Advertisement

En medio de calor récord y condiciones secas, aumentan los temores de otra sequía

En medio de calor récord y condiciones secas, aumentan los temores de otra sequía
Inga Zilenaite, que visita Los Ángeles desde Lituania, se detiene para tomarse una selfie mientras camina en Griffith Park el lunes. (Christina House / Los Angeles Times) (Los Angeles Times)

Enero en el sur de California, suele estar marcado por la lluvia, las temperaturas frías y las montañas cubiertas de nieve.

Pero este mes termina en una nota decididamente cálida y seca, con sombrillas y suéteres dando paso a trajes de baño y aire acondicionado.

Advertisement

La región se encuentra en medio de una ola de calor que el lunes trajo temperaturas récord en lugares como Long Beach (91 grados), UCLA (89), Santa Ana (88), Oxnard (87) y Newport Beach ( 85). A 93 grados, Lake Forest fue el lugar más cálido de los Estados Unidos. Yno hay lluvia en el futuro cercano.

Es una repetición del clima inusualmente caluroso, seco y ventoso que ayudó a alimentar grandes incendios en diciembre. Desde fines de febrero pasado, el centro de Los Ángeles ha visto solo 2.26 pulgadas de lluvia, una cantidad mínima durante un período de 11 meses. Los Ángeles ha visto apenas el 28% de su precipitación promedio desde octubre, y la mayor parte proviene de la tormenta que causó los deslizamientos de tierra en el condado de Santa Bárbara.

Advertisement

"Estamos a la mitad de la temporada de lluvia, así que solo tenemos febrero y marzo, y será mejor que sean un milagro", dijo el climatólogo Bill Patzert. "Si no lo son, volvemos a la sequía".

El culpable ha sido un sistema recurrente de alta presión sobre Occidente. "Ha sido un verano y un invierno caluroso. Estamos hablando de mediados de los 80 a finales de enero. Eso es inaudito", dijo Patzert.

"El calor de hoy es bastante extraordinario", agregó el científico del clima de la UCLA, Daniel Swain. "La costa de California es susceptible a olas de calor en pleno invierno, pero este es un ejemplo particularmente extremo, hasta el punto de que estamos batiendo récords".

El mes de enero es parte de lo que los expertos llaman un tema problemático. Fue el verano más caluroso registrado en California. Este octubre y noviembre fueron los más calurosos en 122 años, desde que se mantienen registros para el sur de California.

Advertisement

Dodger Stadium fue sede del mejor juego de la Serie Mundial a 103 grados. El centro de la ciudad de Los Angeles sudaba en su mejor día de Acción de Gracias (92 grados) desde que comenzaron a llevarse registros.

Y L.A. registró su período más seco de marzo a diciembre, con las insignificantes 0.69 pulgadas de lluvia, superando las 1.24 pulgadas que cayeron durante el mismo período de 10 meses en 1962.

El calor extremo ha sido notable en todo California.

"Este año, estamos viendo algunos de estos ejemplos dramáticos... Que la temperatura llegue a los 106 en San Francisco, llama la atención de la gente", dijo Swain.

(Los Angeles Times)

El clima cálido y seco ha peligrosamente al sur de California, obteniendo un patrón inusualmente persistente de vientos de Santa Ana que soplan desde el interior hacia la costa, lo que aumenta el riesgo de incendios. Un pequeño incendio estalló el lunes temprano en Malibú, amenazando varias casas antes de que los bomberos pudieran sofocando.

Malibu está acostumbrado al peligro de incendio, pero algunos residentes dijeron que un incendio en enero es inusual.

"El incendio fue directo en el patio trasero. Vimos como tres helicópteros soltaban agua y había algunos camiones de bomberos entrando a nuestra cuadra", dijo el residente Brian Rapf, un agente de bienes raíces. "Si no fuera por ellos, las casas de nuestra calle se habrían quemado".

Rapf dijo que los fuertes vientos de Santa Ana ayudaron a alimentar el fuego, pero que la falta de humedad hizo que la situación fuera aún más peligrosa.

Advertisement

"El año pasado hubiera sido imposible porque las colinas estaban verdes por la lluvia", dijo.

El norte de California se ha desempeñado mejor que Los Ángeles, pero todavía hay motivos de preocupación. San Francisco tiene un 65% de precipitación promedio y San José un 70%, con el Área de la Bahía afectada por la misma masa de alta presión que el sur de California, dijo el meteorólogo Jan Null.

La nieve en Sierra Nevada, la cordillera más grande de California, ha sido decepcionante en comparación con la temporada récord del año pasado. En Mammoth Mountain, la nieve ha caído regularmente en las elevaciones más altas, pero en algunos refugios la nieve era desalentadoramente delgada.

"Desafortunadamente, el contenido de agua del manto de nieve de enero es solo un poco más alto de lo que era en enero de 2015, cuando estábamos en medio de la sequía en todo el estado", dijo John Leahigh, gerente ejecutivo de operaciones de agua para el Proyecto Estatal de Agua.

La temporada de lluvia todavía tiene muchas oportunidades de ver una mejora significativa. "El contenido de agua en el manto de nieve del norte de Sierra Nevada era solo el 30% de lo normal en esta época del año, hace un año, el último registro muestra  un 182% lo que prueba, una vez más, la gran variabilidad de California", dijo Doug Carlson, portavoz del Departamento de Recursos Hídricos de California. "No es alentador, pero no es nada para preocuparse aún ".

El gran problema ha sido el aumento de las temperaturas en la Sierra Nevada. Aunque más tormentas han llegado al norte que al sur, las temperaturas más cálidas han causado que las precipitaciones caigan como lluvia en lugar de nieve. Eso significa que la precipitación no puede almacenarse como nieve en las montañas durante el invierno.

En este momento, los embalses están en su mayoría llenos a su máxima capacidad, ya que todavía tienen excedente sobrante de las lluvias récord del año pasado.

(Los Angeles Times)

Carlson dijo que las autoridades no están entrando en pánico sobre el pequeño monto de nieve, dado el tiempo que le queda aún al invierno, pero "hay que estar atentos al desarrollo del resto de la temporada de lluvias".

El manto de nieve en promedio suministra alrededor del 30% de la demanda de agua de California a medida que se derrite en la primavera y el verano. Incluso las tormentas que azotaron la Sierra no se parecen en nada a lo que vio la región el año pasado. "En la Sierra, tuvimos 10 fuertes 'ríos atmosféricos' que afectaron la Sierra norte y central el año pasado", dijo Chris Johnston, meteorólogo de la oficina de Reno del Servicio Meteorológico Nacional. "Este año hemos tenido ríos atmosféricos muy débiles, y el más fuerte probablemente haya sido cerca del Día de Acción de Gracias".

Una tormenta más reciente que azotó el norte de la Sierra este mes trajo apenas un pie de nieve a la Sierra y tal vez 1 o 2 pulgadas en el nivel del agua del lago", dijo Johnston. "No hemos tenido ríos atmosféricos fuertes este año, no como el año pasado".

El Centro de Predicción Climática del Servicio Meteorológico Nacional, que emite pronósticos de tres meses para las precipitaciones y la temperatura, no tiene buenas noticias en particular. Para febrero, marzo y abril, el centro pronostica una precipitación probable menor que el promedio y temperaturas más altas que la media para el sur de California.

Un aspecto positivo para las ciudades y granjas de California es que el sistema de embalses puede ayudar a que el estado tenga agua durante todo el año. "Pero nunca sabemos lo que vendrá el próximo año. Si nos terminamos el superávit este año... eso significa que somos mucho más susceptibles a mayores impactos de sequía si tenemos un segundo o tercer año seco por venir", dijo Swain.

Y "Esto tiene un profundo impacto en los bosques de California, donde ha habido una gran mortalidad en los últimos años", dijo Swain. El Servicio Forestal de los EE. UU. ha estimado que más de 102 millones de árboles afectados por la sequía y devastados por escarabajos han muerto en 7.7 millones de acres de bosque de California desde 2010, sin precedentes en la historia registrada de la Sierra. "Si vemos otro año de nieve baja, eso es probablemente continuará... especialmente en la mitad sur del estado ", dijo Swain.

Advertisement

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Advertisement
Advertisement