Advertisement

Un vistazo a Yiwu, China, la capital de los regalos de Pascua de todo el mundo

Un vistazo a Yiwu, China, la capital de los regalos de Pascua de todo el mundo
Yang Wei, de 30 años, es gerente de la fábrica de productos artesanales Wenhao de la ciudad de Jiangsu Taizhou. (Matjaž Tančič / For The Times) (Los Angeles Times)

Los regalos de Pascua están un piso más arriba de los artículos de tela, junto a las imágenes de Santa y de los vasos que tienen inscrito "I love Croatia", cerca de los ceniceros en forma de iPhone y frente a las estatuillas de hombres jamaiquinos fumando marihuana.

Allí, Yang Wei, de 30 años, mantiene un almacen con un mundo de maravillas de Pascua. Ella se sienta en medio de estanterías repletas de conejos, huevos de plástico con orejas de conejo pegadas y un sinnúmero de polluelos de malvavisco no comestibles. La mayor parte se destina a EE. UU.

Advertisement

"Tenemos diseñadores de juguetes que van a EE. UU. o a Europa para obtener ideas", dijo Yang, gerente de la fábrica de productos artesanales Wenhao de la ciudad de Jiangsu Taizhou. "Luego regresan y crean juguetes que se adaptarán al mercado".

La Ciudad de Comercio Internacional en Yiwu, el mercado mayorista más grande del mundo. (Matjaž Tančič / For The Times)
La Ciudad de Comercio Internacional en Yiwu, el mercado mayorista más grande del mundo. (Matjaž Tančič / For The Times) (Los Angeles Times)

Lo más probable es que, si ha experimentado la Pascua en cualquiera de sus formas, como con una canasta de regalo, una vitrina, un conejito o un huevito de plástico, ese producto salió de la Ciudad de Comercio Internacional en Yiwu, una ciudad de 1,5 millones de personas, aproximadamente 160 millas al sur de Shanghái.

Advertisement

Esta ciudad es el mercado mayorista más grande del mundo: cinco centros comerciales del tamaño de un estadio, hogar de decenas de miles de pequeños puestos dispuestos en un laberinto de luces fluorescentes y linóleo de color beige.

Yang, como otros mayoristas de Pascua, confiesa saber muy poco sobre las tradiciones de la festividad. La Pascua, para ella, es simplemente un negocio.

Yiwu prosperó durante la recesión mundial, ya que los clientes optaron por juguetes, baratijas y joyas genéricos y de bajo costo en lugar de productos de marca más costosos. "Bulkland", un documental hecho en 2016, se refirió a Yiwu como "la ciudad-tienda  que construyeron los dólares".

Durante el período previo a la Pascua de Resurrección, los coloridos huevos de plástico, diminutos conejitos de peluche y cestas aptas para la caza de huevos (muchos de los cuales pasan por Yiwu) llenan los estantes de los minoristas de todo Estados Unidos. Si alguno de estos bienes se verá afectado por los aranceles aplicados a los productos chinos que ha ordenado el presidente Trump, aún no se sabe. Pero independientemente de eso, los tiempos en el comercio de baratijas ya están cambiando.

Advertisement

China, en su intento de convertirse en una potencia de alta tecnología, se está alejando de la fabricación de bajo costo que permitió su crecimiento. Sus ciudades están creciendo cada vez más y cada vez son más caras; los costos están aumentando para la producción de todo, desde partes de máquinas hasta mano de obra migrante. Las fábricas se están moviendo a otro lugar: Vietnam, Laos, Bangladesh, África, para escapar de los altos costos, y las compras en línea han nivelado el resto del panorama industrial.

(Los Angeles Times)

"Para el negocio de Pascua, del 2008 al 2012 fue el mejor momento. Ahora las ganancias han disminuido", dijo Tang Jian, de 31 años, director distrital de Jiangsu Tiangong Gifts, que exporta baratijas de Pascua a Rusia, Serbia, Chile e Italia. Él heredó el negocio de su padre hace 20 años, antes solo hacia muñecas de plumas de gallo, hasta que un día se enteró de la Semana Santa en una exhibición comercial.

Al igual que muchos de los vendedores de baratijas de Pascua de Yiwu, la fábrica de Tang fabrica decoraciones navideñas durante la mitad del año, cuando la demanda de huevos y conejos disminuye. Yiwu produce aproximadamente el 60% de las decoraciones navideñas del mundo: ornamentos de árboles, renos inflables, motocicletas de Santa que funcionan con baterías y esferitas.

Tang Jian, de 31 años, es director distrital de Jiangsu Tiangong Gifts (Matjaž Tančič / For The Times)
Tang Jian, de 31 años, es director distrital de Jiangsu Tiangong Gifts (Matjaž Tančič / For The Times) (Los Angeles Times)

"La competencia para las empresas que se enfocan en cosas de Navidad es mucho más alta: el 95% de las fábricas aquí se enfoca en la Navidad", dijo. "Solo el 5% es Pascua. Después de todo, es una temporada muy pequeña".

China es hogar de millones de cristianos, muchos de los cuales celebran la Pascua con los mismos rituales que en Occidente: los huevos se consideran símbolos de la tumba vacía de Jesús, y los conejos, con sus inclinaciones primaverales, alguna vez se consideraron un símbolo de fertilidad. (Durante la Edad Media, muchos creían que las liebres podían dar a luz sin sexo, trazando paralelismos con la Virgen María).

Sin embargo, mientras que la Navidad es un gran negocio en China, los sombreros de Santa y los árboles de Navidad proliferan aquí cada diciembre, los mayoristas de Pascua encuentran la mayoría de sus negocios en el extranjero.

Aqui se produce 60% de los adornos de Navidad.
Aqui se produce 60% de los adornos de Navidad. (Los Angeles Times)

"Es un día festivo en el extranjero", dijo Yu Liying, de 51 años, dueño de otro mayorista de Yiwu. "Es como tener el Festival del Dragón y el Festival de Barrido de Tumbas. Los extranjeros tienen su Pascua.

Yiwu produce aproximadamente el 60% de las decoraciones navideñas del mundo. (Matjaž Tančič / For The Times)
Yiwu produce aproximadamente el 60% de las decoraciones navideñas del mundo. (Matjaž Tančič / For The Times) (Los Angeles Times)

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Advertisement
Advertisement
Advertisement