Advertisement

Trump ignoró la derrota en la Cámara y celebró los logros en el Senado, pero desde ahora se enfrentará a una dura realidad

Trump ignoró la derrota en la Cámara y celebró los logros en el Senado, pero desde ahora se enfrentará a una dura realidad
El presidente Trump ante sus partidarios, durante un mitin en Cleveland, Ohio, el 5 de noviembre de 2018. (David Maxwell / EPA-EFE / REX)

El presidente Trump definió la elección de mitad de mandato como una "gran victoria" a primeras horas del miércoles 7 de noviembre, y eligió saborear las victorias republicanas en el Senado y para la gobernatura de Florida, incluso cuando sufrió un importante revés político y se enfrentará a una envalentonada mayoría demócrata en la Cámara por primera vez durante su presidencia.

La nueva dinámica aumentará la influencia de Trump con los republicanos, muchos de los cuales le deben al menos parte de sus victorias. Pero también abrirá la Casa Blanca a un mayor escrutinio, dado que los demócratas de la Cámara mantendrán el poder durante los próximos dos años para indagar en sus declaraciones de impuestos y abrir investigaciones sobre una gran cantidad de temas.

Advertisement

Los demócratas también podrían intentar un juicio político para el mandatario, aunque el control de Trump en el Senado probablemente frustraría cualquier intento de ese tipo.

No está claro si los demócratas en la Cámara podrán encontrar un terreno común con el presidente en materia de inmigración y otras prioridades políticas de la Casa Blanca, aunque ambas partes afirmaron que están a favor de mejorar las carreteras, puentes y otras infraestructuras de la nación.

Advertisement

También temprano este miércoles Trump habló con la representante Nancy Pelosi, la líder demócrata de California que espera convertirse en la presidenta de la Cámara de Representantes dada la nueva mayoría de su partido, y prometió en uno de sus primeros tuits "¡lograr cosas!"

Trump revelará más en una conferencia de prensa a las 11:30 a.m. hora del este, según un tuit de la secretaria de Prensa, Sarah Huckabee Sanders.

Además de dar a conocer sus planes, Trump podría revelar si alguno de los miembros y asesores de su Gabinete dejará el gobierno. Los presidentes a menudo reajustan sus administraciones después de las pérdidas electorales de mitad de mandato, y el reinicio de Trump podría ser mayor de lo habitual.

La senadora Lindsey Graham, una republicana de Carolina del Sur cercana a Trump, le dijo a NBC News que el mandatario espera la pronta renuncia del procurador general Jeff Sessions. "Me gusta Jeff, pero esto simplemente no funciona", aseveró Graham.

Advertisement

Despedir a Sessions, quien ha enfrentado durante mucho tiempo el desprecio de Trump por haberse retirado de la investigación de Rusia, probablemente enfrentará al primer mandatario a un escrutinio adicional. Un nuevo procurador general podría controlar la investigación dirigida por el fiscal especial Robert S. Mueller III, y recortarla o darla por terminada, pero los demócratas de la Cámara de Representantes podrían ampliar la indagación propia.

Trump minimizó las pérdidas de la Asamblea hasta ahora. Gastó la mayor parte de su tiempo y energía en las últimas semanas para impulsar a los candidatos del Senado y las gobernaciones, realizando actos en estados clave, un área donde los republicanos tuvieron un desempeño relativamente bueno.

Las pérdidas en la Cámara de Representantes, aunque esperadas, convirtieron la noche en una derrota neta para el presidente, cuyo partido ya no controla ambos recintos.

"Recibí tantas felicitaciones, de parte de tantas personas, por nuestra gran victoria de anoche, incluso de naciones extranjeras (amigas) que me estaban esperando y deseando acuerdos comerciales", escribió Trump en Twitter. "¡Ahora todos podemos volver a trabajar y lograr cosas!"

Trump también tuiteó felicitaciones a Ron DeSantis, un aliado cercano que ganó la gobernatura de Florida, un impulso para el mandatario en las elecciones presidenciales de 2020, en un estado que visitó varias veces en las últimas semanas.

Aunque Florida fue un gran premio, los demócratas obtuvieron al menos siete gobernaciones, incluso en Wisconsin y Michigan, estados del medio oeste que fueron fundamentales para la elección de Trump en 2016.

Más que ningún otro presidente en la historia reciente, Trump convirtió la elección en una prueba sobre su propio mandato en la Casa Blanca. El miércoles, estaba ansioso por convertir esa realidad política en una ventaja con su propio partido, consolidando su liderazgo.

"Aquellos que trabajaron conmigo en esta increíble elección de mitad de mandato, abrazando ciertas políticas y principios, lo hicieron muy bien", escribió Trump en Twitter. "Los que no lo hicieron, ¡se despiden! ¡Ayer fue una gran victoria, y todo bajo la presión de la prensa hostil y desagradable!"

Advertisement

Trump también presagió una respuesta agresiva a las investigaciones demócratas con una brutal promesa de usar el poder de mando para tomar represalias contra el Congreso, que tiene la responsabilidad constitucional de supervisar al poder ejecutivo.

"Si los demócratas piensan que van a desperdiciar el dinero de los contribuyentes investigándonos desde la Cámara de Representantes, entonces también nos veremos obligados a considerar la posibilidad de investigarlos por todas las filtraciones de información clasificada, y mucho más, desde el Senado", escribió. "¡Las dos partes pueden jugar ese juego!"

Mientras los resultados se conocían, el 6 de nonviembre por la noche, Trump seguía los detalles de las elecciones en la Casa Blanca junto con asesores políticos, aportantes y amigos. Fox News, el medio favorito del mandatario, fue la primera red en decir que los demócratas habían ganado el control de la Cámara.

Trump estuvo acompañado por Corey Lewandowski, su exgerente de campaña de 2016, el subjefe de campaña David Bossie y el gerente de campaña de 2020, Brad Parscale, según una fuente con conocimiento de la noche del presidente.

Los tres asesores han pasado mucho tiempo con Trump, acompañándolo en el Air Force One mientras volaba de un estado rojo a otro en las últimas semanas en busca de movilizar a los partidarios para ayudar a los candidatos republicanos, y sentando las bases para su propia campaña de reelección.

El redactor Eli Stokols contribuyó con este informe.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement