Anuncio
Share

China critica democracia de EEUU antes de la cumbre de Biden

China critica democracia de EEUU antes de la cumbre de Biden
Xu Lin, viceministro del Departamento de Publicidad del Comité Central del Partido Comunista de China, muestra una copia del reporte “Democracia que funciona”, elaborado por el gobierno, durante una conferencia de prensa en Beijing.
(ASSOCIATED PRESS)

El Partido Comunista de China reprendió a la democracia estadounidense con duras críticas a una cumbre global sobre democracia que presidirá Joe Biden la próxima semana, al tiempo que elogió las virtudes del sistema de gobierno de Beijing.

Funcionarios del Partido cuestionaron que un país polarizado y con una mala respuesta al COVID-19 pueda dar lecciones a otros, y señalaron que los esfuerzos para obligar a otras naciones a copiar el modelo democrático occidental están “condenados al fracaso”.

La dura retórica refleja el creciente choque de valores que se ha revelado con el ascenso de China como potencia mundial.

Anuncio

La cuestión es si Estados Unidos y otras democracias de primera línea pueden coexistir pacíficamente con el poderoso estado autoritario cuyas acciones están en las antípodas del modelo occidental que salió victorioso tras la Guerra Fría.

Según Tian Peiyan, subdirector de la Oficina de Investigación Política de la formación, la pandemia del coronavirus expuso los defectos del sistema estadounidense. Culpó del alto número de fallecidos por el COVID-19 en el país a las disputas políticas y a la división del gobierno, desde su máximo nivel hasta el más bajo.

“Una democracia así no trae felicidad sino desastres a los votantes”, afirmó durante una conferencia de prensa donde se dio a conocer un reporte gubernamental sobre lo que el Partido Comunista describe como su forma de democracia, que está bajo su férreo control.

Ni China ni Rusia están entre los 110 gobiernos invitados a la “Cumbre por la Democracia” de Biden, una reunión virtual de dos días que comenzará el próximo jueves y abordará el fortalecimiento de la democracia, su defensa frente al autoritarismo, la corrupción y los derechos humanos.

La participación de Taiwán, una democracia autónoma que, según China, debería estar bajo su mandato, enojó más aún a Beijing.

La relación entre Washington y Beijing siguen siendo tensas a pesar de la cumbre virtual entre Biden y el presidente chino, Xi Jinping, el mes pasado.

El presidente estadounidense ha señalado repetidamente las diferencias con China en su amplio llamado a que Estados Unidos y sus aliados demuestren que las democracias pueden ofrecer a la humanidad un mejor camino hacia el progreso que las autocracias.

El Partido Comunista gobierna China sin oposición desde 1949. Asegura que las distintas opiniones se reflejan en los órganos consultivos y en los comités electos locales y de residentes, pero silencia la mayoría de las críticas públicas con censura y, en algunas ocasiones, detenciones.

De acuerdo con el partido, es necesario tener un liderazgo central fuerte para mantener la estabilidad en un país enorme que ha estado marcado por las divisiones y las guerras durante siglos.

“En un país tan grande, con 56 grupos étnicos y más de 1.400 millones de personas, si no hay liderazgo del partido (...) y defendemos la llamada democracia occidental, sería más fácil complicar las cosas y la democracia funcionaría al revés”, dijo Tian.

China ha sido acusada de encarcelaciones masivas, torturas y otras violaciones de los derechos humanos en su control sobre las comunidades étnicas de las remotas regiones occidentales de Tibet y Xinjiang. El partido rechaza las acusaciones y dice que está erradicando movimientos extremistas y separatistas.


Anuncio