Advertisement

Los auxiliares de vuelo no están en esto por el dinero. Para eso son sus segundos empleos

Los auxiliares de vuelo no están en esto por el dinero. Para eso son sus segundos empleos
Un horario flexible significa que los auxiliares de vuelo a veces pueden aceptar un segundo empleo. (B&M Noskowski / Getty Images/iStockphoto)

Eran alrededor de las 2 a.m., hora del este, en un vuelo de noche de Miami a São Paulo, Brasil. La cabina del avión estaba a oscuras, salvo unas pocas pantallas brillantes y una pequeña cantidad de luces de lectura de techo.

Una de esas luces se proyectaba sobre el hombro de un colega auxiliar de vuelo que se sentó en un asiento plegable, leyendo documentos escritos a mano en una carpeta.

Advertisement

Cuando le pregunté qué estaba haciendo, levantó la vista, como si hubiera estado en trance. "Sólo revisando algunos archivos de pacientes", dijo.

"¿Archivos de pacientes?", le pregunté.

Advertisement

"Sí", contestó. "Soy psicólogo clínico".

¿Un asistente de vuelo que trabaja como psicólogo clínico? ¿O era un psicólogo clínico que trabajaba como auxiliar de vuelo? La combinación de carreras puede sonar extraña. Pero para los asistentes de vuelo, un segundo empleo no lo es.

El salario inicial de un auxiliar de vuelo puede ser menos de $20,000 al año. Para compensar los escasos ingresos, el trabajo viene con dos beneficios tentadores. El primero es volar gratis. Casi todos los empleados de las aerolíneas tienen la libertad de volar, sin costo alguno, a la mayoría de los destinos alrededor del mundo. Los padres, cónyuges, acompañantes designados e hijos también pueden volar gratis usando los pases del empleado.

Para los asistentes de vuelo que buscan complementar sus ingresos, la segunda ventaja, un horario de trabajo flexible, es una bendición. Se nos permite intercambiar vuelos, dejar vuelos y usar los días de vacaciones para adaptar nuestra semana laboral. Esto permite a nuestro psicólogo clínico programar vuelos alrededor de las citas de los pacientes.

Advertisement

No estoy seguro de qué tipo de beneficios de salud recibe el psicólogo en su otro trabajo, pero los empleados de mi aerolínea tienen un generoso paquete de beneficios.

No he podido encontrar estadísticas sobre el número de auxiliares de vuelo que tienen un segundo empleo. Pero durante mis 30 años de carrera, me he encontrado cara a cara con cientos de maravillas con dos empleos.

Un asistente de vuelo trabajaba como forense. Otro trabajaba como asistente de una funeraria. Los asistentes de vuelo trabajan como abogados, chefs, conductores de limusinas, peluqueros, profesores universitarios e incluso bomberos.

Entre los auxiliares de vuelo jóvenes recién contratados, el ser camarero de restaurante o barman es quizás la segunda ocupación más común. De hecho, cuando me contrataron en 1985 y luchaba por sobrevivir en la ciudad de Nueva York con un salario anual de $16,000, conseguí un trabajo de barman en uno de los mejores clubes nocturnos de esa época.

Yo servía bebidas en el club desde las 10 p.m. hasta las 4 a.m. Debido a que las propinas de los clientes excedían por mucho mi salario en la aerolínea, a menudo dejaba pasar vuelos para trabajar turnos extras en el bar.

Algunas noches, después de contar el dinero de la caja, me ponía mi uniforme de auxiliar de vuelo de poliéster, subía a un taxi con destino al aeropuerto de LaGuardia, trabajaba hasta cuatro vuelos (Nueva York-Toronto, Toronto-Nueva York, Nueva York-Chicago, Chicago-Cleveland) y terminaba el día en un Ramada Inn donde caía en un sueño profundo.

Fue duro, pero sobreviví y prosperé. También lo han hecho muchos de mis colegas. Susan, por ejemplo, es una enfermera registrada con la que he volado muchas veces. Cuando no está trabajando en vuelos a Londres o Barcelona, España, está en el hospital atendiendo a bebés prematuros, su especialidad.

Marlin, otro asistente de vuelo pluriempleado, trabajó como director de programa en una estación de radio de jazz de Miami. Después de un vuelo de toda la noche, se presentaba en la estación, listo para comenzar su turno.

Advertisement

Luego de haber dejado el trabajo de barman hace mucho tiempo, escribí dos libros y un par de cientos de artículos en periódicos y revistas. Al proporcionar beneficios de atención médica, no hubiera podido de otra manera, y permitir un horario de trabajo flexible, mi trabajo de auxiliar de vuelo me ayuda a sostenerme durante los altibajos de mi carrera de escritor.

No todos los pluriempleados pueden manejar la doble vida. Muchos terminan trabajando un solo empleo y renunciando al otro. Tres oficiales de policía que trabajaban en Tampa, Florida, Las Vegas y San Juan, Puerto Rico, cambiaron permanentemente sus insignias por alas plateadas de asistente de vuelo.

En los vuelos, los ex policías se reunían en la galera del avión, deleitando a la tripulación con historias de arrestos por drogas y persecuciones de vehículos de alta velocidad. Cuando se le preguntó por qué había dejado la fuerza, una mujer policía convertida en asistente de vuelo me dijo que el estrés era un factor contribuyente. Los otros ex policías estuvieron de acuerdo.

Pero un ex auxiliar de vuelo, un tipo llamado Steve, aparentemente sentía lo contrario. Dejó de volar en los cielos amistosos y se inscribió en la academia de policía de Fort Lauderdale, Florida.

Veinte años después sigue patrullando mi vecindario. Para él, la vida en las calles era mucho más atractiva que la vida en el aire.

Para leer este artículo en inglés, haga clic aquí.

Advertisement
Advertisement