Advertisement

La Administración Trump revela ataque contra personas con condiciones preexistentes

La Administración Trump revela ataque contra personas con condiciones preexistentes
El presidente Trump, a la izquierda, con el secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, asiste a una discusión sobre los precios de los medicamentos. ¿Pero están pensando en reducir las protecciones para condiciones preexistentes? (Susan Walsh / Associated Press) (Associated Press)

Al parecer, los funcionarios de la Administración Trump están preparados para ir a los bajos fondos e insisten en que hicieron todo lo posible para proteger a los estadounidenses con afecciones médicas preexistentes, incluso cuando hacen todo lo posible para minimizarlas.

El último ejemplo de este subterfugio se produjo a fines de octubre, cuando los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid, conocidos como CMS, emitieron nuevas reglas para los estados que contemplan alteraciones en la Ley de Atención Asequible.

Advertisement

El gobierno implementó hace unas semanas otras pautas. "Esta administración mantiene su firme compromiso de mantenerlas para todos los estadounidenses con condiciones preexistentes", dice el documento.

Los "conceptos presentados aquí no abren ninguna flexibilidad para que los estados socaven estas protecciones".

Advertisement

Desafortunadamente, según un análisis realizado por Jennifer Tolbert y Karen Pollitz de la Fundación de la Familia Kaiser, las propuestas de la administración podrían hacer precisamente eso.

"Parecen estar apuntando a trazar un camino para los funcionarios estatales que están interesados en socavar la ACA", me dijo Pollitz.

El CMS, que forma parte del Departamento de Salud y Servicios Humanos, es responsable de supervisar el cumplimiento de la ley. Su guía se aplica a las solicitudes de exención bajo la Sección 1332 de la ley. Esta permite a los estados proponer cambios limitados en las reglas de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio. Antes de aprobar las exenciones. La CMS debe encontrar que no dañan de manera desproporcionada a pacientes con condiciones costosas, entre otras restricciones.

Las pautas de Trump debilitan materialmente algunas de esas restricciones. Veamos cómo.

Advertisement

Primero, aquí están las condiciones básicas bajo la ley. Las exenciones pueden ser aprobadas siempre que brinden una cobertura que, en comparación con el programa original, sea al menos tan completa en los beneficios cubiertos, al menos tan asequible (contando las primas y los copagos), que cubra un número "comparable" de residentes del estado, y no aumente el déficit federal. Estos son conocidos como "guías", y bajo la administración de Obama se aplicaron rigurosamente.

Estos planes pueden imponer límites de beneficios de por vida o no proporcionar los 10 beneficios de salud esenciales requeridos para los planes calificados de ACA, que incluyen hospitalización, atención de maternidad, medicamentos recetados y servicios de salud mental y abuso de sustancias.

Las nuevas reglas seguramente crearán controversia, y posiblemente contragolpes legales. Entre otros problemas, pueden violar la ley, según Christen Linke Young, de la Brookings Institution.

Young escribió en noviembre que la administración calificó los cambios como "interpretativos" en lugar de "legislativos". Eso exime los cambios de los procedimientos administrativos, incluido el aviso previo, el período de evaluación y la evidencia de que una agencia tomó en cuenta los comentarios.

Pero las exenciones están diseñadas solo para cambios modestos en las reglas, y estas parecen mucho más significativas. El riesgo, escribe Young, es que los tribunales declararán nulo el cambio.

De acuerdo con el esquema de Trump, el número de personas cubiertas bajo la exención puede incluir aquellas cubiertas por esos planes estandard.

(Los Angeles Times)

En otras palabras, la misma cantidad de residentes tendría cobertura después de la exención que antes, pero muchos se han mudado a planes que no cumplen con los requisitos, eso estaría bien.

La nueva guía también podría permitir a los estados poner en desventaja a algunos clientes de alto riesgo para que la cobertura sea más asequible para otros.

Advertisement

Una exención que hace que la cobertura sea mucho más asequible para algunos y solo un poco más costosa para un gran número de personas probablemente se encontraría con esta barandilla.

Estos acuerdos podrían aprobarse porque la CMS propone cambiar las reglas sobre cómo se cuentan las poblaciones cubiertas.

El gobierno de Obama interpretó que estas no solo requieren que el programa posterior a la exención cubra al menos la misma cantidad de personas que el programa original, sino también números comparables para aquellos con condiciones costosas.

En otras palabras, si un programa nuevo cubriera la misma cantidad de personas en general pero cambiara la población cubierta para que incluyera solo a la mitad de los diabéticos, asmáticos o pacientes de cáncer o cardiacos, sería rechazado por Obama, incluso si cubriera a más personas con necesidades médicas de rutina, pero podrían ser aprobadas por Trump.


La amenaza para los clientes con condiciones preexistentes proviene de varias características del plan Trump, dicen Tolbert y Pollitz.

Una es la disposición del gobierno para permitir que los subsidios gubernamentales de primas se apliquen a los planes de salud no calificados, los planes a corto plazo y de asociación que no tienen que proporcionar la lista completa de beneficios esenciales y pueden rechazar a pacientes con afecciones preexistentes.

Hemos escrito anteriormente sobre las deficiencias de dichos planes. La administración de Obama los limitó a duraciones de tres meses y prohibió sus renovaciones; Trump les permite permanecer en vigencia hasta por un año, más las renovaciones anuales.

Un problema con este enfoque es que podría desviar a los clientes más jóvenes y saludables de los planes calificados de ACA, desechando a los pacientes con costos más altos y elevando sus primas.

Mientras tanto, las pautas de Trump permitirían a los estados reasignar los subsidios de primas, ofreciendo a los clientes más jóvenes supuestos subsidios aparentemente para alentar a más de ellos a inscribirse en la cobertura.

Pero eso dejaría a los pacientes mayores con menos asistencia, un doble golpe para una población con mayor probabilidad de enfrentar los gastos de enfermedades crónicas.

Las nuevas reglas de conteo podrían no cubrir a los pacientes con condiciones preexistentes costosas, dicen Tolbert y Pollitz.

Esto se debe a que las reglas no reconocen que la mayor parte de los gastos de atención médica son incurridos por una pequeña parte de la población: el 20% de todos los pacientes representan el 80% del gasto.

Por lo tanto, un estado podría cumplir con los estándares de Trump incluso si liberara a algunos pacientes de alto costo y cubriera más en el extremo de bajo costo del espectro.

Los cambios que ha implementado el CMS de Trump en las pautas de exención son sutiles y técnicos, pero significativos. También son turbios.

"Las reglas no son muy claras", dice Pollitz. "Hemos tratado de averiguar cómo funcionaría esto, y no está explicado".

Una amenaza que se avecina es que al alentar a los estados y las aseguradoras a que adopten un enfoque más "flexible" para diseñar planes de salud, están abriendo el camino para que las aseguradoras desanimen a algunos clientes de postularse. Una aseguradora que no quisiera cubrir a las mujeres en edad fértil ofrecería planes sin servicios de maternidad.

Advertisement

Uno que no quisiera lidiar con los casos de abuso de sustancias dejaría de lado la atención de salud mental. Las posibilidades son infinitas, pero el punto final es el mismo: menos opciones para quienes necesitan más atención.

La mayor incertidumbre acerca de los cambios de la regla es si los estados los utilizarán para diluir la ACA.

"¿Cuáles serían las consecuencias políticas si un funcionario estatal propusiera una de estas exenciones?", pregunta Pollitz. "¿Levantaría un revuelo?"

Las señales son que el público se ha preocupado mucho más por perder los avances que obtuvieron a través de la Ley de Atención Asequible.

Esta el ejemplo de Idaho. Allí, el gobernador republicano Butch Otter emitió una orden ejecutiva en enero que legaliza los planes de seguro que podrían impedir a las personas con condiciones preexistentes. CMS rechazó la propuesta como una violación de ACA, pero se ofreció a trabajar con Idaho para encontrar formas de eludir la ley.

Mientras tanto los votantes del estado optaron abrumadoramente el día de las elecciones para expandir Medicaid bajo la ACA. En otros dos estados republicanos, Utah y Nebraska, los votantes también optaron por expandir Medicaid.

En Maine, donde los votantes optaron por la expansión de Medicaid en 2017, pero fueron frustrados por el gobernador del Partido Republicano, Paul LePage, quien se negó a implementar la votación, un gobernador demócrata fue electo, lo que significa que la expansión ahora tendrá lugar.

En otras palabras, la marea parece estar cambiando a favor de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, en todas partes excepto en la Casa Blanca de Trump.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement