Anuncio
Share
EEUU

‘Se sintió como una bomba': un pequeño avión se estrella contra una casa de Yorba Linda; hay 5 muertos

A Cessna 414 that had just taken off from Fullerton Municipal Airport crashed into a Yorba Linda home on Sunday afternoon, killing five people, including the pilot.  

Un pequeño avión se estrelló contra una casa de dos pisos en Yorba Linda matando a cinco personas, incluido el piloto, y creando una escena caótica cuando los vecinos salieron corriendo para descubrir la casa en llamas y piezas de la aeronave esparcidas por sus patios.

Dos hombres y dos mujeres murieron dentro de la casa incendiada, confirmó el Departamento del Sheriff del Condado de Orange. El piloto era el único ocupante del avión.

Otras dos personas fueron trasladadas a un hospital con quemaduras leves a moderadas, dijo el capitán de bomberos Cameron Rossman, portavoz de la Autoridad de Bomberos del Condado de Orange. Un bombero sufrió una lesión menor en el tobillo, dijo.

El radar muestra que el avión giró a la izquierda después del despegue y comenzó su rápido descenso a 10 millas del viaje, dijo el investigador de la Junta Nacional de Seguridad del Transporte, Eliott Simpson, en una conferencia de prensa en la noche.

Anuncio

la-me-ln-g-plane-into-house-yorba-linda-20190204
(Los Angeles Times)

La cabina principal del avión aterrizó en un barranco detrás de la casa, según los funcionarios. Se espera que la mayoría de los restos, que abarcan cuatro bloques, se recuperen el lunes por la noche y se envíen a una instalación de almacenamiento en Phoenix para ser examinados, dijo Simpson.

La Escuela Primaria Glenknoll, que las autoridades están usando como puesto de mando, cerrará el lunes.

Una llamada sobre el accidente en el bloque 19000 de Crestknoll Drive, llegó a la 1:45 p.m., explicó Carrie Braun, una portavoz del Departamento del Sheriff del Condado de Orange. Ella no tenía información sobre lo que pudo haber provocado el accidente.

Anuncio

El Cessna 414 acababa de despegar del Aeropuerto Municipal de Fullerton a las 1:35 p.m., dijo Peter Knudson, el portavoz de la NTSB, e indicó que su agencia está investigando el accidente junto con la Administración Federal de Aviación.

Una persona que contestó el teléfono en las operaciones del aeropuerto de Fullerton, pero se negó a dar su nombre, dijo que el piloto salía frecuentemente del aeropuerto.

Joshua Nelson, de 28 años, dijo que estaba a punto de tomar una siesta cuando escuchó un silbido agudo y un fuerte golpe fuera de su casa en Crestknoll Drive. Saltó de la cama, salió corriendo por la puerta principal y vio una columna de humo negro.

Nelson comenzó a grabar un video en su teléfono antes de tener alguna idea de lo que estaba pasando. Pronto se enteró de que una hélice había aterrizado en el patio delantero de una casa tres puertas más abajo, rompiendo ventanas pero sin dañar a nadie. Siete puertas más abajo, una casa estaba en llamas.

Nelson dijo que no está acostumbrado a ver a muchos de sus vecinos en su tranquila comunidad. Pero cuando el avión se estrelló, los residentes parecían salir de sus casas al unísono.

Anuncio

Alrededor de las 4 de la tarde, la calle de Nelson se rodeo con cinta como precaución y se llenó con camiones de bomberos y noticias. Su familia canceló su fiesta de Super Bowl.

“Nunca esperé que algo así sucedería aquí", dijo.

La vecina Nancy Mehl, de 65 años, estaba en su cocina cuando escuchó lo que sonaba como el zumbido agudo de un avión que se preparaba para el despegue.

Ella dijo que podía sentir que algo malo estaba a punto de suceder, así que agarró a sus dos labradores y corrió a la esquina de su casa en Crestknoll Drive. Su esposo, Jim, también se había refugiado en otro lugar de su hogar en el que han vivido por 12 años.

Un momento pasó. “Y entonces sentí como si una bomba explotara en el frente de la casa”, relató Mehl.

Una pieza del motor del avión había derribado un pilar en el porche delantero, rebotó y torpedeó a través de una ventana del primer piso con tal ímpetu que voló a través de dos habitaciones antes de aterrizar en un baño. Los fragmentos del tubo de escape se estrellaron contra una ventana del segundo piso y se derritieron en la alfombra. Una hélice golpeó el camino de entrada.

“Una de las primeras cosas que hice cuando vi el daño fue ponerme de rodillas y dar gracias a Dios”, dijo Mehl.

En la calle, Sarah Ahern secaba el cabello de su hija de 7 años para una fiesta de Super Bowl cuando sintió que el suelo temblaba bajo sus pies.

Anuncio

La madre recogió a su hija y su hijo de 9 años y se cubrió en el pasillo de su casa. La casa se estremeció.

“Es un terremoto”, le gritó Ahern a su marido.

Luego vinieron al menos dos explosiones.

“No, un avión se estrelló contra la casa de nuestro vecino”, dijo su esposo. “Un avión está en llamas. ¡Llama al 911!”

Ahern lo hizo.

"¿Estan bien? ¿Puedes sacar a la gente de la casa?”, preguntó su hija.

No había nada que ella y su marido pudieran hacer.

“Toda la casa, quiero decir, en cuestión de segundos, se estaba quemando”, dijo Ahern.

No sabían si había alguien en la casa. Su esposo salió corriendo y tomó una manguera para tratar de apagar el fuego.

Un ala de avión en llamas aterrizó en el patio delantero de Ahern y siguió ardiendo, pero la lluvia ayudó a apagarlo.

Después de que se presentó la policía, los oficiales pidieron a la gente que se fuera, dijo Ahern. Ella reunió a sus hijos y se apresuró por la calle en donde viven sus padres a unas cuantas casas.

Su esposo se quedó para ayudar.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio