Anuncio
Share

Opinión: No sabemos lo suficiente sobre los latinos y el Alzheimer, y eso es un grave problema

Alzheimer's illustration
(Getty Images)

Los latinos tienen un alto riesgo de padecer trastornos relacionados con la demencia, pero todavía sabemos muy poco sobre el envejecimiento del cerebro en esta población tan diversa

El tsunami del Alzheimer se acerca hacia nosotros, y está impulsado por la demografía de los baby boomers: los mayores de ellos cumplieron 75 años en 2019.

Hoy en día, hay casi seis millones de estadounidenses con la enfermedad, según la Asociación de Alzheimer, y se espera que el número se triplique para 2050. El aumento significativo en la cifra de personas diagnosticadas será una inminente crisis de salud pública a medida que la sociedad se enfrenta a una disminución en la calidad de vida, los costos potencialmente extraordinarios del cuidado y las demandas económicas hechas a las generaciones más jóvenes.

Es probable que los latinos sean los más afectados por esta crisis, tanto en el rol de pacientes como de familias y comunidades que deberán cuidar a aquellos con la enfermedad.

Anuncio

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) proyectan que los latinos, el grupo étnico más grande de EE.UU, experimentarán el mayor incremento en la enfermedad de Alzheimer y las demencias relacionadas. Este es un grupo de alto riesgo para estos trastornos.

Los latinos comprenden casi el 40% de los residentes de California en la actualidad. Para 2060, representarán más de una cuarta parte de toda la población del país.

Mis colegas y yo estudiamos a más de 6.300 latinos en EE.UU y descubrimos que casi el 10% de los de mediana edad y mayores -entre 50 y 86 años- cumplían con los criterios de diagnóstico para el deterioro cognitivo leve, que se considera una etapa de transición entre el envejecimiento cognitivo saludable y la enfermedad de Alzheimer.

Sabemos que la diabetes, la presión arterial alta y la obesidad pueden contribuir al riesgo de Alzheimer en todas las poblaciones. Esto se exacerba para los latinos, que tienen una de las prevalencias más altas de diabetes y carecen de acceso a la atención médica y recursos para prevenir y controlar los factores que contribuyen a la probabilidad de Alzheimer.

Algunas personas siempre parecen saber dónde están. Para el resto de nosotros que debemos navegar por el mundo, aquí hay técnicas que le ayudarán a encontrar su camino

Y a pesar de enfrentar mayores desventajas económicas y sociales, la esperanza de vida promedio de los latinos es superior a la de los blancos en poco más de tres años, lo cual hace más probable que los latinos desarrollen enfermedades relacionadas con la demencia.

La genética también juega un papel importante en la comprensión de esta enfermedad. Sin embargo, todavía sabemos muy poco acerca de cómo se desencadena en blancos y afroamericanos, y aún menos para los latinos.

Este grupo representa sólo el 1% de todos los datos genómicos disponibles en el mundo. Eso es menos que cualquier otro grupo importante de ascendencia genética.

Para agravar el problema, la imagen genética existente de la enfermedad de Alzheimer para los latinos ha sido difusa y distorsionada por los científicos que informan los hallazgos genéticos de un grupo hispano, y luego generalizan sus resultados a todos los latinos.

En California, los latinos son en su mayoría de herencia mexicana. De hecho, California era parte de México. Y antes de eso, los pueblos indígenas vivieron y desarrollaron civilizaciones en las Américas durante más de 20,000 años. Por lo tanto, la ascendencia de los latinos en California -es decir los californios- proviene de tres continentes: amerindios y europeos, y en menor medida africanos.

Tus riñones no necesitan “reiniciarse”, y tu cuerpo realmente, realmente necesita agua. Por favor, bebe un poco de agua.

Muchos de estos californios, mexicanos y centroamericanos están más relacionados con los indígenas americanos que con los españoles y otros europeos. En nuestra investigación, ahora vemos la presencia de estos ancestros genéticos en esta población.

Sin embargo, sabemos muy poco sobre la salud del cerebro y el envejecimiento cerebral de los latinos, y de los californios en particular. Estas lagunas en el conocimiento harán que sea más difícil abordar el impacto de la enfermedad de Alzheimer. Junto con el incremento de las tasas de trastornos cardiometabólicos, como la diabetes, el envejecimiento de una gran población latina en desventaja socioeconómica podría crear un desafío importante para California en los próximos años.

Desde 2015, con mis colegas hemos realizado un gran estudio en varios sitios sobre el envejecimiento cognitivo y los trastornos, en diversas poblaciones latinas de todo el país. Nuestro objetivo es aportar biomarcadores avanzados, datos genéticos y otras herramientas nuevas para comprender, prevenir y, en última instancia, curar la enfermedad de Alzheimer entre los californios y los latinos de todo el país.

Ya hemos comenzado a llenar las principales lagunas científicas en nuestra comprensión de los riesgos genéticos. Por ejemplo, descubrimos que la prevalencia del deterioro cognitivo leve no variaba entre los grupos latinos como se había descrito previamente en los estudios médicos.

Los impuestos no se jubilan cuando lo haces tú, especialmente si te retiras de la fuerza de trabajo antes de la edad 59 ½

Descubrimos que el factor de riesgo cardiometabólico, incluida la diabetes, aumentaba la prevalencia de este tipo de discapacidad. Y también que el gen APOE4, que incrementa el riesgo del Alzheimer, varía ampliamente según el grupo latino de que se trate.

Necesitamos más inversión en investigación médica enfocada en los latinos y californios. Esto se aplica no sólo al Alzheimer, sino también a la diabetes, el cáncer, las enfermedades cardíacas y otras. De hecho, dado que los hispanos forman la minoría étnica/racial más grande en EE.UU y la pluralidad de californianos, más investigación sobre esta población debería ser una prioridad de la salud pública.

Algo igualmente importante es que más latinos necesitan dar un paso al frente y ofrecerse como voluntarios para participar en la investigación. Quizá la generación actual no se beneficie de inmediato, pero el trabajo realizado favorecerá a nuestros niños y a las generaciones futuras.

Héctor M. González es profesor asociado de neurociencias en UC San Diego.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio