Share
Vida y Estilo

En el jardín mágico de la Ciudad de México, solo hay una regla: no hablar

parque

Geraldina Rome, de 29 años, medita en el Audiorama en el Bosque de Chapultepec de la Ciudad de México el 20 de diciembre de 2018. 

(Marcus Yam )

Hace seis años, Héctor Sampson tomaba su paseo diario por el Parque Chapultepec de la Ciudad de México cuando escuchó un rastro de música clásica que flotaba entre los árboles.

Siguió el sonido por un denso corredor de arbustos y matas, hasta que se encontró en un paraíso verde y sonoro.

El exuberante follaje rodeaba bancos de colores brillantes (azul, rojo, naranja, amarillo) en los cuales las personas se reclinaban pacíficamente mientras escuchaban música que sonaba desde un círculo de altavoces.

Sampson había descubierto uno de los secretos mejor guardados de la ciudad: el Audiorama.

Anuncio

parque 1

Juan Carlos Hernández y Cervantes, de 78 años, riega los terrenos del Audiorama en la Ciudad de México. 

 

((Marcus Yam)

Lejos de las multitudes y el caos que dominan el resto de la expansiva capital de México, el Audiorama ofrece un raro refugio de reflexión.

Durante décadas, la gente ha venido al espacio libre, administrado por la ciudad, para separarse por un momento del resto del mundo: meditar, orar, leer, sentarse en silencio con los amantes, incluso llorar. Sólo hay una regla, explicada en varios carteles pequeños: No hablar.

Otro cartel pequeño, escrito a mano, dice “Sé feliz”.

Anuncio

“Es un oasis”, dijo Sampson, un escritor y personaje de radio cuyos intereses esotéricos incluyen la física cuántica y la investigación sobre la vida extraterrestre. Desde que descubrió el Audiorama, ha visitado todos los días y ha ayudado a organizar una biblioteca rotativa de libros, en su mayoría poesía, obras de teatro y tomos históricos, de los que los visitantes pueden tomar prestado.

Durante los últimos años, ha sido testigo de múltiples propuestas de matrimonio susurradas en el Audiorama. También ha visto llorar a la gente.

En dos ocasiones, dijo, personas que estaban contemplando el suicidio le dijeron que la belleza del lugar los había convencido para que reconsideraran sus planes. Un hombre, lamentando la muerte de su hijo, le dijo a Sampson que sus meditaciones allí lo habían ayudado a encontrar la paz.

Sampson dijo que su escritura ha mejorado mucho desde que comenzó a pasar tiempo en el jardín.

“Simplemente tiene cierta magia”, dijo en una mañana reciente y fría, mientras organizaba los libros de la biblioteca en una mesa plegable.

Los funcionarios de la ciudad inauguraron el Audiorama en 1972 en un sitio famoso por sus propiedades místicas.

A un lado del jardín, excavado en una ladera, se encuentra una cueva conocida como Cincalco.

Los grupos prehispánicos consideraron la cueva como la entrada al inframundo. Se dice que Huemac, el último gobernante de la cultura tolteca, se quitó la vida allí alrededor de 1100, angustiado por su imperio en decadencia.

Anuncio

parque 2

Juan Carlos Hernández y Cervantes, de 78 años, ha estado a cargo de mantener los terrenos del Audiorama en la Ciudad de México durante la última década. 

 

(Marcus Yam)

El cuidador Juan Carlos Hernández y Cervantes, que pasa sus días en el jardín regando ráfagas de flores rosadas, blancas y rojas, árboles frondosos y filas de bambú, mantiene una vela encendida dentro de la cueva en todo momento.

“Es para que nuestros espíritus tengan luz”, dijo.

Hernández ha estado trabajando en el Parque Chapultepec durante más de 30 años y se ha ocupado del Audiorama durante 10 años.

Encorvado por sus 78 años, con un espeso bigote blanco, algunas personas le preguntan a Hernández cuándo se retirará.

Esperemos que no en el futuro cercano, les dice.

Hernández y Cervantes ha estado a cargo de mantener los terrenos del Audiorama en la Ciudad de México durante la última década. 

“Me encanta este lugar”, dice. “Sigo trabajando porque me gusta mi trabajo”.

Anuncio

Además de atender el impresionante jardín, ayuda a cuidar a la familia de gatos que vagan por la propiedad y se encarga de cambiar los CDs que se reproducen mientras el espacio está abierto, de 9 a.m. a 4 p.m. Mantiene una colección de miles de discos, casi todos donados. Sigue un horario, que se publica en un cartel.

Martes: New Age. Miércoles: Tradicional Mexicana. Jueves: Música del Mundo. Viernes: Jazz. Sábado: Chill Out. Domingo: Clásica.

Los lunes, el parque está cerrado.

parque 3

Geraldina Rome, de 29 años, medita en el Audiorama en el Bosque de Chapultepec.

 

(Marcus Yam )

Chapultepec, que se extiende sobre casi 1,700 acres en el centro de la ciudad, es uno de los parques urbanos más grandes y más visitados del hemisferio occidental. Conocido como “los pulmones de la ciudad” por el oxígeno producido por sus secuoyas, cedros y cipreses densamente plantados, cuenta con un zoológico, un lago hecho por el hombre lleno de botes azules y el imponente Castillo de Chapultepec, cuyas habitaciones decoradas con mucho gusto fueron una vez habitadas por el emperador Maximiliano I y su consorte, la emperatriz Carlota.

Mientras que Chapultepec recibe aproximadamente 40,000 visitantes al día, el Audiorama generalmente solo ve unos pocos cientos.

Esto se debe en parte a su ubicación, escondido en un rincón del parque cerca de un memorial de la Segunda Guerra Mundial y una fuente generalmente seca que cuenta con una escultura de mármol blanco de Goliat en un lado, y en el otro, una escultura de David con su honda.

En una mañana reciente, siete personas visitaron el Audiorama en la primera hora que estuvo abierto, según un contador que usa Sampson.

Una de ellas fue Geraldina Rome, una abogada de 29 años, que desde hace tres años viene a meditar una vez a la semana.

“Yo lo llamo mi jardín mágico”, comentó. “Es importante desconectarse por un minuto y dejar que tu mente vaya a otro lugar”.

Se sentó con las piernas cruzadas en un banco azul cielo, comenzó a respirar profundamente y cerró los ojos. Todas las huellas de la ciudad, el sonido de la bocina, las densas nubes de los escapes de los automóviles, habían desaparecido.

Solo estaba ella, el aire fragante, y la composición de piano de Franz Schubert - Impromptu No. 3 en sol mayor.

Si quiere ler este artículo en inglés, haga clic aquí.


Anuncio