Anuncio
Share

Explicando Hollywood: Cómo conseguir trabajo como productor

Illustration depicts a producer keeping her cool amid a demanding work environment.
El trabajo de productor es muy demandante. Y así como ningún día presenta los mismos desafíos, no hay un camino único para convertirse en productor (Juliette Toma / para el Times
(Juliette Toma / For The Times)

Siena Oberman, que creció en la península de Palos Verdes, pensó que le gustaría ser doctora. Luego tomó una materia electiva de la escuela preparatoria que le permitió salir del campus.

“Pensé, ‘Oh, súper, puedo dejar la clase e ir a la playa’”, comentó.

En cambio, ella se enamoró. La clase era de cine y Oberman comenzó a hacer películas con sus amigos usando una cámara Flip. Oberman no se dedicó a perder el tiempo en la playa, sino que tomó muy en serio sus estudios, reunió rápidamente un currículum de pasantías más variado que en la mayoría de las carreras: IM Global, una firma de ventas internacionales; Route One Entertainment, una compañía de cine independiente; Plan B, la productora de Brad Pitt; Paramount Pictures; United Talent Agency.

En su segundo año en Loyola Marymount University tuvo una reunión con un alto ejecutivo de Warner Bros. “Me dijo que, si quería tener éxito, necesitaba ser realmente buena en una cosa”, recuerda. Esa única cosa era hacer que las películas sucedieran: producir.

Oberman se trasladó a la USC y comenzó a llevar sus pequeñas películas a festivales de cine, desde Outfest a Cannes, y a ir “a todos los eventos de gestión de redes que pude”, comenta. “Me di cuenta de que, si puedes traer un actor o dinero o un gran director, si puedes hacer ciertas conexiones, entonces puedes involucrarte en proyectos aportándoles valor”.

Anuncio

A los 26 años, Oberman tenía 13 créditos de productora a su nombre, incluidos cuatro como productora principal. Cuando la vi en 2019 en el set de la película en donde se desempeñó por cuarta ocasión como productora principal, “The Birthday Cake”, una imagen de la mafia independiente ambientada en Brooklyn que se lanzó este mes, estaba haciendo malabares ágilmente con una docena de tareas a la vez, incluido tratar con un financiero reacio en Sudamérica; un escenario abarrotado de parásitos; el equipo documentalista personal de Val Kilmer; un retraso inesperado en la llegada de Paul Sorvino; Wi-Fi agotado; y un miembro del equipo que no estaba a la altura del trabajo. Le pregunté si este era un día típico en el set. Respondió que no había un día típico. “Para mí, la prioridad es: ¿Cuál es la mayor emergencia?”.

Así como no hay un día típico en la vida de un productor, no existe un camino típico para convertirse en uno. No es algo que los niños sueñen hacer cuando crezcan, en parte porque es difícil, incluso para muchos adultos, entender qué es.

Eche un vistazo a los créditos finales de cualquier película y verá una larga lista de personas llamadas “productores”.

“Es el único título al que cualquiera puede decidir unirse”, indicó Lynda Obst, productora y autora de las memorias de la industria “Hello, He Lied”. “Pero algunos de nosotros tenemos que quedarnos y hacer la película”.

Muchos productores acreditados son simplemente financieros. Es posible que otros no hayan pagado dinero, pero hayan hecho una conexión o hayan realizado un favor crucial. O puede ser un actor que ha obtenido un crédito (y algo de dinero) a cambio de recibir un recorte salarial.

Sin embargo, mire más de cerca y verá un pequeño “(p.g.a.)” al final de dos o tres nombres. Estos son los “productores creativos”, certificados por el Producers Guild of America (siguiendo una regla instituida en 2012) por haber estado involucrados en el proyecto de principio a fin. Han supervisado o manejado cada paso: encontrar un guion y pulirlo; encantar financieros para que lo respalden; conseguir distribuidores para garantizar las ventas o un estudio para financiarlo; configurar un equipo en el set; cortejar a los actores adecuados; apagar incendios en el set; prueba de marketing y finalización de la edición; negociar la fecha de lanzamiento correcta y perfeccionar el marketing.

Eso es lo que nos interesa aquí.

El primer paso en tu carrera en Hollywood no debería ser pagar el alquiler de Los Ángeles. A continuación, le mostramos cómo dar sus primeros pasos hacia una carrera en la industria del entretenimiento, según los expertos.

¿Quién se convierte en productor

Un organizador: Anne Lai, quien pasó años dirigiendo los Laboratorios de Producción del Instituto Sundance antes de convertirse en directora ejecutiva del Festival de Cine de San Francisco, comenta que “si hay temas comunes” entre quienes gravitan hacia la producción, “es como, ‘Yo era la persona que organiza fiestas. O cuando los niños de la cuadra jugaban al kickball, yo lo organizaba’. Es alguien que sabe cómo construir equipos”.

Un pensador del hemisferio izquierdo y derecho del cerebro: En la mayoría de las historias que cuentan los productores sobre sus orígenes, llega un punto en el que el impulso artístico se funde con una mentalidad analítica. Incluso mientras estaba en el set, Oberman pasó tanto tiempo repasando números (formularios para exenciones de impuestos, contratos de financiamiento, calendarios de flujo de efectivo) como lo hizo para asegurarse de que el director de fotografía obtuviera suficientes tomas amplias para darles opciones en la sala de edición.

Es tan probable que los productores provengan de especialidades como la economía o de departamentos de inglés; algunos abandonan las carreras de finanzas o derecho. Incluso los productores independientes más artísticos tienen que trabajar con hojas de cálculo.

Christine Vachon, legendaria por producir algunas de las películas más atrevidas de finales de los noventa y principios de la década de los 2000 (“Boys Don’t Cry”, “Far From Heaven”, “Velvet Goldmine”), escribió una Biblia de producción independiente, “Shoot to Kill”, que incluía muchas anécdotas locas y mantras estéticos, pero también un presupuesto de producción detallado de 30 páginas.

Un cuidador: Jordan Horowitz, uno de los productores de “La La Land”, recuerda haber probado una nueva táctica una vez mientras se preparaba para las reuniones de la industria.

“Recuerdo haber hecho un gráfico de las prioridades de todos”, comenta. “Actor, ejecutivo, quien sea. Para ver cómo mi prioridad podría cruzarse con la prioridad de todos”. Un actor quería el mejor papel; un ejecutivo una apuesta segura; un director el cumplimiento de una visión perfecta. “Y fue muy interesante ver que, para el productor, era el proyecto. El proyecto nunca fue la primera prioridad de nadie”.

Acerca de este articulo

Este artículo ha sido adaptado de “Convertirse en un productor de cine”. Copyright © 2021 por Boris Kachka. Reproducido con permiso de Simon & Schuster, Inc. Todos los derechos reservados.

¿Cómo empieza?

A diferencia de actividades específicas como la actuación o el diseño de vestuario, la producción tiene relativamente pocas pistas académicas (aunque hay programas de producción) o requisitos previos de nivel de entrada. Dicho esto, muchos productores comparten el mismo camino que otros en la industria: comenzando desde abajo, como asistente y haciendo conexiones en el camino hacia arriba.

Escuela de cine: Un primer paso obvio, siendo la USC el estándar de oro, aunque vale la pena recordar que Steven Spielberg fue rechazado por esa escuela, fue a Cal State Long Beach y lo hizo bien. La escuela de cine es un centro natural para los cineastas en ciernes más brillantes y apasionados; en otras palabras, un gran lugar para conocer a sus futuros colaboradores.

Trabajo de asistente de la industria: Hollywood funciona con asistentes y la próxima generación de poderosos se capacita en estas trincheras. Lo más común es un puesto en una de las grandes agencias de talento que dominan Hollywood: United Talent Agency, Creative Artists Agency, ICM Partners y William Morris Endeavor.

Es el lugar más fácil para poner un pie en la puerta; hay mucha rotación y demanda. Varias veces llamado “campo de entrenamiento” o “escuela de posgrado” por los conocedores, es a la vez un desafío agotador (sujeto, como se documentó recientemente, a salarios bajos y comportamiento abusivo ocasionalmente) y una gran experiencia de aprendizaje.

Las agencias son fábricas de información y los asistentes aprenden todo, en parte porque su trabajo es escuchar cada llamada. Escuchan cómo trabajan todos (agentes, productores, ejecutivos, directores y actores) y pueden descubrir rápidamente en cuál de esos rincones de la industria les gustaría trabajar.

Trabajos de oficina de producción: Para los posibles productores, también hay trabajos de menor nivel en las empresas de producción. Puede ser un asistente de producción (P.A. por sus siglas en inglés) ayudando en el set antes de pasar a la siguiente etapa, tal vez “desarrollo”, reunirse con agentes para encontrar guiones y escritores. Un asistente podría eventualmente obtener un crédito de productor asociado. A partir de ahí, puede convertirse en ejecutivo de producción (manteniendo la oficina en funcionamiento) antes de convertirse en socio o emprender una iniciativa por su cuenta.

¿Cuáles son las trayectorias profesionales?

Lai recuerda estar sentada en una película cuando un actor pasó y le preguntó qué era lo que hacía todo el día. Un colega productor intervino: “Es como si fuéramos pilotos. Tenemos que poner a todos en el avión. Tenemos que sacar a todos del suelo a salvo. Tenemos que llegar a 20,000 pies. Y nuestro trabajo es básicamente no chocar mientras ustedes hacen el trabajo”.

Hay dos formas de hacer que el avión despegue, básicamente dos formas de ser productor:

Películas respaldadas por estudios: En los viejos tiempos, la mayoría de los productores trabajaban para estudios, que se ocupaban de la financiación y los gastos. Hoy en día todavía hay productores “en el lote”, como Obst en Sony, pero son semiautónomos y pueden llevar proyectos rechazados a otros lugares. Otros tienen acuerdos de primera vista con uno o más estudios, transmisores o redes que podrían cubrir algunos de sus gastos generales.

Incluso en ausencia de tal acuerdo, un productor independiente generalmente preferiría asegurar un estudio antes de que comience la filmación real. Si eso sucede, el productor recibe su tarifa o porcentaje y todo es viento en popa, con la gran advertencia de que, en última instancia, el estudio es el que toma las decisiones.

“La televisión es tan grande ahora que puedes encontrar estos carriles donde, si estás en el lugar correcto en el momento adecuado, puedes hacer algo realmente interesante”.

— Michael London

Películas independientes: Para películas sin una estrella o un claro potencial de género, es posible que un acuerdo de estudio de preproducción no esté en las cartas. Para hacer una película independiente, el productor debe improvisar financieros para pagar los costos iniciales.

Se trata de inversores, no de benefactores, y su dinero está respaldado de forma segura por garantías de venta en el extranjero y préstamos puente. (Estas son las películas que realmente acumulan los créditos de “productor”). En el caso de una venta a un distribuidor, a menudo en un festival de cine, los inversores reciben el pago primero. El productor es uno de los últimos en ver dinero de fondo si la película despega.

Oberman todavía sigue esta ruta. También usó la analogía del piloto de Lai cuando nos conocimos, justo cuando “The Birthday Cake” estaba programada para comenzar a filmarse, pero aún esperaba su financiamiento final, esencialmente, despegando sin suficiente combustible para aterrizar.

“Es solo una realidad de la producción independiente”, comentó Oberman. “Casi todas las películas cercanas a la producción parecen desmoronarse. Incluso hoy, mi estado de ánimo es: “¿Creo que haré una película en una semana?”. No me parece completamente real hasta que todo está asegurado”.

Todo proyecto cinematográfico independiente es así. De hecho, ninguna película está terminada hasta el día de su estreno. Es lo que hace que el proceso sea emocionante pero muy inestable.

Puede tomar años de trabajo duro en un proyecto antes de que se haga realidad, o lanzar varios proyectos antes de que uno tome vuelo. Inevitablemente, hay momentos bajos, momentos de extrema inseguridad.

Para el productor Michael London, la ruptura se produjo un par de años después de que dejara un puesto excelente como productor en Fox para dedicarse a proyectos personales.

“Dejé el lote y estaba un poco perdido”, explica. “Dejé mi trabajo relativamente lujoso, mi oficina y mi asistente. Estaba trabajando fuera de mi casa y no me sentía demasiado confiado con las cosas”.

Pero se había enamorado de un manuscrito inédito de un amigo, Rex Pickett, sobre dos tipos que tenían un fin de semana perdido en la región vinícola de California. Solo necesitaba un cineasta.

Una noche, unos días antes de que planeara rendirse y buscar trabajo, recibió una llamada telefónica en la oficina de su casa. Alexander Payne quería convertir el guion en una película, que se convirtió en la exitosa y aclamada película de 2004 “Sideways”.

Uno de los rostros más conocido de Hollywwod se atreve a revelar su fascinante camino al éxito después de un pasado oscuro

¿Cómo se gana dinero como productor? (¿Y en qué cantidades?)

Hay formas más fáciles para que una persona inteligente y motivada se gane la vida. La formación más temprana de un productor, ya sea como asistente o en una escuela de cine o en la loca lucha por hacer la película de un amigo, puede ser cercana al salario mínimo.

A veces, un productor cobra una tarifa fija por un proyecto, otras veces una parte del presupuesto de producción de una película, tal vez el 5%. Pero todo puede estar sujeto a cambios durante el largo proceso de desarrollo. Una pequeña película puede generarle a un productor $30,000 por seis meses de trabajo. Y cuando el presupuesto de una producción necesita ajustarse, la tarifa del productor tiende a ser la primera en desaparecer, porque el jefe no puede renunciar.

En última instancia, los productores pueden ganar mucho dinero, y a menudo lo hacen. Pero solo después de que se haya realizado todo el trabajo de desarrollo, recaudación de fondos, búsqueda de talentos y dotación de personal. Si un estudio ha adquirido el proyecto para entonces, el dinero comienza a fluir solo cuando comienza la filmación, pero ese 5% del presupuesto puede significar millones.

Un porcentaje eventual de la ganancia neta a menudo se incluye en el trato, pero como los productores se encuentran entre los últimos en recibir un pago, se necesita el raro éxito de taquilla para que el dinero deslumbrante se active.

¿Cómo ha cambiado ser productor en 20 años?

London sabe más sobre la evolución de Hollywood que la mayoría; se ha estado adaptando hábilmente a sus cambios sísmicos desde el comienzo de su carrera.

Con la fuerza de “Sideways” y otros dos proyectos exitosos, como “The Family Stone” y “The Illusionist”, London se preparó para una exitosa carrera a inicios de los 2000.

“Estaba en el final de la explosión de la película independiente”, asegura. “Hubo mucho entusiasmo por la idea de que se podía encontrar un público más amplio para películas más personales”.

En 2006 fundó Groundswell, fruto de una colaboración con CAA (Creative Artists Agency) e inversores de capital de Wall Street. La empresa hizo “Milk”, “The Visitor” y “¡The Informant!”, entre otros. Y luego se cayó todo.

Dos mercados gigantes colapsaron simultáneamente en 2008: el de las acciones y el de los DVD. Entre esas dos fuerzas, de repente se volvió mucho más difícil para London encontrar la financiación que necesitaba a través de Groundswell. Tuvo que volver a la vida de productor independiente.

La forma de salir de su impasse es obvia si ha estado viendo algo durante la última década. Incluso antes de que la producción de películas independientes comenzara a fallar, la televisión había comenzado a ganar prestigio, lo que desencadenó un mercado altamente competitivo que luego se volvió más relevante aún en la era del streaming. Al principio de esa evolución, London tuvo la idea de su primer programa de televisión. El único beneficiario fue una empresa de tecnología que recién se estaba moviendo hacia la televisión: Amazon.

“Betas” se convirtió en uno de los primeros programas de Amazon. “Me recordó a ‘Sideways’ y ‘Thirteen’”, comenta, “donde los financieros decían: ‘Vete y haz lo que quieras hacer’”.

Consiguió un trato a primera vista con una división televisiva de Fox y aprovechó el boom del contenido con proyectos acordes a su gusto; cuando profundizaba en el género, siempre había un fuerte elemento narrativo. Para FX, hizo “Snowfall”; para Showtime, hizo “SMILF”; Hulu transmitió “Chance”, protagonizada por Hugh Laurie; “The Magicians” se transmitió en Syfy durante cinco temporadas.

“Siento que voy a estar aquí por un segundo momento dorado”, indica London. “La televisión es tan grande ahora que puedes encontrar estos carriles donde, si estás en el lugar correcto en el momento adecuado, puedes hacer algo realmente interesante”.

¿Qué consejo siempre escuchan los profesionales que es incorrecto?

En un campo al que muchos entran por puertas laterales, el único consejo equivocado es que hay que seguir algún camino en particular.

No tiene que ir a la escuela de cine. La carrera de London comenzó cuando al productor Don Simpson le gustó un perfil que escribió para el L.A. Times; Obst era editora de una revista antes de dar el salto. Algunos productores argumentan que en un campo donde la juventud y la energía son un bien escaso, es mejor simplemente lanzarse y encontrar un trabajo.

No es necesario ser asistente. Oberman saltó el camino de la agencia-asistente y resultó muy bien. Si puede luchar por un trabajo en desarrollo o en el set, ese puede ser un buen camino.

Y gracias al auge de la televisión, no es necesario conseguir un contrato de estudio. Con tantos servicios de streaming compitiendo por la historia correcta, ya sea de un libro o una pieza de revista o de la mente fértil de un guionista joven, todo lo que se necesita es un gran concepto (más un actor de renombre comprometido y algunos financieros de mente abierta). Oberman se las arregla sin ningún trato de primera vista; Primero está tratando de desarrollar su cartera, manteniendo un control creativo total hasta que encuentre el socio adecuado al precio adecuado.

¿Cuál es un buen consejo?

La creación de redes es clave. El trabajo de un productor es hacer conexiones. Tantos proyectos se unen a través de lo que parece una casualidad: un agente de un director en demanda rechaza un proyecto en su nombre, pero le pasa el guion a un famoso dramaturgo, a quien le encanta. Eso no es suerte; ese es el resultado de que un productor conozca al agente adecuado y mantenga la mente abierta.

La perseverancia es fundamental. Hay proyectos legendarios que esperaron años, a través de deserciones de actores, problemas de producción, reescrituras fallidas y rotación de estudios, solo para encontrar el equipo adecuado, el momento correcto y hacer clic al instante. Detrás de casi todos los “éxitos sorpresa”, que en realidad tardaron años en concretarse, hay un productor con un Plan A seguido de B, C, D, E, etc.

Escuche a todos, pero confíe en usted mismo. Una vez que haya aprendido todo lo que pueda sobre la industria (de mentores, actores, audiencias de prueba), descubra sus propios gustos y límites. No todos los proyectos se realizarán, y menos aún encontrarán una gran audiencia (no importa dejar una marca cultural). Pero ninguna película o programa que se destaque puede hacerlo sin la guía de un productor que proyecta una confianza desenfrenada. London esperó años a que Payne se liberara para hacer “Sideways”, lo cual era un riesgo, pero su instinto le indicaba que Payne era el director adecuado.

El éxito inicial de Oberman muestra todas estas cualidades, comenzando con su momento decisivo. En su último año en la USC, tenía un nervio pellizcado; al tratarla, un médico le rompió una vértebra. Incapaz de sentarse durante 10 horas al día, su plan de convertirse en asistente se descarriló. Pero podría haber sido lo mejor que le ha pasado hasta ahora.

“Fui a muchos festivales, hice reuniones generales con muchísima gente y les pedí consejos”, explica. “Tenía mucho tiempo en mis manos, que dediqué a investigar el negocio y consumir películas”. Y luego, decidió empezar a producir.

“¿La idea de que voy a conseguir actores famosos, millones de dólares y de repente ‘ser una productora’ a los 22? No creo que hubiera sido lo suficientemente valiente como para perseguirlo porque es un poco loco”.

Pero unos años y muchas películas después, no cambiaría su trabajo agonizante y estimulante por nada en el mundo.

Para leer más de la guía del The Times’ para trabajar en Hollywood.

To read this note in English click here


Anuncio