Anuncio
Share
Política

Trump enfrenta una tormenta de su propia creación

Trump
El escándalo por la llamada telefónica del presidente Trump con el primer mandatario de Ucrania estalló mientras asistía a la 74a Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York.
(Evan Vucci / Associated Press)

El presidente Trump estaba pasando página en la investigación de Rusia cuando inmediatamente se vio envuelto en un escándalo completamente nuevo.

El presidente Trump debería haberse sentido alegre el 25 de julio, el día después de que el ex fiscal especial Robert S. Mueller III testificara ante el Congreso en una sesión de una audiencia sobre la investigación rusa que no logró movilizar a los demócratas de la Cámara de Representantes.

Pero cuando Trump levantó el teléfono a las 9:03 a.m. en la residencia de la Casa Blanca para conversar durante 30 minutos con el recién elegido presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, sus enemigos políticos todavía estaban en su mente.

Los intentos de Trump de persuadir a Zelensky para que ayudara a investigar a un posible oponente demócrata en su carrera de 2020, así como una parte de la campaña de 2016, transformaron la conversación en una evidencia crucial para el cuarto proceso de juicio político en la historia de la nación.

El último escándalo se ha desarrollado con notable velocidad incluso en el ciclo de noticias hipersónicas de Washington y refleja la fijación de Trump en sus quejas personales, aparentemente a cualquier costo.

Anuncio

Sólo ha pasado una semana desde que surgieron los primeros informes de que un oficial de inteligencia había presentado una denuncia de irregularidades relacionada con la llamada de Trump a Zelensky. Desde entonces, cada intento de Trump de salir de las arenas movedizas políticas lo ha llevado a un peligro más profundo.

Mientras Nancy Pelosi pide oficialmente una investigación de juicio político al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, varios activistas y políticos expertos sostienen que esta acción era inminente al mismo tiempo que aplauden el paso.

Según una transcripción aproximada de la llamada emitida por la Casa Blanca, cuando Zelensky solicitó comprar misiles antitanque de fabricación estadounidense para ayudar a combatir a los separatistas respaldados por Rusia en el este de Ucrania, Trump cambió de tema instantáneamente y pidió “un favor”.

Primero solicitó una investigación sobre una empresa de seguridad cibernética que trabajó con los demócratas durante la investigación sobre Rusia, y luego, en repetidas ocasiones, pidió ayuda para desenterrar al ex vicepresidente Joe Biden, un posible oponente demócrata el próximo año.

Anuncio

Eso es, según los demócratas, un abuso de poder: usar la política exterior para beneficio personal y solicitar que el líder de otro país interfiera en una elección estadounidense.

Hasta ahora, Trump está luchando con el mismo tipo de jugadas que usa cada vez que se le acusa de fallas legales o éticas.

Los ciudadanos de casi todos los demás países desarrollados viven más tiempo que nosotros y pagan menos por la atención sanitaria. Eso solo dice que podríamos estar haciéndolo mucho mejor.

“Es la mayor cacería de brujas en la historia de Estados Unidos, probablemente en la historia, pero en la historia de Estados Unidos”, dijo el miércoles en Nueva York, donde asistió a la Asamblea General de la ONU. “Es una cosa vergonzosa”.

Trump insistió en que todo lo que le dijo a Zelensky era completamente correcto.

“La forma en que la han interpretado, esa llamada, iba a ser la llamada del infierno”, dijo. “Resultó ser una llamada a la nada, aparte de que mucha gente dijo: ’Nunca supe que podía ser tan amable’”.

Continuó su defensa en una conferencia de prensa la tarde del miércoles, donde calificó la controversia como un “engaño” y les dijo a los reporteros “malgastan su tiempo en tonterías”.

Pero parecía desanimado, sólo respondía un puñado de preguntas, y no representaba el tipo de extravagancia mediática que él disfrutaba en el pasado.
Trump se ha visto cada vez más acorralado, y sus habilidades bien perfeccionadas para la evasión y la ofuscación pueden no ser un rival para el escándalo en expansión que involucra a Ucrania.

Anuncio

Se estima que 1 de cada 16 mujeres en los EE.UU. dijo que fueron forzadas o coaccionadas a tener relaciones sexuales por primera vez. Eso equivale a 3,3 millones de mujeres de 18 y 44 años.

Su presidencia siempre ha estado dominada por sus quejas: las "élites” que subestimaron su candidatura, los fiscales que investigaron a la Organización Trump, los inmigrantes que sus partidarios conservadores encuentran problemáticos, y su descripción de la discusión con Zelensky no fue diferente.

Citó una “actuación incompetente” de Mueller en Capitol Hill y se quejó de CrowdStrike, la firma de ciberseguridad con sede en California que determinó que Moscú había pirateado las computadoras de los demócratas durante la campaña de 2016.

Y repitió acusaciones infundadas sobre Biden, diciendo que su conducta como vicepresidente “me parece horrible”.

No fue un simple apretón, del tipo que es una constante en los comentarios de Trump en Twitter. Días antes de la llamada, el mandatario había ordenado a sus asistentes que retuvieran casi $400 millones en ayuda militar y de otro tipo de Estados Unidos a Ucrania, que cuenta con el respaldo estadounidense para defenderse de los separatistas respaldados por Rusia en el este de Ucrania.

Cuando Zelensky le dijo a Trump que estaba listo para dar los “próximos pasos” para obtener la ayuda, Trump estaba listo con una solicitud.

“Sin embargo, me gustaría que nos hicieras un favor”, dijo Trump, mientras pedía ayuda para investigar a sus enemigos.

Le dijo a Zelensky varias veces que trabajara con el fiscal general William Barr y Rudolph W. Giuliani, su abogado personal, en examinar si Biden había hecho algo malo mientras su hijo se enlistaba en el directorio de una compañía ucraniana de gas natural.

Anuncio

Trump también le pidió a Zelensky que investigara si algún funcionario ucraniano había ayudado a la investigación de Mueller, una señal de que no estaba listo para pasar ese incidente a pesar de que esa sombra se alejaba de su administración.

“Me gustaría que llegaras al fondo”, dijo.

Hasta ahora, la controversia representa una repetición de alta velocidad de la investigación de Rusia, donde se examinó la campaña de Trump sobre la posible colaboración con Moscú para influir en las elecciones de 2016. Mueller finalmente no estableció una conspiración criminal, aunque acusó a más de 30 personas.

Como hizo con Mueller, Trump está tratando de garantizar que la investigación de juicio político se atasque en una guerra de trincheras partidista, cuestionando las lealtades del denunciante, cuya identidad se desconoce.

Trump compartió un artículo de un sitio web conservador que implicaba que el abogado del denunciante tiene una motivación política porque hizo una pasantía para demócratas hace casi dos décadas en Capitol Hill.

Una parte clave de la estrategia de Trump es socavar la credibilidad de los medios de comunicación que han descubierto detalles del escándalo.

“El presidente realmente ha redefinido y educado al pueblo estadounidense sobre lo que él llama los medios de comunicación falsos y corruptos”, dijo David Bossie, un antiguo operador republicano.

En cada momento, Trump se ha presentado como la verdadera víctima.

“Se dio cuenta de que nunca tomará un descanso”, dijo Matt Schlapp, presidente de la Unión Conservadora Americana, que apoya al presidente. “Ha aprendido que no van a jugar limpio con él y por eso es agresivo”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio