Anuncio
Share

L.A. Affairs: Buscando al hombre ideal mientras congelo mis óvulos

Two masks, with the strings of one forming a heart.
Decidí sacarlo todo a la luz para que no hubiera sorpresas no deseadas.
(Virginia Kraljevic / For The Times)

Estaba sufriendo pesadillas y ataques de ansiedad, un efecto secundario de haber sido retenida a punta de pistola en un salón de manicura en Silver Lake en pleno día. A mi mamá le acababan de diagnosticar cáncer de mama. Era la primera semana de marzo de 2020, así que todos nos preparábamos para ser golpeados por una pandemia mundial.

Y el chico con el que había pasado los últimos cinco años eligió el telón de fondo de esta gloriosa trifecta para romper conmigo.

Así que ahí estaba yo. Una mujer soltera de 37 años que necesitaba seguir adelante, mudarse y, ¿mencioné que antes de que todo esto ocurriera había comenzado el proceso de congelación de mis óvulos?

Después de unos meses de escucharme lamentar mi relación fallida y cómo estaba destinada a morir sola, mi terapeuta me animó a utilizar aplicaciones de citas y sumergirme en la piscina de las citas socialmente distanciadas. Hola, hace años que no salgo con nadie y estoy congelando mis óvulos. Además, ¿mi terapeuta olvidó que estamos en medio de una pandemia? ¿Cómo se supone que iba a tener una cita en este círculo del infierno? Los ánimos continuaron.

Anuncio

Empecé lentamente con un chico que conocí en Hinge, que me introdujo en el incómodo, pero ahora necesario mundo de las citas por FaceTime y Zoom. Una noche, tocó la flauta a través de FaceTime y siento decir que no emparejamos.

Entonces conocí a un guapo camarógrafo en Hinge y decidimos programar una cita para caminar por mi vecindario en las colinas de Los Feliz. No había salido de mi casa en semanas, así que si iba a salir de ella, intentaba hacer todo lo posible para no conducir, estacionarme y lidiar con el resto de los dramas de conducción de Los Ángeles con los que solía batallar en “los tiempos anteriores”.

No había visto a nadie fuera de mi pequeño círculo en meses, así que tenía muchas preguntas sobre cómo iba a funcionar esto.

¿Sería capaz de distinguirlo entre la multitud si llevaba una mascarilla? ¿Cómo sabríamos si había química si no podíamos tocarnos? ¿Podría beber en nuestra excursión si llevaba una cubierta facial? Resulta que se puede beber en una caminata y también se puede saber que no hay química incluso cuando una máscara les cubre la mitad de la cara.

Anuncio

Después de mi decepción en persona, comencé a chatear a través de la aplicación Hinge con otro camarógrafo, después de todo, esto es Los Ángeles, pero él quería realizar una reunión conmigo a través de FaceTime de inmediato. Debido a una situación reciente de engaño, quería ver si yo era realmente, bueno, yo. Era guapo, un poco nerd y demasiado aficionado a los bonsáis, pero mi terapeuta habría querido que saliera con él, así que lo hice.

Fuimos a una cita de excursión socialmente distanciada a Griffith Park. Y le dije que estaba congelando los óvulos porque sabía que quien fuera a salir conmigo debía saber que estaba a punto de inyectarme hormonas y pincharme con un millón de agujas pequeñas. Mira, tengo 37 años y estoy en modo realista. Lo que ves es lo que hay. Estoy en un punto de mi vida en el que prefiero poner todo sobre la mesa el primer día para que no haya sorpresas no deseadas.

Además, si al final me iba a desnudar con esta persona, de todas formas verían todas las pequeñas marcas de pinchazos y todos los moratones de mi estómago.

Para la cita número 2, quedamos en el Black Cat en Silverlake. Estaba ansiosa por vestirme y maquillarme de nuevo, pero chicas, tengo algunas noticias. Ahora hay que combinar la mascarilla con el atuendo y el lápiz de labios es un desastre. ¿Aretes? Olvídenlo

Anuncio

Cuando nos reunimos, hubo un momento incómodo en el que no sabíamos si debíamos tocarnos, así que nos abrazamos y luego fuimos a lados opuestos de una larga mesa de picnic y nos quitamos las mascarillas. ¿Quién iba a pensar que verle la boca a alguien podía ser tan travieso? No había estado en un restaurante al aire libre desde que empezó la pandemia, así que me pareció muy escandaloso.

No podía beber porque estaba intentando sacar lo que quedaba de vida de esos viejos óvulos míos, así que fue interesante conocer a alguien de lejos, al aire libre y sobria. Normalmente para mí, las citas después de una ruptura son descuidadas, desordenadas, ruidosas y borrachas. Al final de la noche, nos saltamos un beso y en su lugar nos dimos otro abrazo enmascarado.

Tuvimos más citas en las que mantuvimos la distancia. Se sentía alienante y extraño. Al final de cada cita nos encontrábamos con pensamientos como: “¿Nos tocamos?” y “¿Nos besamos?” y “Si nos abrazamos, ¿nos ponemos o nos quitamos las mascarillas?”. Después de unas cuantas citas al aire libre, supimos que era hora de entrar en casa. Nos hicimos la prueba, ya saben, del tipo Covid. Hacía siete meses que no tocaba a alguien que no fuera un miembro de mi grupo de Covid y me pareció un sueño. Ahora, me gustaría decir que aquí es donde las cosas se pusieron calientes. Me gustaría decir eso porque mis hormonas estaban ardientes. Yo estaba lista para saltar. Pero no. Tuvimos que tomarnos las cosas con calma porque, recuerden, estaba metida hasta las rodillas en la congelación de mis óvulos, así que mi planta baja estaba cerrada para los negocios.

Era la primera vez que me veía obligada a tomarme las cosas con calma. No podía beber para ayudarme a coquetear o bajar la guardia. No podía ir a bares con muchas distracciones para ayudar a aliviar la incómoda fase de “llegar a conocerte”. Éramos él y yo en un sofá, en una caminata o en un balcón, simplemente hablando. Hablar era la nueva excitación preliminar.

Anuncio

Salimos juntos durante las inyecciones, la hinchazón, la extracción de óvulos y la recuperación. Me apoyó durante algunas de mis inyecciones, aunque las agujas le mareaban. Me frotó la barriga cuando mi estómago era una bola de gas que parecía que iba a explotar. Me trajo chocolate a pesar de que mi médico dijo que no podía comerlo. Me dio espacio cuando lo necesitaba.

Se convirtió en mi sistema de apoyo en un viaje que había planeado recorrer sola.

El camarógrafo No. 2 y yo estamos enamorados y haciendo que la vida durante la pandemia funcione. Tengo 11 óvulos maduros en hielo y un corazón que, gracias a mi terapeuta y a un adorable camarógrafo, vuelve a ser cálido de alguna manera.

Pensé que tener citas durante esta pandemia sería una pesadilla. Claro, existen riesgos para la salud. Pero eso solo significa que te ves obligado a buscar con cuidado. Así que 10/10. Altamente recomendado.

Anuncio

La autora es escritora, podcaster, actriz y entrenadora personal, y está en Instagram en @lindseygentile y en lindseygentile.com

L.A. Affairs narra la búsqueda del amor romántico en todas sus gloriosas expresiones en el área de Los Ángeles, y queremos escuchar su verdadera historia. Pagamos $300 por un ensayo publicado. Envíe un correo electrónico a LAAffairs@latimes.com Puede encontrar las pautas de envío aquí.

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí


Anuncio