Anuncio
Share
Entretenimiento

Taylor Swift, Elizabeth Warren y el debate sobre el capital privado

Taylor Swift
Taylor Swift está involucrada en una disputa pública con los propietarios de su catálogo, Scott Bochetta y Scooter Braun, quienes son financiados por la firma de capital privado Carlyle Group.
(Johannes Eisele /AFP/Getty Images)

La continua disputa de Taylor Swift con su compañía discográfica, Big Machine Label Group, su fundador Scott Borchetta y su nuevo propietario, Scooter Braun, ha llamado la atención y suscitado respuestas de al menos dos políticos de alto perfil: la aspirante presidencial demócrata, la senadora Elizabeth Warren, y la representante de Nueva York, Alexandria Ocasio-Cortez.

Ambas destacaron el papel que desempeñó una firma de capital privado para facilitar la compra de Big Machine por 300 millones de dólares de Braun este año y el impacto más amplio de las empresas de capital privado en la economía de Estados Unidos.

Corrección:
3:33 AM, Nov. 21, 2019 An earlier edition of this post stated that the Carlyle Group private equity firm has $222 billion in assets. The company has $222 billion in assets under management.

Swift alega que el grupo Big Machine Label Group, Borchetta y el súper manager Braun le han impedido cantar canciones de sus primeros seis álbumes en los American Music Awards del domingo.

Su mención pública de la firma de capital privado Carlyle Group, con sede en Washington, D.C., en su petición de apoyo de los medios sociales para obtener el respaldo de los fanáticos, llevó el papel del capital privado en la venta de Big Machine a Braun al frente y al centro de su audiencia, así como a los políticos que se han enfocado en esta práctica en sus campañas.

Anuncio

“Desafortunadamente, @TaylorSwift13 es una de los muchos cuyo trabajo ha sido amenazado por una firma de capital privado”, escribió Warren el sábado. “Están devorando más y más de nuestra economía, costando puestos de trabajo y aplastando industrias enteras. Es hora de frenar a las firmas de capital privado, y tengo un plan para ello”.

Ocasio-Cortez también atacó a estas empresas, que invierten cada vez más sus vastas reservas en entidades del mundo del espectáculo.

“Las prácticas depredadoras de los grupos de capital privado perjudican activamente a millones de estadounidenses”, dijo la política de Nueva York el viernes. “Sus compras apalancadas han destruido las vidas de los trabajadores del comercio minorista en todo el país, destruyendo más de un millón de puestos de trabajo. Ahora tienen como rehén a la propia música de @taylorswift13. Necesitan ser controlados”.

Carlyle Group se fundó en 1987 y publica en su sitio web oficial una lista de activos gestionados por valor de 222.000 millones de dólares, en la que también se afirma que la empresa tiene participaciones en “365 vehículos de inversión” en todo el mundo. No se especificó cuánto del precio de $300 millones que Braun pagó para comprar BMLG provenía del Grupo Carlyle, pero incluso si fuera la cantidad total, eso representaría apenas una décima parte del 1% de sus activos de inversión declarados bajo administración. La firma se convirtió en propietaria minoritaria de la compañía Ithaca Holdings de Braun en 2017 y también es propietaria de Content Partners LLC, que financia proyectos de música, televisión y cine, y de Apex Parks Group, un operador de parques de diversiones.

TITULARES DE HOY
Expertos aseguraban que la corona se iría a Asia, pero se equivocaron... Miss Sudáfrica, Zozibini Tunzi se llevó la corona dejando como primera finalista a Miss Puerto Rico, Madison Anderson. Sudáfrica, México y Puerto Rico fueron los finalistas y las tres mujeres se enfrentaron por la corona en la ceremonia celebrada en Georgia, Atlanta.

Anuncio

A medida que la fortuna de la industria de la música se fue reduciendo drásticamente en las últimas dos décadas durante la revolución digital, estas firmas de capital privado han invertido en compañías discográficas, editores de música, el negocio de los conciertos y los propios artistas.

La práctica va más allá de la música, ya que las principales empresas de capital riesgo se han convertido en socios de las industrias cinematográfica y televisiva, proporcionando capital para financiar el contenido y la infraestructura, sustituyendo a menudo a las fuentes de ingresos tradicionales, como la publicidad y las ventas de video doméstico, que se han erosionado en la era digital.

En los últimos años, firmas de capital privado como TPG y Blackstone Group Inc. han invertido en compañías de música, incluyendo el gigante del streaming Spotify, grupos de derechos de publicación como SESAC y Harry Fox Agency SA, además de las participaciones de TPG en estudios cinematográficos como STX Entertainment, que hizo “Hustlers”, y la inversión de Blackstone en Merlin Entertainment, que es propietaria de Legoland en Carlsbad.

El capital riesgo ha jugado un papel clave en el financiamiento del crecimiento de las agencias de talentos de Hollywood y su incursión en la producción, lo que ha alimentado los conflictos con el Writers Guild of America a medida que la línea entre las agencias y los estudios se ha ido difuminando. TPG se convirtió en el propietario mayoritario de Creative Artists Agency en 2014. Endeavor, la compañía propietaria de la agencia de talentos WME y UFC, está respaldada por la firma de capital privado Silver Lake Partners.

El capital privado también ayudó a rescatar estudios como Metro-Goldwyn-Mayer cuando salía de la bancarrota en 2011. El jefe de Anchorage, Kevin Ulrich, asumió finalmente la dirección de la empresa. El capital privado de todos los rincones del mundo ha ayudado a impulsar el dinero en el sector cinematográfico, con compañías como TPG y Hony Capital de China apoyando a nuevas empresas como STX Entertainment. Sin embargo, la represión política en China ha agotado una fuente de financiación para Hollywood. El principal circuito teatral, AMC Entertainment, obtuvo financiación de Silver Lake el año pasado después de que su accionista, Dalian Wanda, vendiera una participación del 28%.

El viernes, Swift publicó un mensaje en sus cuentas de Tumblr y Twitter acusando a Borchetta y Braun de amenazarla con acciones legales si cantaba alguna de las canciones de sus primeros seis álbumes lanzados por Big Machine en los American Music Awards del domingo, sin cumplir con las condiciones que ella aseguró que le estaban imponiendo. Swift, programada para ser coronada “artista de la década” en el programa, dijo que había planeado cantar una mezcla de las canciones con las que había marcado éxitos en la última década.

Swift señaló que el equipo legal del bando de Big Machine argumentó que consideraría su interpretación de cualquier canción vieja en la entrega de premios como una regrabación de esas canciones, dado que el programa está grabado para su posterior emisión en la Costa Oeste. Está contractualmente excluida de volver a grabar su primer material antes de noviembre de 2020 bajo los términos de su contrato original con Big Machine, que lanzó su álbum debut, “Taylor Swift”, en 2006 cuando tenía 17 años.

Un acuerdo entre BMLG y Dick Clark Productions que permitía a Swift interpretar sus primeras canciones el domingo circulaba en los medios de comunicación el lunes, pero Dick Clark Productions lo rechazó.

Anuncio

“En ningún momento Dick Clark Productions aceptó, creó, autorizó o distribuyó una declaración en asociación con Big Machine Label Group sobre la actuación de Taylor Swift en los American Music Awards 2019”, decía la declaración de la compañía. “Cualquier acuerdo final sobre este asunto debe hacerse directamente con el equipo directivo de Taylor Swift. No tenemos más comentarios”.

Los representantes de Big Machine y de Carlyle Group no respondieron inmediatamente el lunes a la solicitud de comentarios de The Times.

Swift la semana pasada pidió a los fans que presionaran a Big Machine, Borchetta, Braun y Carlyle Group en su nombre, después de acusarla de que sólo tendría autorización para cantar las canciones más antiguas con dos condiciones: que abandone los planes que ha anunciado para volver a grabar sus álbumes de Big Machine una vez que la provisión del contrato termine el próximo año; y que deje de hablar de Borchetta y Braun.

Negaron que le impidieran actuar en el show de la AMA (American Music Awards), pero no abordaron directamente su afirmación de que su objeción se centraba en su material más antiguo, y no en la presentación en vivo en sí.

“Sólo quiero ser capaz de interpretar mi propia música”, escribió Swift la semana pasada. “Eso es todo”.

Las escritoras del Times Meg James y Anousha Sakoui contribuyeron a este informe.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí


Anuncio