Anuncio
Share
EEUU

Si se postula a la presidencia, Joe Biden, sentirá el peso de la acusación sobre conducta inapropiada

biden

El vicepresidente Joe Biden apoya sus manos en los hombros de Stephanie Carter en febrero de 2015 en un evento en la Casa Blanca, al lado su esposo, Ashton Carter, entonces secretario de Defensa. (Saul Loeb / AFP / Getty Images).

(Getty Images)

Una acusación contra Joe Biden de que tocó de manera inapropiada a una legisladora del estado de Nevada ha renovando las preguntas sobre su impacto en las mujeres si busca la nominación presidencial demócrata.

El demócrata ya contaba con serios puntos débiles por las décadas de vacilación sobre los derechos sobre el aborto y su papel en las acusaciones de acoso sexual de Anita Hill contra Clarence Thomas en las audiencias de confirmación para la Corte Suprema en 1991.

Si Biden lanza su tercera campaña para presidente, como se espera, se unirá a un campo lleno de rivales demócratas que incluye a cuatro mujeres en el Senado de EE.UU y en un tiempo en que las mujeres se han aliado con los demócratas en las elecciones nacionales.

Más allá de las votaciones primarias, la nueva acusación plantea dudas sobre si Biden, en unas elecciones generales, tendría un débil contraste con el presidente Trump, quien se ha enfrentado a múltiples acusaciones de conducta sexual inapropiada hacia las mujeres.

Anuncio

La carrera presidencial de 2020 es la primera que se produce después de la explosión del movimiento #MeToo, que el año pasado promovió un número récord de mujeres en cargos públicos. Durante los últimos 18 meses, más de 200 hombres poderosos en los medios de comunicación, la política y los negocios han perdido sus trabajos o carreras luego de que las acusaciones de acoso sexual o agresión se hicieron públicas.

“Ejecutar una campaña en el post - # MeToo - o en medio del #MeToo - con este tipo de acusaciones va a ser muy difícil”, dijo Julian Zelizer, un historiador de la Universidad de Princeton. “Las viejas costumbres de género ya no son tolerables”.

El pasado viernes, en una publicación en la web de New York Magazine, la ex asambleísta de Nevada, Lucy Flores, escribió que se sentía degradada y faltada al respeto cuando Biden la tocó en el escenario en un mitin de la campaña en 2014. Ella dijo que sintió las manos de Biden sobre sus hombros y se paralizó.

“Se inclinó más hacia adelante e inhaló mi cabello”, escribió. “Estaba angustiada”.

Anuncio

Flores, entonces una candidata para vicegobernadora de 35 años de edad, se preguntó por qué el vicepresidente estaba oliendo su cabello.

"Él procedió a darme un enorme y lento beso en la parte posterior de mi cabeza”, dijo. “Mi cerebro no podía procesar lo que estaba sucediendo, estaba avergonzada, me quedé impactada y estaba confundida”.

Flores dijo que la hizo sentir asqueada y que “no quería otra cosa más que Biden se alejara de ella”.

Biden, de 76 años, emitió una declaración el pasado domingo por la mañana diciendo que había “ofrecido innumerables apretones de manos, abrazos, expresiones de afecto, apoyo y consuelo”.

“Y ni una sola vez, nunca, creí haber actuado de manera inapropiada”, dijo. “Si se sugiere que lo hice, escucharé con respeto, pero nunca fue mi intención. Puede que no recuerde esos momentos de la misma manera y me sorprenda lo que escucho. Pero hemos llegado a un momento importante en que las mujeres sienten que pueden y deben expresar sus experiencias y los hombres deben prestar atención”.

Biden, copatrocinador de la Ley de Violencia contra la Mujer, dijo que “seguirá siendo un fuerte defensor por los derechos de las mujeres” y se rodeará de asesoras que “me desafíen a ver perspectivas diferentes a las mías”.

Ni Biden ni su personal recuerdan el incidente que describió Flores, dijo el portavoz, Bill Russo.

Biden siempre ha tenido la reputación de ser un político afable que se apresura a sonreír y tocar a la gente. Un video viral de 2013 captó cómo Biden, entonces vicepresidente, interactúa entusiasta mientras recibe a los senadores, envolviendo a sus madres con fuertes abrazos, insistiendo en que las mujeres de la familia estén de pie junto a él, incluso acariciando la cara de una.

Anuncio

El comportamiento de Biden inspiró la imagen de “Uncle Joe”, un personaje satírico que representaba a un vicepresidente sin camisa arreglando un auto viejo en los terrenos de la Casa Blanca mientras hacía piruetas.

Pero desde otro punto de vista, el comportamiento de Biden impactó a algunos y lo tacharon de perturbador. En una ceremonia de juramento en el Senado en 2015, Biden susurró al oído de la hija adolescente de un senador y besó el costado de la cabeza, una interacción que un escritor conservador describió como un “anciano lujurioso que acosaba a una niña menor de edad” y dijo que Biden hubiera sido criticado si fuera republicano.

“Todos hemos estado cerca de Joe Biden -él abraza a hombres, mujeres y niños”, dijo Dick Harpootlian, senador del estado de Carolina del Sur y partidario de Biden.

"Él es muy abrazador. Así es la generación de la que viene y esa es su personalidad. No deberían escribir sobre eso, es algo que él ha hecho conmigo, a mi hija, a mi esposa, a Barack Obama”.

Si Biden hizo que Flores se sintiera incómoda, dijo, fue involuntario.

Mindy Romero, socióloga política de la USC, dijo que el efecto de la acusación de Flores dependerá, en parte, de si los rivales de Biden, especialmente las mujeres, intentan usarla en contra de él.

“Si lo hacen, eso lo elevará", dijo.

Dos de los contendientes demócratas que hicieron campaña en Iowa el pasado sábado, la senadora Elizabeth Warren de Massachusetts y el ex secretario de Vivienda, Julian Castro, dijeron a los reporteros que creían en Flores.

Anuncio

“Joe Biden necesita dar una respuesta”, dijo Warren.

Bernie Sanders, otro candidato para la nominación del partido, le dijo a CBS el pasado domingo que él tampoco tenía motivos para dudar de Flores.

“A lo que se refiere es a la necesidad de cambiar fundamentalmente la cultura de este país y crear entornos donde las mujeres se sientan cómodas y seguras”, dijo.

Flores, quien hizo campaña para Sanders en 2016, formó parte de la junta de Our Revolution, un grupo que respalda al senador de Vermont. Sanders se disculpó recientemente por el hostigamiento y maltrato de los miembros del personal masculino a las mujeres que trabajaron para él en 2016.

Un partidario clave de Biden dijo que no había pánico entre sus principales asesores, y que la acusación de Flores probablemente no cambiaría su plan para unirse a la contienda presidencial en abril.

Otro antiguo aliado de Biden, el ex gobernador de Pensilvania, Ed Rendell, dijo que la historia de Flores era “obviamente un obstáculo”, pero que no perjudicaría a la campaña de Biden, incluso en unas elecciones generales contra Trump.

“Jack el Destripador (un asesino en serie sin identificar de 1888) no tendría problemas con su actividad sexual en comparación con el presidente Trump”, dijo Rendell.

La estratega y comentarista republicana, Ana Navarro-Cárdenas, escribió en Twitter que Biden necesitaba detener la conducta “afectiva” que incomodaba a la gente.

“Pero por favor, vuelva a preguntarme cuando otras 15 mujeres digan que las acosó sexualmente, o se jacta de agarrarle “el gatito” a una mujer, o le paga dinero a una stripper que le recuerda a su hija”, escribió. “Esperaré".

Si se postula, el historial mixto de Biden sobre el aborto en sus 36 años como senador de EE.UU por Delaware supondrá un gran desafío, ya que busca obtener apoyo entre las mujeres demócratas. Biden, quien es católico, ha votado tanto para restringir como para expandir los derechos de aborto a lo largo de su carrera.

En una entrevista de 1974 con el Washingtonian, Biden criticó el fallo, Roe vs. Wade, de la Corte Suprema que legalizó el aborto en todo el país. “Creo que fue demasiado lejos”, dijo. “No creo que una mujer tenga el derecho exclusivo de decir lo que debería sucederle a su cuerpo”.

En el Senado, votó en 1982 por una propuesta de enmienda constitucional que habría derrocado efectivamente a Roe vs. Wade al otorgar a los estados el derecho de prohibir el aborto. Y votó para prohibir la financiación federal de los abortos.

Para cuando se postuló para presidente en 2008, Biden prometió proteger la ley Roe vs. Wade, y había construido un récord de votación que apoyaba en gran medida los derechos de aborto. Pero también votó para prohibir ciertos abortos tardíos.

Lo que ha causado a Biden el mayor problema político con las mujeres, ha sido su liderazgo en el Comité Judicial del Senado durante las audiencias de Thomas. Las alegaciones de Hill de que Thomas la acosó sexualmente se enfrentaron con preguntas agresivas y vergonzosas por parte del comité compuesto por hombres, y los testigos que estaban preparados para declarar en su nombre no pudieron comparecer.

“Cualquier persona que vivió en la década de 1990 recuerda su papel en eso y no fue favorable”, dijo Zelizer, un historiador de Princeton.

El pasado martes, en un reconocimiento implícito del daño político que perdura, Biden dijo a una audiencia de Nueva York: “Hasta el día de hoy, lamento no haber encontrado una manera de darle el tipo de audiencia que merecía”.

Los críticos siguen culpando a Biden por no disculparse personalmente con Hill. Incluso sus aliados, como Christine Pelosi, presidenta del Caucus de Mujeres del Partido Demócrata de California, dicen que necesita usar sus habilidades diplomáticas para abordar el problema.

“Llama a Anita Hill”, dijo Pelosi. “Llama a Lucy Flores. Llama a la gente a la que necesitas llamar”.

En su ensayo para la web, Flores, que asistió el pasado sábado a una manifestación en Texas del contendiente a la Casa Blanca, Beto O’rourke, sugirió que “debería haber cero tolerancia para un hombre que invade constantemente el espacio personal de otros y hace que la gente se sienta incómoda y molesta”.

“En este caso”, dijo, “muestra una falta de empatía por las mujeres y las niñas cuyo espacio está invadiendo, e ignora el desequilibrio de poder que existe entre Biden y las mujeres con las que elige sentirse cómodo”.

 
Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio