Advertisement

Fallece a los 111 años, Henry Tseng, quien seguía ejercitándose a diario

Fallece a los 111 años, Henry Tseng, quien seguía ejercitándose a diario
Henry Tseng se ejercita en el YMCA de Collins & Katz Family en 2018. (Maria Alejandra Cardona / Los Angeles Times). (Los Angeles Times)

Todos los días, a las 3 p.m., Henry Tseng llegaba a un gimnasio para su entrenamiento diario, lo que no es algo inusual en Los Ángeles, excepto que Tseng tenía 111 años.

La pasión de Tseng por la condición física lo convirtió en una celebridad local en el YMCA de Collins & Katz Family en Sawtelle, donde había sido miembro por más de 40 años.

Advertisement

A sus 80 años, Tseng practicaba su parado de cabeza en yoga, asistía a los 90 años a una clase de aeróbicos de baile a las 6:30 a.m., y en su doceava década, todavía se levantaba de su silla de ruedas y se subía a una bicicleta de ejercicio reclinada para una rutina de media hora cada tarde.

"Cuanto más viejo eres, más ejercicio necesitas", Tseng le dijo al Times el año pasado. No se sentía viejo, dijo, y no contaba sus años.

Advertisement

Tseng hizo ejercicio hasta el día anterior a su muerte, el 27 de febrero en el Centro Médico Ronald Reagan de UCLA. Tenía 111 y 231 días, dijo su familia. Al momento de su muerte, se creía que era el hombre más viejo de Estados Unidos.

Comió con moderación, tomó un multivitamínico y se mantuvo alejado del alcohol, los cigarrillos y las drogas. Pero el verdadero secreto de la longevidad, dijo Tseng, era hacer ejercicio con regularidad, sonreír todos los días y elegir no preocuparse.

"Tengo muchos problemas pequeños como todo el mundo, pero sólo digo, 'Olvídalo'", dijo Tseng el año pasado. "Nada es imposible".

Tseng nació en Yokohama, Japón, y trabajó en importaciones y exportaciones en Shanghai y Hong Kong durante décadas. Él y su esposa, Annie, que vivió hasta los 100 años, se establecieron en Los Ángeles en 1975 cuando su hija se inscribió en la universidad en el sur de California.

Advertisement

También era miembro de Holmby Park en Westwood, donde pasaba una o dos horas con sus cuidadores después de terminar su entrenamiento. De vez en cuando, los guías de los autobuses turísticos divisaban a Tseng y les gritaban a sus pasajeros: "¡Miren, ahí está el chico que tiene 111 años!".

Cuando un antiguo amigo del YMCA dejó de hacer ejercicio porque estaba avergonzado de los síntomas causados ​​por la enfermedad de Parkinson, Tseng se comprometió a encontrar una manera de ayudarlo a mantenerse activo.

Los amigos convocaron un panel, que incluía un neurólogo de la UCLA y un terapeuta de rehabilitación, e idearon un programa de ejercicios para personas con Parkinson, dijo Tseng en una entrevista en 2004 en la revista The Rotarian. Las clases y los grupos de apoyo todavía se ofrecen en el YMCA de Westwood.

"Haga todo lo que pueda y nunca se niegue", dijo Tseng el año pasado. "Siempre te piden que hagas algo, así que trata de hacerlo".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Advertisement
Advertisement