Anuncio
Share
Internacional

La prohibición de Trump a Huawei -y el riesgo de represalias- amenaza la industria tecnológica mundial

Un ingeniero de Huawei

Un ingeniero de Huawei exhibe partes de equipos en el área de investigación y desarrollo del campus Bantian en Shenzhen, China. (Kevin Frayer / Getty Images)

La tecnología que ha cambiado al mundo en los últimos 40 años se ha alimentado de las cadenas de suministro que cruzan el Pacífico. Pero ese sistema corre el riesgo de deshacerse después de la decisión de la Administración Trump de poner en una lista negra a Huawei, la mayor empresa de telecomunicaciones y fabricante de teléfonos inteligentes de China, para hacer negocios en EE.UU o con proveedores de este país.

Las consecuencias pronto podrían ser sentidas por compañías y consumidores en ambos lados de la guerra comercial.

Según los informes, los fabricantes de chips y memorias como Intel, Qualcomm, Broadcom, Western Digital y Micron han cortado sus vínculos, y Google anunció que dejaría de otorgar licencias de su crucial sistema operativo de teléfono inteligente Android a la compañía china.

Según los informes, la Administración Trump está considerando prohibiciones adicionales en cinco de las principales firmas de tecnología de vigilancia de China, incluidas Megvii y Hikvision, las tensiones sólo aumentan.

Anuncio

Si China decide tomar represalias al restringir que las empresas chinas atiendan a clientes estadounidenses o compren a proveedores estadounidenses, entonces la compleja cadena de suministro construida durante décadas podría romperse bajo la presión, lo que obligaría a las compañías a buscar alternativas.

Sin duda, tal división sacudiría los mercados globales, aunque las consecuencias serían más graves para algunas empresas que para otras, dependiendo de su posición en la cadena de suministro.

“En el centro, atrapados en el fuego cruzado de la batalla de EE.UU y China, estarán los semiconductores [fabricantes] y Apple”, dijo Dan Ives, analista de tecnología de Wedbush Securities. “Apple es el más afectado en las guerras comerciales ya que empresas de semiconductores como Micron, Skyworks, Intel, Nvidia y Qualcomm parecerían ser las más perjudicadas”.

 

Anuncio

La contracción del componente

Las empresas que ensamblan y producen componentes para la electrónica de consumo, como Huawei, Foxconn, Qualcomm, ZTE y Broadcom, son las que más pierden si los envíos de las partes vitales necesarias para ensamblar los productos se reducen o se encarecen  por las tarifas.

Los fabricantes de chips en EE.UU han proporcionado una opción temprana a la interrupción causada por la prohibición de suministrar a Huawei, una empresa a la que el gobierno de Trump acusa de espiar para el gobierno chino. De los $70 mil millones que Huawei gastó en componentes en 2018, $11 mil millones se destinaron a empresas estadounidenses.

Los datos de Bloomberg Supply Chain muestran que el fabricante de chips pequeños NeoPhotonics es el que está en mayor riesgo, con el 49% de sus ingresos provenientes de Huawei. Pero algunas de las casas de chips más grandes también están significativamente expuestas. En 2018, las ventas de Huawei representaron el 13% de los $30 mil millones de Micron y el 5% de los ingresos de Broadcom de $20 mil millones.

Los precios de las acciones para esos fabricantes de chips experimentaron caídas desde la decisión de la Administración Trump el pasado viernes.

 

Corte al núcleo de Apple

Las marcas minoristas de hardware, como Apple, perderían ventas si se congelan en el país más grande del mundo, pero el mayor riesgo es la fabricación.

Anuncio

Encontrar fabricantes viables para dispositivos de consumo fuera de las firmas chinas en las que confían esas empresas podría llevar años. Pero al menos tendrían la opción de pasar los costos crecientes a los clientes para que mantengan sus ganancias cuando cambian la forma de sus cadenas de suministro.

Pero si el gobierno chino da el paso de incluir a Apple en la lista negra, que tiene la mayor participación en el mercado de teléfonos inteligentes del país de cualquier compañía no china, supondría un serio golpe para el negocio de la compañía.

A principios de este año, el presidente ejecutivo, Tim Cook, atribuyó las decepcionantes cifras de ganancias de Apple a una economía china más débil, a la que había buscado crecimiento fuera del saturado mercado estadounidense. La pérdida total del acceso al mercado chino reduciría los ingresos generales de Apple en un 20%.

Pero eso es asumiendo que Apple todavía tiene teléfonos inteligentes para vender después de haber sido prohibido en China. Los componentes para los dispositivos de la compañía provienen de todo el mundo: giroscopios de Francia, memoria de Japón y Taiwán, Gorilla Glass para las pantallas táctiles de Kentucky. Pero la gran mayoría se ensamblan en el complejo de fábrica de Foxconn en Shenzhen, China.

Las acciones de Apple cayeron 13% este mes en respuesta a las crecientes tensiones comerciales. Pero con $245 mil millones en efectivo disponibles a partir de enero, equivalente a un año completo de ingresos, la empresa de Cupertino, California, tiene los recursos para sobrevivir la mayoría de las crisis, y se ha informado que Foxconn está considerando abrir una instalación de iPhone en Vietnam para eludir una guerra comercial.

 

Un aterrizaje suave para el software

Los fabricantes de software para teléfonos inteligentes como Google pueden perder una parte de sus ingresos si los fabricantes de teléfonos chinos como Huawei no pueden licenciar sus sistemas operativos y aplicaciones. Pero las compañías de software de Silicon Valley pueden estar menos expuestas a los riesgos de un posible desacoplamiento, ya que muchas aplicaciones y sitios web estadounidenses han sido prohibidos en China durante años.

Anuncio

La decisión de Google de sacar a Android de los nuevos dispositivos de Huawei, una medida que se retrasó 90 días después de la decisión del Departamento de Comercio de EE.UU de emitir una suspensión temporal, no representa un gran sacrificio financiero para la empresa.

El negocio principal de Google es la publicidad, con sus productos de búsqueda, correo electrónico, contenido, inteligencia artificial y sistema operativo que se basan en la misión básica de acumular datos de los usuarios y utilizarlos para vender anuncios más efectivos a las empresas. Así que durante años, Google ha ofrecido su sistema operativo Android a fabricantes de teléfonos inteligentes como Huawei de forma gratuita.

En algunos mercados, Google se beneficia al ganar dinero vendiendo anuncios a los usuarios de esos teléfonos, recolectando datos a través de sus navegadores y tecnología de búsqueda, y vendiendo aplicaciones a través de su tienda Google Play.

En China continental, los dispositivos Huawei que ejecutan Android bloquean la búsqueda de Google y la Play Store debido a que la política de Beijing restringe el acceso abierto a Internet. Los dispositivos de Huawei han estado abriéndose camino en el mercado europeo, donde están disponibles Google search y Play, pero los ingresos europeos para Google Play son minúsculos en comparación con los mercados de EE.UU, Japón y Corea del Sur.

“Alrededor del 70% de los ingresos de Google Play provienen de mercados donde Huawei tiene una participación de mercado total de menos del 4%", dijo Randy Nelson, jefe de información sobre dispositivos móviles de la firma de investigación Sensor Tower. “Siento que eso pone el potencial impacto de los ingresos de Google Play de perder su licencia de Android en perspectiva”.

 

‘Nos hemos preparado’

Huawei, el segundo mayor fabricante de teléfonos inteligentes después de Samsung, depende de los componentes de EE.UU y del software de Android para sus dispositivos.

Es probable que la pérdida de proveedores estadounidenses interrumpa masivamente el negocio de la compañía y obstaculice cualquier plan para expandirse más allá de China. Pero el director ejecutivo de la compañía, Ren Zhengfei, está minimizando el riesgo, diciendo que la compañía estaba preparada para las sanciones de EE.UU, después de haber acumulado componentes para resistir varios meses de interrupción del suministro.

“Siempre necesitamos conjuntos de chips desarrollados por Estados Unidos, y no podemos excluir los productos estadounidenses teniendo una mente estrecha”, dijo Zhengfei en una entrevista televisada a los medios chinos.

Pero agregó que Huawei está trabajando para desarrollar sus propios chips y software para reducir su dependencia de los productos estadounidenses.

“Incluso si hay un suministro insuficiente por parte de nuestros socios, no enfrentaremos problemas”, dijo.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio