Anuncio
Share
México

¿Quiere entrevistar a sicarios de cárteles o a traficantes de personas? Estos expertos pueden arreglar el asunto

Tijuana fixers
El fixer (intermediario) de Tijuana, Margarito Martínez, un fotógrafo que ayuda a fotoperiodistas y reporteros visitantes a navegar por las complejidades de Tijuana. Fue fotografiado en Tijuana el jueves 3 de octubre de 2019.
(John Gibbins/The San Diego Union-Tribune)

Ayudan a periodistas extranjeros a traducir entrevistas, contactar fuentes, explorar lugares y...

Margarito Martínez pasó 10 noches durmiendo dentro de su camioneta blanca estacionada afuera de un refugio improvisado en Tijuana el año pasado cuando una caravana de migrantes centroamericanos llegó a la frontera México-Estados Unidos.

Dentro del refugio, miles de hombres, mujeres y niños estaban hacinados en un parque. Cuando llegaron las lluvias de invierno, muchos durmieron en el lodo y las enfermedades se extendieron por todo el albergue.

Martínez estaba trabajando. Había sido contratado por periodistas franceses para ser sus ojos y oídos en Tijuana.

“Tenía que estar al tanto de todo lo que pasaba en el refugio”, dijo, “Si sucedía algo grande, llamaba a los periodistas y venían enseguida”.

Anuncio

Martínez, que trabaja como fotógrafo de noticias freelance para múltiples publicaciones en Tijuana, no fue el único reportero local contratado por periodistas extranjeros que descendieron hacia Tijuana cuando llegó la caravana de migrantes.

A pesar de las estrictas leyes de armas de fuego, México se encuentra en el umbral de una carrera armamentista.

Cada vez que la prensa extranjera se acerca a cubrir una gran noticia internacional -ya sea un desastre natural en el sudeste asiático, una guerra civil en África o una crisis humanitaria en la frontera entre Estados Unidos y México- depende de guías locales para mostrarles la ciudad, organizar entrevistas, explorar lugares, servir como traductores y, a veces, incluso negociar los términos de las entrevistas con los jefes de los cárteles locales.

A estos guías locales se les llama “fixers”. Cada vez que la BBC, CNN, New York Times, o casi cualquier organización de noticias grande viene a Tijuana, ellos llaman a los agentes locales.

“Básicamente, están buscando a alguien con buenos contactos que entienda las reglas no escritas de la ciudad, como a qué barrios es seguro ir, cómo hablar con narcotraficantes o contrabandistas de personas, ese tipo de cosas”, dijo Jorge Nieto, un periodista independiente con sede en Tijuana que también trabaja como fixer.

Anuncio

Los nombres de los hombres y mujeres que hacen este trabajo entre bastidores no aparecen a menudo en los artículos de autor ni en los créditos, pero sin su trabajo muchos de los artículos de noticias premiados, segmentos de televisión apasionantes y fotografías icónicas de la caravana de migrantes no habrían visto la luz del día.

En Tijuana, ese trabajo puede ser particularmente espantoso.

Martínez todavía recuerda la primera vez que fotografió un cadáver.

Bajo un acuerdo con MGM Resorts International, los $800 millones no serán divididos equitativamente entre las familias de los muertos y heridos en el tiroteo masivo de 2017.

Tenía 30 años en ese momento y volvía a su domicilio de una casa de empeño con su madre en la Zona Norte de la ciudad cuando escucharon un aluvión de disparos.

Su madre, quien dirigía una revista política llamada La Lucha de las Féminas, se bajó del auto y corrió en medio de la calle, aún con sus tacones altos, hacia la acción.

“Una madre normal dice, ‘hijo, agáchate’”, dijo Martínez. “Pero tengo una madre periodista. Me dijo que agarrara mi cámara y me llevó al tiroteo”.

Martínez vendió sus fotos a publicaciones locales y ha estado cubriendo el crimen y el caos de Tijuana desde entonces. Conduce por la ciudad en su furgoneta escuchando un escáner de la policía, con una taza de café de los Raiders en el panel de mandos y un chaleco antibalas en el asiento del pasajero.

Su reputación como fotógrafo de crímenes se difundió y se convirtió en el mediador ideal para cualquier periodista extranjero que quisiera cubrir la escalada de violencia en Tijuana.

Anuncio

Tijuana fixers
El fotógrafo Jorge Nieto ayuda a fotoperiodistas, reporteros y cineastas visitantes a navegar por las complejidades de Tijuana. Fue fotografiado en Tijuana el jueves 3 de octubre de 2019.
(John Gibbins/The San Diego Union-Tribune)

Históricamente, los periodistas extranjeros van a Tijuana casi exclusivamente para informar sobre el crimen, las drogas, la frontera y la inmigración.

Eso es porque, durante décadas, Tijuana ha sido el punto de partida de todas esas historias.

Desde que se construyó el primer muro fronterizo en la década de 1990, hasta cuando la guerra de México contra los cárteles trajo niveles de violencia sin precedentes a la ciudad después de 2006, o durante las deportaciones masivas del presidente Barack Obama, Tijuana ha sido el lugar donde ocurren las noticias.

Más recientemente, los prototipos del muro fronterizo del presidente Donald Trump fueron erigidos en San Diego, y la caravana de migrantes a la que el presidente se refirió como una invasión aterrizó en Tijuana.

Cada gran acontecimiento atrae a hordas de periodistas extranjeros a la ciudad. Y las hordas necesitan guías locales que les enseñen los alrededores.

Cuando la caravana llegó, también trajo reporteros de China, Australia, Japón, Francia, Alemania, Italia, Sudáfrica y de todo Estados Unidos. Esos reporteros venían de organizaciones de noticias que pagan a los arreglistas entre $300 y $450 por día. Eso es más de lo que ganan los periodistas locales en México en una semana.

Anuncio

Se necesita un conjunto de habilidades especiales para ser un buen organizador. No se conduce simplemente a la gente por la ciudad, dijo Arturo Pichardo, quien casualmente también dirige una empresa de ecoturismo en Baja California.

“Llevar a los turistas a una bodega no es lo mismo que meter a los periodistas en un refugio para migrantes”, dijo Pichardo, quien pasó varias semanas con fotógrafos de Reuters que terminaron ganando el Premio Pulitzer por su cobertura de la caravana de migrantes.

Los fixers son guías. Pero además de mostrar a otros periodistas su ciudad, los fixers también tienen que ser instructores culturales para reporteros que nunca han trabajado en América Latina.

“Tengo que traducir”, dijo Nieto. “No sólo español e inglés, sino que tengo que interpretar culturalmente cómo se va a hacer el trabajo”.

Por ejemplo, dijo Nieto, los reporteros que nunca han trabajado en México tal vez no entiendan que cuando una fuente dice: “Te veré en 15 minutos”, realmente quieren decir: “nos veremos eventualmente”.

A veces los organizadores tienen que ceder los lugares secretos a otros periodistas.

“Me siento mal por revelar mi secreto, especialmente cuando son ellos los que van a tener una gran foto publicada en el New York Times”, dijo el arreglador Jim Platel. “Pero yo hago de tripas corazón y digo, ‘bueno, es lo mejor’”.

Además, se les pide a los fixers que sean editores, que gestionen las expectativas de los periodistas extranjeros que creen que podrán obtener una entrevista personal con el jefe de un cártel con unos días de antelación.

“Sus peticiones son como una lista de deseos para Santa Claus”, dijo Gaby Martínez, otra intermediaria y periodista de Tijuana.

Ella recuerda específicamente haber recibido una solicitud para concertar una entrevista a puerta cerrada con el lavador de dinero de un cártel, en una semana.

Una parte de ella se rió, pero la otra parte se sintió un poco herida. Casi como si algunos periodistas extranjeros no la vieran como una colega, sino como alguien que lleva sus maletas. Piden entrevistas que ponen a los fixers en grandes riesgos, pero cuando la historia termina pueden irse de México mientras que el fixer tiene que quedarse y asumir una posible reacción violenta.

Nieto vivió una situación similar con un periodista europeo que le pidió que montara un rodaje dentro de un túnel de drogas activo.

Nieto se ofreció a mostrarles un túnel que ya había sido descubierto y a entrevistar a un miembro del cártel que había trabajado en él. Pero los periodistas querían estar en un túnel cuando las drogas se movían a través de él.

“En un momento dado, me preguntó si las personas con las que íbamos a hacer esto son dignas de confianza”, recuerda Nieto. “Bueno, le dije que son criminales. ¿Cuánto puedes confiar en un criminal? Vamos a entrar en un túnel y pueden cerrarlo en cualquier momento”.

Si los hubieran secuestrado, el periodista francés podría haber llamado a su embajada y hubiera sido un escándalo internacional. Pero Nieto es mexicano, vive a lo largo de la frontera y por lo tanto habría asumido un mayor riesgo.

Tijuana fixers
Arturo Pichardo, fixer de Tijuana, ayuda a todos, desde periodistas hasta turistas, a navegar por las complejidades de Tijuana. Fue fotografiado en Tijuana el jueves 3 de octubre de 2019.
(John Gibbins/The San Diego Union-Tribune)

Cuando los periodistas extranjeros se van, los organizadores se quedan y esperan que la próxima gran noticia internacional llegue a Tijuana.

Mientras tanto, los fixers vuelven a sus trabajos diarios. Nieto y Martínez trabajan como periodistas independientes y afinan sus habilidades asistiendo a diferentes talleres de periodismo.

Pichardo regresa a su negocio de turismo y muestra a la gente el lado bueno de San Diego - Tijuana: algo en lo que desearía que más periodistas estuvieran interesados.

“Es importante que los periodistas vean lo hermosa que es Tijuana”, dijo. “Sí, puedes hablar de violencia. Pero también se puede hablar de arte, historia, cultura, deportes, gastronomía, muchas cosas”.

Martínez simplemente vuelve a hacer lo que mejor sabe hacer. Maneja por el vecindario más peligroso de Tijuana en su camioneta, escucha el escáner de la policía y espera que algo suceda.

En inglés.


Anuncio