Advertisement

Muere George H.W. Bush; el presidente número 41 de EE.UU.

George Herbert Walker Bush, la pieza clave de una dinastía política estadounidense y el presidente número 41 de Estados Unidos, que lideró los triunfos de la política exterior hasta alcanzar una gran popularidad al final de la Guerra Fría, solo para sufrir una revuelta en su propio partido y una dolorosa derrota para la reelección, ha muerto. Tenía 94 años.

Durante su único mandato en la Casa Blanca, cayó el Muro de Berlín, surgieron nuevos estados democráticos en Europa Central y del Este, y la Unión Soviética llegó a su fin. Y en el Medio Oriente, el ejército estadounidense lanzó su ofensiva más exitosa desde la Segunda Guerra Mundial.

Advertisement

Pero el final de la Guerra Fría también marcó el termino de una era de bipartidismo estadounidense que el largo conflicto con los soviéticos había fomentado. Bush, el producto de una era anterior, parecía estar fuera de fase con una generación más joven y conservadora en su partido.

Cuando él rompió su promesa de no aumentar los impuestos, se volvieron contra él. Terminaría humillado, abatido por el declive económico, y luego derrotado para la reelección en 1992, recibiendo menos apoyo que cualquier presidente en ejercicio en 80 años.

Advertisement
The swearing in of President George Bush.
The swearing in of President George Bush. (Getty Images)


El abismo entre los logros de Bush y su posición con el público estadounidense es una paradoja que define pero no explica completamente el legado del 41 presidente de Estados Unidos.

Sin embargo, ese legado viviría en parte a través de su hijo George W. Bush, quien en el 2000 sería elegido presidente y ganaría el segundo mandato que había eludido a su padre. Las propias pruebas del hijo, y las decisiones clave en las que se apartó del rumbo de su padre, dieron como resultado una reevaluación más generosa del mandato del anciano Bush.

Los dos fueron los segundos padre e hijo en compartir la presidencia, después de John y John Quincy Adams. En 2016, su segundo hijo, John Ellis, conocido como Jeb, buscó la nominación presidencial republicana, pero fue vencido por el eventual ganador, Donald Trump.

Bush fue el último en una notable línea de ocho presidentes estadounidenses, comenzando con Dwight D. Eisenhower, cuyas vidas fueron moldeadas por la Segunda Guerra Mundial y la rivalidad con los soviéticos.

Advertisement

Su mandato marcó una doble transición: de las presidencias dominadas por la Guerra Fría a un renovado enfoque en los asuntos internos y de un Estados Unidos todavía dirigido con un gran sector de blancos y el 'establishment' protestante, dominante durante mucho tiempo, del cual fue producto a una nación más diversa y fragmentada.

Su incapacidad para dominar esa transición condenó una presidencia a la que inicialmente había parecido idóneo por sus antecedentes y su formación.

Hasta su derrota en 1992 a manos de Bill Clinton, George H.W. Bush, como se hizo conocido después del ascenso de su hijo al poder, había vivido lo que muchos llamaron una vida encantada, en gran parte dedicada al servicio del gobierno.

Había sido deportista universitario, piloto de la Marina, héroe de guerra, un éxito empresarial, congresista, diplomático, el director del servicio de inteligencia de la nación, vicepresidente y, finalmente, el presidente.

Pero mientras era un experto en ascender dentro de los círculos internos de los negocios y el gobierno, a menudo parecía fuera de lugar cuando trataba de comunicarse con los votantes.

Su sintaxis torturada y sus pequeños errores —apareciendo sorprendido por un escáner de precios de supermercado o que miraba su reloj durante un debate— alimentaban una imagen de un hombre distante de la vida de los estadounidenses promedio.

Cuando la recesión se apoderó de la nación a principios de la década de 1990, su incapacidad para conectarse con los votantes en asuntos relacionados con la 'mesa de la cocina' probó su ruina.

"No podía pasar", diría Bush más tarde en una entrevista. "Yo diría 'Buenas noticias, la economía se está recuperando', y todas estas personas dirían: 'Bush está fuera de contacto'".

Advertisement

Su enfoque pragmático al gobierno, en su mayoría no ideológico, marcó de manera similar a Bush como un hombre de una era que pasa rápidamente.

Trabajó con el Congreso controlado por los demócratas, no solo para reducir el déficit presupuestario, sino también para aprobar leyes históricas, incluida la Americans With Disabilities Act y un importante fortalecimiento de la Clean Air Act.

Pero esa manera de cooperación entre líneas partidistas ya estaba desapareciendo de la escena cuando se convirtió en presidente, y tuvo dificultades para adaptarse al nuevo partidismo más duro que llegó a dominar Washington.

Era innatamente reservado y creía en la lealtad y la confianza por encima de todo, manteniendo a su alrededor un estrecho círculo de confidentes. Sin embargo, se mostró considerado con su gabinete, reclutando asesores con visiones del mundo dispares.

Su jefe de la Agencia de Protección Ambiental advirtió sobre los peligros del calentamiento global. Su secretario de Vivienda era un defensor de los problemas urbanos. Al mismo tiempo, Bush nominó a la Corte Suprema al hombre que se convirtió en su miembro más conservador en décadas, Clarence Thomas.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement