Anuncio
Share
Vida y Estilo

Baja la esperanza de vida en EE.UU debido a los suicidios y las sobredosis

An overdose victim lies next to pills
Las sobredosis de drogas y los suicidios han provocado una caída de 3 años en la esperanza de vida en EE.UU, según un nuevo estudio de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.
(Getty Images)

Nuevos datos de salud confirman una caída de 3 años en la esperanza de vida de los estadounidenses, resistiendo una tendencia de aumento de la longevidad en otras naciones desarrolladas.

Es oficial: los estadounidenses están muriendo mucho más pronto que en otros países desarrollados.

Las señales preliminares de deterioro de la salud no fueron ni una falsa alarma ni una casualidad estadística. La inversión de esperanza de vida estadounidense, una tendencia a la baja que se ha mantenido durante tres años seguidos, es una nueva realidad sombría de la vida en Estados Unidos.

Corrección:
12:15 AM, Nov. 28, 2019 An earlier version of this article was missing the first names and job descriptions of Dr. Steven H. Woolf and Heidi Schoomaker. Woolf directs the Center on Society and Health at Virginia Commonwealth University in Richmond. Schoomaker conducts research at Eastern Virginia Medical School in Norfolk.

Una nueva investigación establece que después de décadas de vivir vidas cada vez más prolongadas, los estadounidenses están falleciendo antes, golpeados cada vez más en la plenitud de la vida por sobredosis de drogas, suicidios y enfermedades como cirrosis, cáncer de hígado y obesidad.

Las sobredosis relacionadas con la cocaína se cobraron la vida de casi 14.000 estadounidenses en 2017, un aumento del 34% en sólo un año, según muestran las últimas cifras federales.

Los males que reclaman la vida de los estadounidenses entre las edades de 25 y 64 varían ampliamente según la geografía, el género y el origen étnico.

Anuncio

Pero los autores del nuevo estudio sugieren que la reversión de la esperanza de vida de la nación está siendo impulsada por enfermedades vinculadas a la privación social y económica, un sistema de atención médica con brechas evidentes y puntos ciegos, y un profundo malestar psicológico.

Las tendencias gemelas, una mayor probabilidad de muerte en la mediana edad y una reversión de la longevidad en toda la población, ponen a Estados Unidos en marcado contraste con todos los demás países ricos del mundo. Esas tendencias se detallan en un estudio publicado el martes en el Journal of the American Medical Assn. (JAMA).

En un editorial que acompaña al nuevo informe, un trío de líderes de salud pública dijo que la visión del estudio sobre años de amenazas acumulativas para la salud de la nación “representa un llamado a la acción”.

Un caso de la vida real que hace recordar la serie televisiva ‘Breaking Bad’...

Si los profesionales médicos y los expertos en salud pública no logran forjar alianzas con líderes sociales, políticos, religiosos y económicos para revertir las tendencias actuales, “la nación corre el riesgo de que la esperanza de vida continúe a la baja en los próximos años para convertirse en una nueva norma preocupante”, escribieron los profesores de salud pública de Harvard, Dr. Howard K. Koh, John J. Park y el Dr. Anand K. Parekh del Centro de Política Bipartidista en Washington, DC.

Anuncio

El coautor del estudio es el Dr. Steven H. Woolf y Heidi Schoomaker. Woolf dirige el Centro de Sociedad y Salud de Virginia Commonwealth University en Richmond. Schoomaker realiza investigaciones en Eastern Virginia Medical School en Norfolk.

La reciente investigación ofrece algunas nuevas ideas sobre una epidemia estadounidense de las llamadas muertes de desesperación.

Considerado durante mucho tiempo como un fenómeno limitado a la América blanca rural, el estudio revela que estos decesos prematuros han ganado terreno en los suburbios de la nación. Y sugiere que están haciendo incursiones en las comunidades afroamericanas y latinas.

De 1959 a 2013, impulsado en gran medida por las mejoras en la prevención de lesiones, los tratamientos contra el cáncer y la salud del corazón, la vida útil del estadounidense promedio aumentó en casi una década, de 69.9 años a 78.9 años. Pero en 2011, la esperanza de vida de los estadounidenses dejó de crecer.

Para 2014, este signo vital de la salud de una nación se inclinó hacia abajo. A eso siguió otra caída en 2015 y, según el estudio, una nueva disminución en 2016.

Mirando hacia atrás, cerca de dos décadas de estadísticas de causa de muerte, la nueva investigación deja en claro que la caída de la nación lleva muchos años en desarrollo. A partir de la década de 1990, los estadounidenses de entre 25 y 64 años, en los que la buena salud y el bajo riesgo de muerte han sido una buena apuesta estadística, comenzaron a fallecer a un ritmo cada vez mayor.

Y las causas de sus muertes no fueron al azar. Las nuevas leyes y regulaciones estaban reduciendo algunos de los principales motivos de deceso en los estadounidenses de mediana edad, haciendo que los automóviles fueran más seguros y disminuyendo la contaminación del aire y los riesgos laborales.

Los nuevos medicamentos reducían las muertes resultantes del VIH / SIDA. Y los esfuerzos de prevención, incluidos los medicamentos con estatinas y una campaña nacional contra el tabaco, estaban aminorando los fallecimientos por ataque cardíaco entre los menores de 64 años.

Anuncio

Pero otras causas de muerte aumentaron en adultos jóvenes y de mediana edad.

Entre 1999 y 2017, la tasa de muertes por sobredosis de drogas entre los estadounidenses entre 25 y 64 años aumentó aproximadamente cuatro veces, de 6.7 por 100,000 en este grupo de edad a 32,5 por 100,000. Las tasas de suicidio en estos estadounidenses comenzaron a aumentar a principios de la década de 1990, incrementando un 38,3% (de 13,4 por 100,000 a 18,6 por 100,000) entre 1999 y 2017.

Las tasas de mortalidad en la mediana edad también aumentaron para las enfermedades que están fuertemente relacionadas con el consumo de drogas y el alcoholismo. Entre 1999 y 2017 las muertes en la mediana edad por padecimiento hepático alcohólico crecieron un 40%.

Las políticas estatales que tratan a las mujeres embarazadas como delincuentes si consumen sustancias ilícitas están relacionadas con tasas más altas de bebés que nacen con abstinencia de opiáceos.

Los decesos por cáncer de hígado en este grupo de edad resistieron una tendencia de disminución en casi todas las muertes por cáncer para crecer un 60%. Y los decesos por envenenamiento de alcohol entre los 25 y los 64 aumentaron casi cuatro veces.

También aumentaron en ese período las muertes de mediana edad con vínculos menos obvios con la angustia psicológica, incluidas las enfermedades relacionadas con la presión arterial alta, la obesidad o el comer en exceso, y los “trastornos mentales orgánicos”, una categoría que incluye padecimientos como la demencia vascular.

Las muertes por complicaciones del embarazo aumentaron casi un 200% entre 1999 y 2017, y un 60% entre 2010 y 2017.

Estas muertes ocurrían a nivel nacional, a través de las líneas de género, edad y etnia. Pero algunos han afectado a poblaciones que anteriormente habían sido poco perjudicadas por tales enfermedades. En 1999, las tasas de muertes por sobredosis de drogas entre los blancos no latinos entre 25 y 64 estaban por debajo de las de todos los demás grupos étnicos.

Anuncio

Pero para 2017, las tasas de muertes por drogas en este grupo se habían incrementado casi siete veces, superando las de los nativos americanos, negros y latinos.

Las mujeres, que siempre han quedado muy por detrás de los hombres en las tasas de suicidio, han comenzado a quitarse la vida a un ritmo creciente desde la década de 1990. Su tasa de muerte por trastornos hepáticos, una rareza durante mucho tiempo entre las mujeres, también aumentó. Y la insuficiencia hepática ha estado matando incluso a adultos jóvenes, un grupo entre el cual tales condiciones habían sido prácticamente desconocidas.

Woolf y Schoomaker escribieron que tomaron varios años para que estas muertes cancelaran las ganancias del progreso que salva vidas en otras áreas de la salud. Pero para 2010, la carga de estos decesos se estaba haciendo evidente.

Entre 2010 y 2017, calcularon que 33.307 muertes resultaron directamente de este aumento del 6% en la mortalidad entre adultos jóvenes y de mediana edad.

Estos “fallecimientos en exceso” casi no reflejan el número de estadounidenses que han sucumbido en la mediana edad al suicidio, las sobredosis de drogas y las afecciones crónicas durante este período. En cambio, son un recuento de cuántas muertes más de lo esperado ocurrieron porque la mortalidad en la mediana edad aumentó entre 2010 y 2017.

Puede parecer un número modesto, dijo Woolf. Pero esas “muertes en exceso” equivalen a casi tres Boeing 737 completos que se estrellan cada mes durante siete años. Y han convertido a Estados Unidos en el único país de altos ingresos en el que la esperanza de vida se está moviendo en la dirección equivocada.

Además, después de años durante los cuales las poblaciones minoritarias parecían resistir la tendencia al aumento de las tasas de mortalidad en la mediana edad, el flagelo de la adicción a los opioides, al menos, ha comenzado a afectar a esos grupos.

Entre 2010 y 2017, la población negra no latina superó a todos los demás grupos étnicos en el aumento de las sobredosis fatales de drogas (171.6%) entre aquellos entre 25 y 64 años, encontraron Woolf y Schoomaker. El incremento de las tasas de sobredosis de drogas entre las poblaciones latinas y negras ha “borrado años de progreso en la reducción de las tasas de mortalidad” entre las minorías, escribió Woolf.

¿Por qué las vidas en EE.UU, con un gasto de salud per cápita más alto que cualquier otro país en la Tierra, son cada vez más cortas?

El momento de esas muertes en exceso puede ofrecer pistas, dijo Woolf. Durante las décadas de 1980 y 1990 y acelerando hacia la década de 2000, los ingresos de la clase media se estancaron. Las tasas de pobreza infantil crecieron y los no asegurados aumentaron. La distribución de la riqueza en Estados Unidos comenzó a concentrarse densamente en la cima de la escala económica.

Esas muertes en exceso también se concentraron geográficamente de maneras que podrían ofrecer ideas, agregó Woolf.

Woolf y Schoomaker descubrieron que el aumento de las muertes prematuras a menudo era más evidente en las regiones y los estados que han resistido las fuertes pérdidas de empleos, las salidas de población y el consiguiente vaciamiento de las instituciones cívicas y sociales locales.

Muchos estados que han sufrido más tenían una fuerza laboral menos educada y no son imanes para la afluencia de inmigrantes, cuya llegada podría compensar la pérdida de población.

Durante las últimas cuatro décadas, las industrias de minería de carbón y acero de EE.UU se han derrumbado, la automatización ha eliminado algunos trabajos de fabricación en EE.UU. Estados como Ohio, Pensilvania, Kentucky e Indiana sufrieron profundas pérdidas de empleos, una disminución constante de la población y cambios sociales progresivos, desde equipos deportivos disueltos, hospitales, iglesias, barberías y cafés cerrados.

Esos cuatro estados representan menos del 11% de la población estadounidense. Pero entre 2010 y 2017, fueron el hogar de casi un tercio del ‘exceso de muertes’ calculado por Woolf y Schoomaker.

Entre 2010 y 2017, todos menos cuatro estados de EE.UU, California, Nueva York, Oregón y Texas, vieron aumentar las tasas de mortalidad entre los adultos jóvenes y de mediana edad. Los estados que experimentaron las mayores alzas en muertes prematuras fueron New Hampshire, West Virginia, Ohio, Maine y Vermont.

Y cinco estados, Iowa, Nuevo México, Oklahoma, Virginia Occidental y Wyoming, experimentaron una serie prácticamente ininterrumpida de aumentos en la mortalidad de la mediana edad entre 1999 y 2017.

La adicción provoca que muchas personas pierdan la salud, la dignidad y la vergüenza

Los problemas económicos y sociales de estos estados pueden provenir de un colapso de la manufactura, una economía agrícola que ha sufrido reveses o la fuga de personas jóvenes y educadas a lugares con empleos y oportunidades.

Cualquiera que sea el evento precipitante, los problemas económicos y sociales de las comunidades “tienen consecuencias para la salud”, dijo Woolf. “Y cuanto más se acumulan estas condiciones negativas, más difícil resulta argumentar de manera convincente que no importan”, agregó.

El nexo entre las dificultades económicas y sociales y la muerte prematura puede ser el compañero de viaje de la desesperación y el estrés crónico, dijo Woolf.

Ya sea inducida por el desempleo, la falta de seguro médico, la soledad o la pérdida de la esperanza, el estrés crónico está relacionado con la depresión y la hipertensión.

Todos son corrosivos para la buena salud, manifestó Woolf. Y estas condiciones a menudo interactúan de manera que hacen más probable la enfermedad y la muerte prematura. Los que se quedan en las comunidades rotas tienen más probabilidades de beber demasiado alcohol y hacer menos ejercicio.

Pueden medicar su dolor con drogas adictivas y depender de comida rápida y barata para alimentarse a sí mismos y a sus hijos. Es posible que se salten las píldoras para la presión arterial, se relajen para controlar su diabetes y pospongan ir al médico. Cuando surge la depresión o la adicción, la ayuda profesional puede ser difícil de encontrar.

Puede que tampoco hayamos visto el fondo.

Lo que se dice es que empezó consumiendo alcohol a los 16 años; cierto día, una persona conocida le dio pastillas para vender

“Las causas profundas del problema, que se derivan del declive de la clase trabajadora, la erosión de las familias, las comunidades y el capital social, y un sistema de salud público inadecuado, no van a desaparecer”, dijo Carol Graham, académica del Brookings Institution quien estudia el ascenso y la caída de la felicidad en las sociedades. “Aún peor, es probable que esos problemas se extiendan a la próxima generación”.

Muchos de los que han muerto por la desesperación, o que están recorriendo ese camino, dejarán a los niños estresados ​​por las experiencias que incluyen negligencia general y presenciar las sobredosis de sus padres.

Estas experiencias, dijo Graham, “tendrán un largo alcance en la edad adulta”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio