Anuncio
Share
California

Este teatro ha atraído a estrellas de cine y residentes de la Isla Catalina durante 90 años. Hoy, todo podría terminar

Avalon Casino
Una vista del Casino Catalina. A finales de este año, el Teatro Avalon, ubicado dentro del casino, dejará de exhibir películas de estreno para siempre, poniendo fin a una tradición de 90 años.
(Christina House / Los Angeles Times)

Las amigas de toda la vida Melinda Benson y Wendy Hernández lloraron mientras los créditos de cierre rodaban para “Frozen 2” en el Teatro Avalon en la Isla Catalina.

Pero sus lágrimas no tenían nada que ver con la película.

A su alrededor, los niños corrían por los pasillos del palacio de las películas de 1.184 asientos, construido en 1929 como parte del icónico Casino Catalina y el primer cine del mundo diseñado para el cine sonoro. Los adultos admiraban los épicos murales Art Deco en las paredes y estiraban el cuello para mirar las estrellas de hojas plateadas que brillaban desde el techo como el cielo exterior.

Las leyendas de la pantalla desde Charlie Chaplin hasta Louis B. Mayer y Marilyn Monroe utilizaron durante mucho tiempo el Avalon para estrenos y presentaciones. Para los veteranos de Catalina como Benson y Hernández, ambas de 48 años, fue más que un escenario para las estrellas, fue el escenario para las primeras citas y las graduaciones de la escuela preparatoria y salidas nocturnas con los niños.

Anuncio

“Era un lugar divertido y seguro para los adolescentes, en una isla donde no había casi nada que hacer”, dijo Hernández. “Reunes a tus amigas y van juntas, y tus padres no tenían que preocuparse”.

Benson agregó: “Por muy cursi que suene, el Avalon era una forma de ver e imaginar el mundo. Era tan grande, especial y mágico. Otros teatros no eran nada comparados con él”.

Y ahora, era hora de decir adiós.

A finales de este año, el Avalon dejará de exhibir películas de estreno para siempre, poniendo fin a una tradición de 90 años. La Catalina Island Co., su propietaria y operadora y principal propietaria de la ciudad, planea continuar con los recorridos diarios y ofrecer el teatro para eventos especiales como el Festival de Cine de Catalina y el Silent Film Benefit.

Anuncio

El director ejecutivo Randy Herrel dijo que no hay suficiente gente que asista a las nuevas películas para hacer que el Avalon sea financieramente viable. Señaló que se necesitan al menos 137 espectadores cada noche para cubrir gastos; la asistencia promedio este año, excluyendo los éxitos de taquilla como el remake de acción en vivo del “Rey León”, es de sólo 37 personas.

“No va a mejorar para nuestro cine (la economía)”, dijo. “¿Qué pequeño pueblo de 4.000 habitantes tiene un teatro de 1.000 asientos que aún esté abierto?”

La gota que colmó el vaso para Herrel fue un paseo a través del Avalon a principios de este año en uno de los carros de golf característicos de Catalina.

Titulares de Hoy
Las despensas, los bancos de alimentos y los restaurantes están tratando de hacer frente al desafío del hambre en Los Ángeles
El pago de horas extra para los bomberos ha aumentado en un 65% en la última década, una prueba más del número de víctimas de una cadena sin precedentes de incendios forestales en California.
Una iniciativa busca hacer feliz a niñas y niños que van a vivir las fiestas navideñas por primera vez en suelo estadounidense

“Había tantas antenas parabólicas atornilladas en los balcones”, dijo. “No tenemos apoyo de la ciudad para las películas actuales... Todos están lanzando críticas, pero nadie está proponiendo soluciones buenas, viables y sostenibles”.

Esa economía fría no se computa con muchos residentes.

“Es indefendible”, dijo Hernández, quien maneja un spa en la isla. “Una compañía tan grande no puede usar la excusa de la falta de dinero para cerrarlo”.

“No estoy convencida de que este cierre sea necesario”, agregó Benson. “La experiencia para nosotras es como un derecho de nacimiento”.

Ahora vive “en la ciudad”, como se refieren los residentes de Catalina al continente. Benson lanzó una petición Change.org hace tres semanas pidiéndole a Herrel que mantuviera las proyecciones nocturnas del Avalon. Actualmente cuenta con más de 11.500 firmas, lo que representa casi el triple de la población de Catalina durante todo el año.

Anuncio

Cuando tenía 5 años, el historiador local Chuck Liddell solía repartir volantes de teatro a los bañistas cuando el Avalon mostraba una película nueva cada noche. A sus 72 años, simpatiza un poco con la situación de Catalina Island Co., que debe proyectar la misma película durante dos semanas seguidas debido a los requisitos del estudio. Incluso teniendo en cuenta a los turistas, eso no parece una fórmula para atraer a los clientes habituales en una comunidad tan pequeña.

“Están atascados, no pueden hacer mucho”, dijo Liddell. “Creo que debemos poner nuestro dinero donde está nuestra boca, y dejar de quejarnos”.

Por otra parte, Liddell admite que “siempre he tenido dos estipulaciones: si perdiera alguna de ellas, por primera vez sentiría la necesidad de abandonar la isla. Y una era que me dijeran que no puedes ver una película en el Avalon”.

Es el último giro en la saga de un edificio cuyos arquitectos dijeron a la prensa en 1928 que el teatro y el casino que lo acompaña “será una contribución a la cultura y arquitectura occidentales, más que una empresa comercial”.

Construido con 2 millones de dólares por el magnate del chicle William Wrigley justo antes de la Gran Depresión, el Avalon es uno de los pocos teatros del Viejo Hollywood que quedan en el sur de California que se especializa en películas contemporáneas. Pero ha luchado por atraer a grandes multitudes desde el advenimiento de la televisión.

Tan recientemente como en la década de 1980, el Avalon sólo abría los fines de semana durante el invierno. Catalina perdió su brillo para el ambiente de Hollywood y los administradores del teatro permitieron que su grandeza se desvaneciera hasta que una restauración de $750.000 en 1994 dejó todos los asientos tapizados y los murales limpios de mugre.

En años recientes, Island Co. mejoró el sistema de sonido del teatro, cambió a un proyector digital, reemplazó la pantalla de cine e incluso comenzó a vender bebidas alcohólicas y pizza para aumentar la venta de entradas. Introdujeron más películas clásicas y actuaciones en el gran órgano del teatro cada viernes y sábado por la noche.

Pero la asistencia, que promedió entre 400 y 500 durante las noches de verano en 2002, continuó disminuyendo.

Anuncio

Herrel dijo que Catalina Island Co. está hablando con un grupo de promoción musical sobre hacer conciertos en el Avalon y un “conocido teatro de comedia” para llenar el espacio. Pero Ron Truppa, quien dirige el Festival de Cine de Catalina, argumenta que los señores del cine de hoy deberían ayudar a mantener el Avalon tal como está. Ha dirigido recorridos entre bastidores para todos, desde William H. Macy hasta Sharon Stone y Nicolas Cage, quien grabó un video declarando al Avalon “mi teatro favorito del mundo”.

“Cuando tenemos a estas celebridades que vienen por aquí y lo experimentan por primera vez, es como si se sintieran niños pequeños de nuevo”, dijo. “Los pone sentimentales. Jon Favreau era como un pequeño en una tienda de dulces cuando vio la sala de proyección. Pero como el teatro está en Avalon, queda fuera de la vista, fuera de la mente. Las proyecciones diarias son lo que lo mantuvo en pie y lo convirtió en un organismo vivo”.

El Avalon ciertamente zumbaba de emoción la noche en que Benson y Hernández asistieron. Tanta gente se presentó, 250, que “Frozen 2” empezó 15 minutos tarde. El público actuó como si fuera una noche más, mientras comían palomitas de maíz y Reese’s Pieces, acallaban a los bebés y se reían de las payasadas de Olaf, el muñeco de nieve.

Pero la melancolía apareció una vez que se encendieron las luces.

“Sería una pérdida horrible para nuestra comunidad”, dijo Rachel Hammer, de 35 años, de San Clemente. “Cerrar el teatro le va a quitar esta sensación a la próxima generación”.

“Cada residente aquí debería poder venir a un recorrido”, dijo Andrea Carstaphen, residente de Catalina de quinta generación, quien se reunió con las amigas de la infancia Benson y Hernández fuera del Avalon para preguntar cómo podría ayudar. “Es una parte tan importante de nuestros corazones”.

Ella entregó la petición de Change.org a Catalina Island Co. junto con testimonios de otros.

En el interior, las amigas de 13 años Alexa Moronez y Jocelyn Reyes se quedaron en el vestíbulo, rodeadas de paneles de nogal negro y toques de hojas de oro. Las preadolescentes rebotaron en los sofás clásicos.

“Esto siempre ha sido conocido para todos nosotros que crecimos aquí como un teatro donde podíamos ver películas juntos”, dijo Alexa. “Ahora, va a ser conocido sólo como un edificio”.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí

The interior of the Avalon Theater
El interior del Teatro Avalon. El palacio de las películas de 1.184 asientos, construido en 1929 como parte del icónico Casino Catalina, fue el primer cine del mundo diseñado para cine sonoro.
(Christina House / Los Angeles Times)


Anuncio