Share
Vida y Estilo

¿Vuelves a casa estresado? Tu perro también siente esas malas vibraciones

perros1

Los investigadores encontraron que cuando los humanos tenían niveles elevados de cortisol ,la hormona del estrés, sus perros lo sentían. (Go Takayama / AFP/Getty Images)

(Getty Images)

¿Tu perro está estresado? Tal vez eres tú el que necesita un masaje en la barriga.

Una nueva investigación ha encontrado que los niveles de estrés de un canino y su ser humano tienden a subir y bajar juntos. De hecho, el estrés en un perro parece estar más estrechamente relacionado con el estrés de su dueño que con el propio temperamento del perro.

En los 15.000 años que los humanos y los perros han vivido juntos, la dependencia y el afecto mutuo han profundizado nuestro vínculo. Y la ciencia ha establecido desde hace tiempo que el “contagio emocional” entre nosotros y nuestras mascotas caninas es muy real.

El nuevo estudio, publicado el jueves en la revista Scientific Reports, es el primero en descubrir que este contagio no es pasajero. También sugiere que el bienestar mental del dueño de un perro da forma a la salud emocional de la mascota de una manera excepcionalmente poderosa.

Anuncio

Se ha hablado mucho de los beneficios para la salud que los perros ofrecen a los humanos. Nuestras frecuencias cardíacas y presión arterial disminuyen rutinariamente en su presencia. Nuestros niveles de oxitocina circulante -a menudo conocida como la “hormona del amor"- aumentan cuando miramos a los ojos de un perro. Probablemente porque caminan más, y también socializan más, los dueños de perros viven más tiempo y tienen una vida más saludable que aquellos que no tienen un compañero canino.

Pero las últimas investigaciones demuestran hasta qué punto esa conexión psicológica es una vía de doble sentido. Regresa del trabajo en un mal estado de ánimo contante, es probable que el nivel de estrés de tu amigo peludo aumente en consecuencia.

Los investigadores reclutaron 33 perros pastores de Shetland y 25 border collies y midieron los niveles de la hormona cortisol en su pelo y en el pelo de sus propietarios humanos. A diferencia de los niveles de cortisol en el torrente sanguíneo, los niveles en el cabello no varían ampliamente durante un día, semana o mes. Debido a que se acumula lentamente, ofrece una imagen más clara de los niveles de estrés con el tiempo.

El equipo de investigación de la Universidad de Linkoping en Suecia también hizo que cada dueño de perro participante -todos ellos mujeres- completara una serie de cuestionarios que medían no sólo sus propios rasgos de personalidad, sino también el temperamento de sus perros.

Anuncio

Cuando los autores del estudio buscaron la alineación entre los temperamentos de los dueños de perros y sus mascotas, no encontraron similitudes o diferencias significativas. No había nada que sugiriera que los humanos “eligieran” perros que coincidieran con su personalidad, o que, al igual que la estereotipada pareja de ancianos casados, se parecieran más con el paso del tiempo.

Pero cuando los investigadores examinaron las muestras de cabello, encontraron evidencia clara de convergencia emocional entre el perro y el ser humano.

Tomadas una vez en verano y otra en invierno para tener en cuenta la variabilidad estacional, las concentraciones de cortisol tendían a ser altas en los perros pastores y los collies cuando los niveles de sus guardianes humanos también eran altos. Y esta medida clave del estrés crónico fue menor en los perros cuyas muestras de pelo de los dueños indicaban niveles más bajos de estrés crónico.

La gran sorpresa llegó cuando los investigadores buscaron una relación entre los niveles de cortisol de los perros y sus personalidades (según lo informado por sus dueños - sí, existen).

Si uno de los propietarios de una mascota describía a su perro como tímido, temeroso o ansioso, los investigadores esperaban encontrar niveles más altos de cortisol en las muestras de pelo del perro, y encontrar concentraciones más bajas en muestras de perros confiados y tranquilos, según Lina S.V. Roth, autora principal del artículo (y dueña de un perro llamado Trixie).

Pero no lo fue así. Los niveles de cortisol canino no parecían subir y bajar con su posición en el espectro temperamental de temeroso a tranquilo. Los niveles de cortisol de sus humanos eran en realidad un predictor mucho mejor del nivel de estrés de un perro.

Eso, escribieron los investigadores, sugiere que “son los perros los que reflejan los niveles de estrés de sus dueños en lugar de que los dueños respondan al estrés de sus perros”.

perro2

Una mujer abraza a su perro. Las perras eran más propensas a ver aumentar sus niveles de cortisol junto con los de sus dueños. (Stuart Villanueva / Galveston County Daily News)

(Los Angeles Times)
Anuncio

Brian Hare, profesor de biología evolutiva de la Universidad de Duke y experto en cognición animal, advirtió que los hallazgos sólo muestran una relación en este momento. Aunque provocativo y original, la nueva investigación tendrá que tomar algunas medidas adicionales para demostrar que los niveles de estrés de un propietario son la causa del estrés en sus perros, dijo.

Pero el hallazgo emocionó al psicólogo de desarrollo Jonathan Santo de la Universidad de Nebraska en Omaha, quien fue coautor de un estudio en 2015 que encontró evidencia clara de contagio emocional a corto plazo entre los perros y sus dueños.

Los investigadores no sólo encontraron evidencia de una sincronía emocional duradera entre el perro y el ser humano, sino que esa asociación fue evidente en una muestra de apenas 58 perros y sus dueños, señaló Santo. La mayoría de los rasgos de personalidad humana sólo se pueden ver claramente en muestras mucho más grandes, dijo.

“Lo que este documento parece insinuar es algunos de los mecanismos subyacentes detrás de por qué los humanos y los perros o los lobos han sido capaces de domesticarse durante miles de años”, dijo Santo. “Ambos somos especies sociales, y una vez que nos integramos en la vida del otro, fue para beneficio de ambos que perros y humanos se acompañaran emocionalmente”.

Santo, quien es propietario de un perro con fuertes rasgos de San Bernardo, dijo que sospecha que las ansiedades de los perros también afectan los niveles de estrés de sus guardianes. Pero añadió: “Me inclino a creer que es más de una manera que de otra. Con los perros como están ahora, son mucho más dependientes de los humanos para su supervivencia que al revés. Tiene sentido como estrategia evolutiva que se hayan vuelto muy sensibles a los humanos, y que hayan adoptado cualidades que los hacen queridos para nosotros”.

La nueva investigación sugiere algunas tendencias intrigantes para que los investigadores las exploren en el futuro. Los niveles de estrés de las perras coincidían más con el estrés de sus dueños que el de los machos. Lo mismo ocurría con los perros que se dedicaban a la agilidad competitiva y a otras actividades de entrenamiento intensivo, en comparación con los perros que servían estrictamente como compañeros.

Roth, bióloga especializada en cognición canina y equina, dijo que las investigaciones anteriores de su grupo con pastores alemanes han encontrado que el juego y las interacciones afectivas similares son el factor clave para reducir las ansiedades de los perros. El ejercicio y el acceso a los espacios verdes son estupendos, pero “si interactuamos con el perro de forma positiva, le damos al perro lo que quiere”, siempre es mejor”, dijo.

Añadió que ya se han planificado estudios de seguimiento para explorar el impacto de los géneros de perros y propietarios en la sincronía emocional a largo plazo, y para saber por qué y con quién están hechos los apegos más poderosos de nuestras mascotas. Aunque los perros pastores son conocidos por su amabilidad y capacidad para estar en sintonía con los seres humanos, también hay que estudiar otras razas y las de orígenes mixtos, dijo.

Anuncio

La dependencia de los perros de los seres humanos -no sólo para alimento y refugio, sino también para bienestar emocional- se ha vuelto bastante desproporcionada, dijo Roth. Por eso es importante explorar la posibilidad de que la vida emocional de los perros se vea fuertemente afectada por la salud mental de sus tutores.

Somos una parte central de su mundo”, dijo Roth. “Tenemos trabajo, y otros círculos de amigos. Pero para un perro, somos casi todo. Bajo esas circunstancias, es importante saber, ¿quién está sincronizando con quién?”

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio