Anuncio
Share

Opinión: Por qué todos necesitamos un día de muertos

Nayeli Hacinto gently helps her grandfather, Antonio Alvarado Casas, 87, stand as he contemplates their family Day of the Dead altar in his home in Metepec, Mexico.
Nayeli Hacinto ayuda gentilmente a su abuelo, Antonio Alvarado Casas, de 87 años, a ponerse de pie mientras contempla el altar familiar del Día de los Muertos en su casa en Metepec, México.
(Meghan Dhaliwal / For The Times)

Construir una ofrenda es una manera de honrar a los muertos - y de contemplar lo que nos espera a todos?

Todo lo que sé sobre el Día de los Muertos lo aprendí mientras vivía en México.

En Oaxaca y Michoacán, dos estados con tradiciones de Muertos profundamente arraigadas, vi cómo la gente adornaba sus altares con adiciones precisas de acuerdo con las fantasías de la persona difunta que era honrada: un plato de mole; un tequila reposado específico, servido solo; cierta marca de esos diminutos cigarrillos sin filtro que todavía se venden en el sur de México. Todo tenía un significado y un lugar en el orden espiritual del altar mismo.

En el ajetreo interminable de la Ciudad de México, en los días más oscuros de la recesión mundial posterior a 2008, los vecinos de mi edificio de apartamentos en el centro se reunían en torno a las ofrendas de los demás y compartían chocolate caliente y pan de muerto. A veces nos divertíamos en los cementerios del barrio, bebíamos y festejábamos, ya que el Día de los Muertos, en su iteración tradicional, también puede alentar el buen humor.

Comencé a construir mis propias ofrendas, primero para familiares y antepasados, luego para amigos y finalmente para personas a las que admiraba mucho, como la escritora de California Michele Serros o David Bowie. El Día de los Muertos siempre lo sentí como una costumbre acogedora, en la que cualquiera puede participar. Después de todo, ¿quién no quiere una razón para centrar sus pensamientos en un ser querido? ¿Quién no necesita un día para contemplar lo que nos espera a todos?

Anuncio

Desde que regresé a Estados Unidos, he visto cómo el Día de los Muertos se ha convertido en un fenómeno cultural de buena fe. Las ferias callejeras del Día de los Muertos se han convertido en elementos cívicos de costa a costa. Las guarderías y las escuelas primarias tienen artesanías, y los niños hacen calaveras de papel y mini-altares. Conciertos, recaudaciones de fondos, festivales y eventos gastronómicos acompañan la alegría de los Muertos. Innumerables entusiastas se ponen maquillaje de calavera.

Su incursión en el entretenimiento popular también es sorprendente. No busque más allá de la exitosa película de Pixar “Coco”, una historia construida enteramente en torno a los motivos del Día de los Muertos; o la secuencia de apertura de la película 007 “Spectre”, en la que un lujoso “desfile” del Día de los Muertos (en sí mismo una ficción de Hollywood) se convirtiera en una tarjeta de presentación para que el gobierno local lo recreara cada año. Ahora, en todas partes, la mercancía de esta celebración ahoga el mercado de consumo. Tenemos disfraces de Halloween inspirados en el Día de los Muertos, zapatillas de deporte, cortinas de baño, sandalias, donas, y este año una muñeca Barbie, que se agotó rápidamente.

Sin embargo, la raíz de todo es un ritual genuino. En los hogares donde se sigue la práctica original, los preparativos comienzan mucho antes de los días de celebración del 1 y 2 de noviembre. Con la caída de la noche del 1 de noviembre, se abre un puente para permitir una breve unificación de los vivos y los muertos. Es la noche de visitas al inframundo para los residentes de Mictlán.

La fiesta tiene raíces que datan de 3.000 años, dijo la artista y académica Martha Ramírez-Oropeza, quien imparte un curso muy solicitado sobre el Día de los Muertos en el programa de estudios chicanos en la UCLA. “Puedes sentirlo como una capa más profunda, que va desde los tiempos prehispánicos hasta los tiempos contemporáneos, porque cuando ves una ofrenda, ves partes de la historia de México”.

Esta semana, Ramírez-Oropeza construyó ofrendas con estudiantes y participantes en el antiguo centro de artes de Venice SPARC y en el campus de UCLA. Muchos de sus estudiantes no tienen antecedentes latinos, una señal de que una costumbre centrada en honrar a los antepasados de uno resuena con todos nosotros.

Si así lo desea, usted también puede participar, haciendo una ofrenda modesta en casa. Es bastante fácil, despojado de sus reglas básicas. (Además, es útil para los cínicos que buscan compensar la energía con un disfraz de “Sexy Catrina”).

Primero, una ofrenda debe tener al menos dos niveles, y algunas de las ofrendas deben venir en conjuntos de dos: dos floreros, dos velas, dos calaveras de azúcar, etc.

Las fotos y recuerdos a los muertos deben estar en el nivel superior. A continuación, vaya a las ofrendas de comida: un pedazo de pan de muerto, una muestra de la comida favorita de la persona muerta, un cigarrillo o tequila o agua favorita (para calmar la sed del espíritu después del largo viaje desde la tierra de los muertos).

Para las flores, si no puede encontrar esas brillantes maravillas de cempasúchil, cualquier flor será suficiente en caso de necesidad. Use pétalos para crear un camino hacia el altar. Queme resina de Copal o un poco de salvia como invocación.

Y eso es. Quédese despierto más allá de la medianoche, reflexione, envíe pensamientos a los que nos dejaron.

He descubierto, a lo largo de los años desde que adopté la práctica, que construir una ofrenda para un alma muerta es una experiencia relajante. El ritual encarna la dualidad esencial de la cosmogonía mesoamericana: no hay vida sin los muertos, ni muerte sin los vivos. En casi cualquier interpretación, el Día de los Muertos plantea una verdad universal: los muertos nos necesitan tanto como los necesitamos.

Daniel Hernández es un ex periodista de Los Angeles Times, LA Weekly, Vice News y New York Times. Es autor del libro de no ficción “Down & Delirious in Mexico City”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio