Share
Política

Con la salud no se juega. Ambos partidos deben dejar la batalla política sobre la atención médica

juego

El presidente Trump, el líder del senado, Mitch McConnell, y el senador, Roy Blunt, caminan a una reunión con los republicanos en Washington el 26 de marzo. (Jim Lo Scalzo / EPA-EFE / REX).

(EFE)

Los esfuerzos republicanos para derogar la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio y reemplazarla con sutiles reformas dudosas perjudicaron gravemente al Partido Republicano en la elección de mitad de período de 2018. Entonces, podría pensarse que el presidente Trump dejaría de lado su esfuerzo por derogarla y encontraría una mejor manera de abordar las altas primas de seguro y el aumento del costo de la atención este año.

Te equivocarías.

El pasado lunes, la administración instó a un tribunal de apelación federal a defender el extraño fallo de un juez de distrito federal que anula la totalidad de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio y la tacha como inconstitucional. En otras palabras, Trump todavía está presionando para derogar la ley (mejor conocida como Obamacare), y aún sin nada concreto planeado para tomar el lugar esta ley.

El pasado martes, Trump dijo a los periodistas: “El Partido Republicano pronto será conocido como el partido de la atención médica”. Y el pasado miércoles declaró: “Si la Corte Suprema decide que Obamacare no está disponible, tendremos un plan que es mucho mejor que Obamacare”. Sin embargo, esas promesas simplemente hicieron eco de las declaraciones vacías que hizo Trump durante la campaña de 2016, cuando se comprometió a reemplazar la ley de salud con “algo mucho mejor”, y, como pudimos atestiguar, imaginario.

Anuncio

Los demócratas de la Cámara de Representantes presentaron esta semana su propio plan, primordialmente más básico, para reducir las primas y apuntalar la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio. Sin embargo, el proyecto de ley establece que está tratando de deshacer el “sabotaje” de la Administración Trump sobre Obamacare. Esa no es manera de atraer el apoyo republicano.

Hay una serie de buenas ideas en la propuesta de los demócratas, así como en sus proyectos de ley para reducir el costo de los medicamentos recetados al aumentar la competencia entre los de marca y los genéricos. Pero al igual que Trump, los demócratas a menudo parecen ver la atención de la salud como un elemento diferenciador para la campaña, no un problema que debe resolverse encontrando un terreno común y legislando.

Dado que el acceso a la atención médica y la cobertura de seguro asequible son cruciales para los estadounidenses comunes, es preocupante que los miembros de ambas partes estén dispuestos a enfrentar cínicamente el problema en su búsqueda incesante de votos. Si bien existen diferencias fundamentales en la forma en que los demócratas y los republicanos piensan acerca de la salud y el seguro de salud, existe un amplio acuerdo entre los legisladores de ambas partes sobre la necesidad de controlar el costo de la atención y las primas de seguro, así como algunas formas de lograr esos objetivos. También existe un fuerte consenso, que refleja el abrumador apoyo público, para proteger a los millones de estadounidenses con enfermedades preexistentes contra la discriminación por parte de las aseguradoras.

Lo que necesitamos ver ahora de Washington es un esfuerzo por avanzar hacia un sistema de atención médica que sea más asequible y esté disponible para todos los estadounidenses. Sin embargo, eso no sucederá hasta que ambas partes dejen de disfrutar de la batalla política que están teniendo sobre la atención médica.

Anuncio

 Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio