidas partes de los condados de Orange y Riverside, así como zonas rurales del estado con direcciones difíciles de rastrear o acceso limitado a Internet.

Para todos los californianos que no pudieron ver en el censo, los funcionarios del condado de L.A dicen que el estado pierde unos $2.000 al año en fondos del programa federal. California recibió unos $115 mil millones a través de programas de gastos federales en el año fiscal 2016, según la Universidad George Washington, dinero que fue guiado por los datos del censo de 2010.

“Para una familia de cinco, eso es $100.000 que no llegan a la comunidad” en 10 años, dijo Mijares. “Pero alguien en esa familia tiene necesidades, desde usar los parques por la noche hasta clínicas que brindan servicios de bajos ingresos”.

 Algunas organizaciones de base han expresado su preocupación de que las comunidades que representan desaparecerán del conteo del censo porque temerán participar, para que el gobierno no use la información para rastrearlas o deportarlas.

Un informe publicado el pasado viernes por el Council on American-Islamic Relations en Los Ángeles encontró que a muchos musulmanes locales les sorprendió la “invasividad” de las preguntas sobre el censo, incluida la pregunta sobre ciudadanía. Cerca de 500.000 musulmanes viven en el sur de California, según CAIR.

An Le, líder del censo para los estadounidenses de origen asiático que promueven la justicia, dijo que este tipo de desconfianza también prevalece entre los inmigrantes asiáticos y las islas del Pacífico.

En enero pasado, un estudio de la Oficina del Censo sobre las actitudes hacia el mismo encontró que el 41% de los asiáticos dijeron que estaban “extremadamente preocupados” o “muy preocupados” porque sus respuestas se usarían en su contra. Los afroamericanos y los latinos siguieron de cerca, con un 35% y un 32%, respectivamente.

“Hay una porción considerable de inmigrantes asiáticos que vinieron después del último censo, así que eso es un factor”, dijo Le.

Más de medio millón de estadounidenses de origen asiático viven sólo en el valle de San Gabriel, según la AAAJ.

An Le dijo que su organización va más allá del tamaño de una comunidad cuando se trata de la extensión del censo, porque son grupos étnicos menos representados, como los camboyanos, que a menudo son más difíciles de contactar.

El grupo planea usar los resultados de las pruebas de mensajes para enseñar a los “mensajeros de confianza” en la comunidad cómo hablar sobre los temas que resonarán “y descubrir cómo se pueden disipar los mitos sobre el censo y disipar la ansiedad o los temores”.

La Oficina del Censo, dijo Le, proporcionó materiales educativos en cinco idiomas asiáticos: chino, vietnamita, tagalo, japonés y coreano, pero eso no será suficiente.

censo3
(Los Angeles Times)

“Los medios de comunicación étnicos más pequeños son donde las personas reciben noticias, y necesitamos desarrollar relaciones con ellos”, dijo.

California Calls, una coalición de grupos comunitarios, creó recientemente un programa que se centra en el censo y la redistribución de distritos en las comunidades afroamericanas, otro grupo que está en riesgo de un recuento incompleto.

“Lo que más nos sorprende es la cantidad de personas sin hogar que están en L.A, y sabemos que las personas de raza negra se ven afectadas de manera desproporcionada en esta categoría”, dijo Kevin Cosney, gerente de proyectos especiales de la organización.

California llama a sus planes de asociarse con otros grupos e iglesias negras para alentar la participación en el censo a través de bancos de teléfonos, mensajes de texto, campañas y campañas de medios sociales, dijo.

Los inmigrantes negros, agregó, serán particularmente difíciles de alcanzar.

“Algunos, siendo afro-latinos, tendrían el doble temor al gobierno y la forma en que te tratan como a alguien que se presenta como negro por encima de las posibles barreras del idioma y el temor a la deportación”, dijo Cosney.

Para Basilio Hernández, la importancia del censo se reduce a sus hijos.

Cuando no está en la escuela o trabajando, Hernández se ofrece como voluntario en la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles, enfocando su atención en el alcance comunitario a través de talleres.

El grupo, que recibió subvenciones estatales para trabajar con inmigrantes y refugiados en el censo, lanzó una campaña llamada Contamos Contigo, la semana pasada.

Hernández se ha estado reuniendo con los estudiantes para explicar cómo funciona el censo y cómo la participación puede ayudar a financiar los recursos de los que estudiantes y sus familias dependen. Dijo que espera que Los Ángeles obtenga el dinero que necesita en 2020 para programas como Head Start y la Sección 8 de vivienda.

“Vamos a tener que trabajar más duro para asegurarnos de que nuestra comunidad sea contabilizada”, dijo. “No podemos ser invisibles por miedo”.

 Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio