Advertisement

Si Lyft no puede mantener a sus conductores como contratistas independientes, puede que nunca sea rentable

Si Lyft no puede mantener a sus conductores como contratistas independientes, puede que nunca sea rentable
Lift ha iniciado una oferta pública de acciones, y la compañía dice que nunca podría ser rentable. (Frederic J. Brown / AFP / Getty Images) (Getty Images)

El modelo de negocio de Lyft se basa en su relación con sus conductores. Depende de reclutarlos, de mantenerlos contentos, de asegurar que la compañía nunca tenga que proporcionarles seguros de salud y otros beneficios, y, finalmente, de encontrar una manera de reemplazar a algunos de ellos con autos autónomos para que Lyft pueda mantener una gran parte del dinero después de cada viaje.

Desafortunadamente para Lyft, hay una gran incertidumbre en la relación con los conductores.

Advertisement

En datos que se hicieron públicos, se muestra que Lyft perdió $ 911.3 millones de $ 2.2 mil millones en ingresos en 2018, y se confirmó que es posible que nunca llegue a ser rentable. Esto se debe, en parte, a las limitaciones permanentes y a las nuevas amenazas externas que han dejado en conflicto la relación de Lyft con sus conductores.

"Definitivamente, Lyft enfrenta más riesgos materiales que otras compañías al hacerse públicas", dijo John Engle, presidente de la firma de capital privado y de riesgo Almington Capital.

Advertisement

Un punto importante de incertidumbre es si Lyft podrá mantener la naturaleza flexible de su relación con los conductores. Es mejor para Lyft asegurarse de que los conductores permanezcan clasificados como contratistas independientes, no como empleados que califican para recibir beneficios proporcionados por la compañía.

Pero esa flexibilidad está en riesgo. Un fallo de la Corte Suprema de California en abril, por ejemplo, asume que cualquier trabajador es un empleado si su trabajo es fundamental para el negocio principal de una empresa.

"Continuamos manteniendo en dichos procedimientos legales y administrativos que los conductores en nuestra plataforma son contratistas independientes, pero nuestros argumentos pueden no ser exitosos", dice la presentación de Lyft. "Una determinación o resolución de cualquier procedimiento legal, ya sea que seamos parte o no, que clasifique a un conductor de una plataforma de viajes compartidos como un empleado, podría dañar nuestro negocio, nuestra condición financiera y los resultados de nuestras operaciones".

Con Lyft y Uber, su competidor más grande, disputando una participación de mercado, la lucha por los precios seguirá siendo feroz, dijo Engle. "Agregue la falta de poder de fijación de precios a la pérdida neta de Lyft de casi $ 1.000 millones en 2018, y no veo un punto de inflexión de ganancias a corto plazo", dijo. "En cuanto al modelo de contratista independiente, cualquier ajuste del marco legal o regulatorio podría poner en peligro todo el modelo comercial, y eso también afecta a Uber".

Advertisement

En mercados importantes como la ciudad de Nueva York, los reguladores han impuesto protecciones para los conductores que reducen muchos de los beneficios relacionados al usar contratistas independientes. Aunque Lyft ha resuelto juicios anteriores presentados por conductores que alegan que se clasificaron incorrectamente como contratistas, las leyes en el mercado más grande de viajes compartidos en los EE.UU imponen requisitos de salario mínimo para los conductores que a menudo están reservados para los empleados.

Cualquier amenaza para el negocio de viajes compartidos en la ciudad de Nueva York es crítica para Lyft y Uber, que también está considerando una oferta pública inicial para 2019. Pero la mayor amenaza es el precedente que estas nuevas reglas pueden establecer para otras jurisdicciones.

"Nuestra industria es relativamente nueva, está evolucionando rápidamente y se está regulando cada vez más", se lee en el archivo S-1 de Lyft ante la SEC. "Hemos estado sujetos a una intensa presión regulatoria por parte de las autoridades estatales y municipales de Estados Unidos y Canadá".

"Los cambios adversos en las leyes o regulaciones en todos los niveles de gobierno, prohibiciones o limitaciones importantes a nuestros servicios podrían afectar adversamente nuestro negocio, condición financiera y resultados de operaciones", continúa.

Incluso si fracasan los intentos de hacer cumplir las leyes que imponen protecciones a los conductores similares a la de los empleados, Lyft, en primer lugar, aún enfrenta la tarea cada vez más difícil de reclutar a esos conductores.

El grupo de conductores elegibles que desean o necesitan conducir ya sea para Lyft o Uber y no tienen experiencia en hacerlo está disminuyendo en EE.UU, donde Lyft lleva a cabo la mayoría de sus negocios. En comparación con los importantes fondos de Uber y su deseo de aumentar su valoración antes de su propia IPO, Lyft seguirá teniendo que gastar mucho para atraer y retener a los conductores con bonos y otros beneficios.

Probablemente esta sea la razón por la que la compañía ofrece acciones de sus a los conductores que han completado un número difícil de alcanzar de 10.000 viajes.

"Nuestro crecimiento continuo depende en parte de nuestra capacidad para atraer y retener de manera rentable a los conductores calificados que satisfacen nuestros criterios y procedimientos de selección y para aumentar la utilización de nuestra plataforma por parte de los conductores existentes", según la documentación de la compañía. "Si no continuamos brindando a los conductores flexibilidad en nuestra plataforma, oportunidades atractivas para obtener ingresos y otros programas de incentivos ... que son comparables o superiores a los de nuestros competidores, es posible que no podamos atraer nuevos conductores, retener los actuales o aumentar la utilización de nuestra plataforma".

Advertisement

Uber pasó la mayor parte del 2018 intentando recuperar la confianza de los conductores al presentar un conjunto de nuevas características y mejoras, incluida la opción de propina en la aplicación, que Lyft ha tenido desde su inicio. La retención de los conductores se convirtió en un foco rojo cuando abandonaron la plataforma. A partir de febrero de 2018, el 30% de los conductores de Uber dejaron de conducir para la compañía.

Con el nuevo enfoque de Uber, Lyft puede tener más dificultades para posicionarse como el servicio amigable para los conductores. La compañía afirma que siempre se ha centrado en las necesidades de los conductores. Pero con algunas excepciones -sobre todo en relación a la llamada para boicotear a Uber en 2017- hay poca lealtad a la marca entre los pasajeros y los conductores en la industria del transporte.

"Lyft definitivamente tiene el historial de ser el servicio más amigable para el conductor, pero Uber realmente se ha puesto al día en ese punto", dijo Harry Campbell, autor del libro Rideshare Guide, quien también conduce tanto para Uber como para Lyft. "Creo que ambas compañías se están volviendo más similares que nunca en estos días, lo que es bueno para los conductores, ya que están agregando más características y beneficios para tratar de retenerlos. Todavía creo que Lyft se preocupa más por sus conductores, pero cada vez es más difícil demostrarlo".

Sin embargo, a largo plazo, la apuesta que han hecho muchas compañías de transporte es que no tengan que depender tanto de los conductores.

El desarrollo y el progreso de la tecnología de los autos autónomos han sido un faro de esperanza para muchas compañías que dependen en los conductores. Como dijo una vez el ex presidente ejecutivo de Uber, Travis Kalanick, "la magia de los vehículos que conducen por sí mismos es la razón por la que Uber puede resultarles caro ya que no sólo pagas por el auto, sino por el tipo que está manejando el auto".

Advertisement

"Si no podemos desarrollar eficientemente nuestras propias tecnologías de vehículos autónomos o establecer asociaciones con otras compañías para ofrecer tecnologías de vehículos autónomos en nuestra plataforma de manera oportuna, nuestro negocio, condición financiera y resultados de operaciones podrían verse afectados de manera adversa", informa el documento de Lyft.

Pero la realidad es que ninguna de las dos empresas puede deshacerse completamente de los conductores debido a la desaceleración del progreso de los autos autónomos. La única compañía que realiza pruebas en las vías públicas sin un conductor humano de seguridad en el asiento delantero es Waymo, propiedad de Alphabet, que ha estado trabajando en su tecnología autónoma durante más de una década.

En estos días, tanto Lyft como Uber dicen que siempre habrá al menos algunos conductores humanos en sus redes para garantizar que se satisfaga la demanda si no hay suficientes vehículos autónomos disponibles.

La estrategia de conducción autónoma de Lyft, que consiste en asociarse con otras compañías que construyen esos autos y, al mismo tiempo, desarrollar su propia tecnología, esto puede hacer que la empresa pueda poseer dichos vehículos, independientemente de si es capaz de desarrollar la tecnología por sí misma o en escala. Pero incluso en ese caso, el lanzamiento de vehículos de conducción autónoma puede tener un alcance limitado.

"Muchos de los grandes gigantes de la industria automotriz han invertido miles de millones de dólares en el desarrollo de la tecnología," dijo Engle. "Pero es importante entender que el camino legal de los vehículos autónomos validados por su seguridad están a muchos años de salir a la carretera".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí 

Advertisement
Advertisement