Anuncio

A pocos días del final, Trump se enfrenta a dos adversarios: Joe Biden y la pandemia

President Trump speaks at a campaign rally at Manchester-Boston Regional Airport on Sunday in Londonderry, N.H.
El presidente Trump habla en un mitin de campaña en el Aeropuerto Regional de Manchester-Boston el domingo en Londonderry, N.H.
(Associated Press)

Trump está a la defensiva, ya que los planes de Biden es hacer campaña en Georgia y recibe el apoyo del periódico más influyente y conservador de New Hampshire.

Con solo pocos días para las elecciones, el presidente Trump libró una batalla cuesta arriba el domingo contra dos adversarios: Joe Biden y la pandemia.

La repetida afirmación de Trump de que el país había dado la vuelta al coronavirus se vio socavada por la noticia de que miembros del círculo íntimo del vicepresidente Mike Pence habían dado positivo, y por un alto asesor de Trump que dijo que la Casa Blanca “no iba a controlar” la pandemia.

Pence, que había encabezado el grupo de trabajo de Trump sobre el coronavirus, no se puso en cuarentena, sino que siguió adelante con los viajes de campaña.

Eso devolvió la atención al tema que los votantes ven como el mayor fracaso del presidente, jugando directamente con un rival demócrata cuyo mensaje de campaña se centra en una crítica al manejo de la pandemia por parte de Trump.

Anuncio

“Lamentablemente, no es ninguna sorpresa... que este virus continúe propagándose sin control en todo el país, incluso en la propia Casa Blanca”, dijo Biden en un comunicado. “El hecho de que el jefe del grupo de trabajo sobre el coronavirus de la Casa Blanca tenga un brote en su oficina y aún así se niegue a seguir las pautas [federales] nos muestra exactamente por qué".

El brote se produce menos de un mes después de que Trump pasó tres días en el hospital por COVID-19 en un brote anterior en la Casa Blanca que también infectó a la primera dama, a su hijo Barron y a más de una docena de asistentes y asesores.

En una señal de la confianza política de Biden en los últimos días de la campaña, planea hacer campaña el martes en Georgia, un estado que hasta hace poco era un republicano asegurado y ahora está clasificado en disputa. Y en New Hampshire, Biden ganó el respaldo del influyente periódico conservador del estado, Union Leader, justo antes de que llegara el presidente para realizar un mitin en el aeropuerto en las afueras de Manchester el domingo.

Anuncio

“Estados Unidos enfrenta muchos desafíos y necesita un presidente para construir este país”, publicó el periódico, que respaldó al candidato presidencial libertario Gary Johnson sobre Trump en 2016, en su primera ruptura de 100 años de respaldo republicano. “Esto parece estar fuera de las habilidades del Sr. Trump. La construcción de este país se encuentra directamente dentro del conjunto de habilidades de Joseph Biden”.

La incursión de Biden en Georgia podría ser una extralimitación, que recuerda la atención de Hillary Clinton hacia algunos estados de tendencia republicana a fines de 2016 y da por sentado a estados críticos de tendencia demócrata como Wisconsin.

La subdirectora de campaña de Biden, Kate Bedingfield, restó importancia a esas preocupaciones en una entrevista en “Meet the Press” de NBC el domingo y dijo que Biden irá a Warm Springs, hogar de la “Pequeña Casa Blanca” del ex presidente Franklin Roosevelt, para dar un “discurso de mensaje importante” sobre la unificación del país, llevando su argumento final a un escenario histórico.

Mientras tanto, el presidente está tratando de recuperar su control sobre los estados que ganó hace cuatro años con un programa acelerado de manifestaciones de campaña. Solo el lunes y martes, debe realizar seis mítines en Pensilvania, Michigan, Wisconsin y Nebraska.

Anuncio

New Hampshire fue uno de los pocos estados que ganó Clinton en 2016 y que Trump esperaba cambiar, pero ha estado a la zaga en las encuestas por dos dígitos.

Después de su mitin en Manchester el domingo, Trump voló a Bangor, Maine, en un intento por mantener un solo voto del colegio electoral que ganó en 2016 en el estado, que asigna algunos de sus votos del Colegio Electoral a los distritos del Congreso.

Incluso ante el brote de coronavirus en el personal de Pence y el número de casos en Estados Unidos más la cantidad de muertos por COVID-19 que establecieron récords por día, Trump aún así restó importancia a la gravedad de la pandemia en su mitin de New Hampshire.

Anuncio

“Estamos mejorando”, manifestó. “Estamos dándole la vuelta. Incluso sin las vacunas, estamos haciéndolo”.

En lo que va del año, más de 225.000 personas han muerto por COVID-19 en todo Estados Unidos, sin un final a la vista. Durante la semana pasada, más de 800 individuos por día murieron en promedio.

Los profesionales de la salud advierten que podría surgir una tercera ola de infecciones a medida que las personas pasan más tiempo en los lugares que reabrieron. Cerca de 42.000 personas fueron hospitalizadas con COVID-19 el sábado.

La cantidad de casos positivos de coronavirus también está aumentando mucho más rápido que el número de pruebas que se realizan, una señal de que las infecciones están superando las pruebas. Casi 83.000 casos fueron confirmados el sábado. Eso fue poco menos que un récord de la pandemia establecido el viernes en 85.000 casos.

Anuncio

Marc Short, el jefe de personal del vicepresidente, es uno de los cinco empleados de Pence que dieron positivo por el coronavirus, pero la oficina de Pence se negó a identificarlos o confirmar cuántos otros además de Short estaban infectados. Robert C. O’Brien, asesor de seguridad nacional del presidente, dijo a los periodistas que Short tiene síntomas leves.

Aunque Pence había estado en “estrecho contacto” con Short, de acuerdo con los criterios establecidos por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, dio negativo, según la Casa Blanca.

Pence no alteró su apretado programa de viajes de campaña, incluido un viaje a Carolina del Norte el domingo por la noche, a pesar de que generalmente se recomienda una cuarentena de 14 días después de un contacto cercano. Pence tiene previsto hacer campaña el lunes en Minnesota y el martes en Carolina del Norte y del Sur.

Los funcionarios de la Casa Blanca defendieron su decisión de viajar, alegando que la campaña de Pence estaba incluida en una exención de los CDC de los requisitos de cuarentena otorgada a los “trabajadores esenciales”.

Anuncio

Cuando se le preguntó durante una entrevista de CNN por qué la Casa Blanca no estaba tomando más precauciones para controlar la propagación del virus, el jefe de gabinete de Trump, Mark Meadows, dijo: “No vamos a controlar la pandemia. Vamos a controlar el hecho de que recibamos vacunas, terapias y otras áreas de mitigación. Es un virus contagioso. Al igual que la gripe, es contagiosa”.

Biden calificó el comentario de Meadow como una admisión sorprendente que reflejaba el enfoque arrogante de la administración.

“Esto no fue un desliz de Meadows”, dijo Biden. “Fue un reconocimiento sincero de cuál ha sido claramente la estrategia del presidente Trump desde el comienzo de esta crisis: ondear la bandera blanca de la derrota y esperar que al ignorarla, el virus simplemente desaparezca. No lo ha hecho y no lo hará".

El manejo del brote por parte de la Casa Blanca contrasta con la respuesta de la campaña de Biden después de que dos personas en el avión de campaña de la candidata a la vicepresidencia Kamala Harris, su directora de comunicaciones y un miembro de la tripulación de vuelo, dieron positivo hace varias semanas.

Anuncio

A pesar de que Harris dio negativo y no había estado en contacto cercano con las dos personas infectadas, canceló inmediatamente sus eventos en persona durante varios días.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio