Share
Vida y Estilo

Una prueba de ADN me ayudó a encontrar el amor que no sabía que me faltaba

Amor

Cómo una prueba de ADN cambió mi vida. 

(Matt Rota )

Era una mañana rara cuando mi esposa Wendy y yo estábamos disfrutando de tener la casa llena. Estaba en la cocina con nuestros dos hijos, Bryce, de 29 años y Roy, de 26. Nuestros dos hijos viven y trabajan en Los Ángeles y la noche anterior se habían enfrentado al tráfico pesado en el camino a nuestra casa en Vista, en el norte de San Diego. Todavía estaban un poco dormidos cuando le di a cada uno un Bloody Mary fuerte y picante.

Mientras tomábamos nuestros primeros sorbos, los miré y casualmente dije: “¿Alguna vez les dije que fui adoptado?” Bryce me miró fijamente y me dijo: “Eso es muy gracioso, papá”. Los ojos de Roy se abrieron de par en par. Es verdad, dije. Mientras trataban de averiguar si hablaba en serio o no, les presenté una copia impresa del servicio de ADN 23andMe. Me había hecho la prueba unas semanas antes y les había mostrado mi (y su) ascendencia. Se dieron cuenta de que hablaba en serio, y me encontré con un coro de “¿Por qué no nos lo dijiste antes?”.

Batallé para encontrar una respuesta. Hace años que sé que soy adoptado, pero supongo que de alguna manera sentí que tenía defectos y me avergonzaba reconocerlo. Me tomó años superar eso, pero nunca encontré el momento adecuado para decírselo en voz alta a mis hijos. Esa mañana les dije que no eran de ascendencia alemana, como me habían dicho mis padres adoptivos, sino de origen irlandés, inglés, galés y escocés.

Ahora pueden sentirse más auténticos celebrando el día de San Patricio, bromeé.

Anuncio

Dos días después, mi hijo Bryce estaba de vuelta en Los Ángeles cuando recibió un mensaje de texto a altas horas de la noche. Era de una mujer que había encontrado su número de teléfono en línea y que me estaba buscando: “Hola Gary, siento enviar un mensaje de texto tarde, pero creo que eres mi hermano... Te he estado buscando durante 30 años”, se leía en parte del texto. Estaba firmado: “Tu posible hermana, Sandy”.

Ahora me tocaba a mí preguntarme si Bryce me estaba gastando una broma.

Pero efectivamente, revisé mi correo electrónico y encontré una notificación de 23andMe diciendo que tenía una hermana de doble vínculo, a quien le gustaría hacer contacto. Estaba empezando a darme cuenta de que algo inesperado estaba sucediendo. Le respondí al número que teníamos de ella, y ella accedió a llamarme en 10 minutos.

En ese momento, estaba totalmente conmocionado. Todo estaba sucediendo tan rápido. Me sentí como si acabara de transmitirles a mis hijos la noticia de mi adopción y ahora estaba a punto de hablar con mi hermana biológica. Estaba asustado, eufórico, nervioso y bastante desquiciado. Me serví un Bloody Mary fuerte y picante y salí a sentarme afuera con lágrimas en los ojos, esperando la llamada.

Anuncio

En este punto debo hacer una pausa para decirles que he sido muy afortunado en esta vida. Estoy rodeado de amor, tengo una esposa e hijos maravillosos, mis padres adoptivos me dieron mucho amor, estabilidad y apoyo financiero. Mi hermana, Nancy, que también fue adoptada, es cariñosa y generosa y tenemos una vida de grandes experiencias compartidas.

Pero a pesar de toda mi buena fortuna, me había costado mucho no preguntarme sobre las circunstancias de mi nacimiento, quiénes eran mis padres biológicos y si tenía hermanos. Estas preguntas siempre estaban en mi mente a lo largo de los años y siempre las había desechado, porque era inquietante saber que podría no haber ninguna respuesta. Me demoré en tomar una prueba de ADN hasta después de que mis padres adoptivos murieron. (No podía soportar dejarles saber que estaba buscando a mis padres biológicos. Me lo dieron todo, eran padres sólidos, honestos, cariñosos y con los más altos valores). Finalmente decidí hacer la prueba de ADN a finales del año pasado, para poder al menos transmitir a mis hijos alguna información de salud y ascendencia.

Todo eso me llevó a sentarme fuera de mi casa en una mañana soleada, esperando escuchar la voz de mi hermana biológica y también preguntándome cómo podría mantener la calma en mi propia voz.

Entonces, sonó el teléfono y oí la voz de mi hermana pequeña.

Ni siquiera puedo empezar a explicar lo mucho que me afectó. Estaba sacudido hasta los huesos. Compartíamos la misma madre y padre, pero no sabíamos nada el uno del otro. Hablamos, escuchamos y hubo pausas en las que ninguno de los dos podía hablar. Estaba temblando, ni siquiera recuerdo exactamente lo que dijimos, pero poco a poco nos dimos cuenta de que éramos muy parecidos.

Resulta que mientras fui criado por mis padres adoptivos en La Cañada Flintridge, mi familia biológica vivía en San Marino a menos de 10 millas de distancia. Mis padres biológicos eran novios de la escuela preparatoria y mi madre biológica quedó embarazada de mí cuando sólo tenía 17 años. La enviaron al Este para que yo naciera y me dieron en adopción en Los Ángeles. Después de hablar con mi hermana durante dos horas, acordamos que iría a su casa la semana siguiente, para que pudiéramos conocernos en persona.

Fue un largo y lluvioso viaje por la costa hasta San Luis Obispo (SLO), aunque las nubes estaban empezando a retirarse un poco, a medida que yo llegaba. Sandy me recibió en la puerta de mi auto y cuando salí del auto, nos abrazamos y lloramos. Y luego entramos, nos abrazamos y lloramos un poco más. Poco a poco compartimos más de nuestras historias de vida, convirtiéndonos en el hermano y la hermana que siempre estuvimos destinados a ser.

Hablamos de cómo la naturaleza y la crianza tuvieron efectos tan profundos en nosotros. Descubrimos que ambos compartimos sonrisas similares, un profundo amor por las berenjenas y al aire libre, incluyendo el senderismo y la jardinería. Ambos somos zurdos, y cada uno tiene un gato y un perro, ambos labradores. La suya es Molly, mientras que la mía se llama Maeby. Tenía la intención de quedarme una noche en SLO pero me quedé dos porque había mucho que descubrir sobre el otro después de toda una vida de separación.

Anuncio

La nueva familia a la que me han presentado es maravillosa y complicada como lo son todas las familias y hay cosas que todavía tengo que desentrañar. Mi padre biológico fue un intelectual y creativo que se convirtió en director/editor de una revista en Nueva York. También fue un padre que se subió a un tren y dejó una familia en crisis con hijas muy jóvenes. Estoy en contacto con la otra hermana de doble vínculo que comparto. Ella vive en el noroeste y estamos haciendo planes de viaje para conocernos en persona a finales de este año. Mi madre biológica sigue viva, pero no estamos en contacto y no hay planes de reunirnos. Me siento un poco como una oveja negra porque ella no está allí dándome la bienvenida con los brazos abiertos.

Estaba emocionalmente agotado cuando regresé a casa al norte de San Diego después de ese tiempo con mi hermana, pero con el amor que se agregó a mi vida y la incertidumbre de mi pasado desvaneciéndose, el viaje de regreso a casa fue glorioso.

Tal vez, sólo tal vez, tuve un poco de suerte irlandesa y encontré algo mejor que el oro al final del arco iris. Encontré una familia.

 

L.A. Affairs narra la búsqueda de amor en Los Ángeles y sus alrededores.  

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí


Anuncio