Anuncio
Share
California

La regla de “Carga Pública” de la administración Trump tiene un efecto en los beneficios para los niños de los inmigrantes

Training Occupational Development Educating Communities
Al centro Luz Gallegos, con el Centro Legal TODEC, responde preguntas sobre la nueva regla de “Carga Pública” después de una misa en la Iglesia Católica St. Francis de Sales en Riverside.
(Myung J. Chun / Los Angeles Times)

La ley federal ya exige que las personas que soliciten las tarjetas verdes y el estatus legal demuestren que no se convertirán en una “carga pública” o una carga financiera para Estados Unidos

Después de una misa el domingo por la noche, Luz Gallegos subió al púlpito en la St. Francis de Sales Catholic Church en Riverside para explicar cosas y calmar los nervios.

Gallegos y sus colegas del Centro Legal TODEC, un proveedor de servicios para inmigrantes en la cercana Perris, habían estado recibiendo preguntas de padres que estaban considerando dar de baja a sus hijos de una variedad de beneficios públicos.

Reaccionaban a la nueva regla de “Carga Pública”, publicada a principios de este mes, que podría permitir al gobierno federal negar las tarjetas verdes a los inmigrantes que usan Medicaid, cupones de alimentos, cupones de vivienda u otras formas de asistencia pública, lo que podría dificultar a muchos en obtener estatus legal en Estados Unidos.

Gallego dijo a los feligreses que la regla no penaliza a un solicitante por los beneficios recibidos por un miembro de la familia, como un niño que es ciudadano estadounidense.

Anuncio

Pero para Gallegos y otros, convencer a los padres de que no tienen que renunciar a los beneficios para sus hijos se ha sentido como una tarea monumental en un momento en que las separaciones familiares, la amenaza de redadas y la dura retórica del presidente Trump hacia los inmigrantes han creado un profundo sentido de miedo.

“La gente está aterrorizada”, dijo Gallegos. “Al final del día, van a hacer lo que tengan que hacer para proteger a sus familias”.

Las clínicas legales han informado que los padres están pensando en excluir a sus hijos de los beneficios que incluyen servicios recibidos en la escuela, Medicaid, ayuda financiera para la universidad y cupones de alimentos.

Una regla propuesta por la Casa Blanca dificultaría que los inmigrantes legales obtengan la residencia permanente si han recibido ciertos tipos de asistencia pública, incluidos Medicaid, cupones de alimentos y subsidios para la vivienda.

Anuncio

La ley federal ya exige que las personas que soliciten las tarjetas verdes y el estatus legal demuestren que no se convertirán en una “carga pública” o una carga financiera para los Estados Unidos. Pero la nueva regla, que entrará en vigencia a mediados de octubre si sobrevive a los desafíos legales de California y otros estados, describe una gama más amplia de programas que podrían descalificar a un solicitante. Los funcionarios evaluarán la asistencia pública junto con otros factores como la educación, los ingresos del hogar y la salud.

El Medicaid recibido por niños menores de 21 años no será considerado. Tampoco la asistencia médica de emergencia, los programas de almuerzos escolares, las despensas de alimentos o la ayuda en casos de desastre. Los miembros activos del ejército estadounidense están exentos, al igual que los refugiados o solicitantes de asilo. La regla tampoco se aplicaría retroactivamente.

California demanda a la administración Trump para desafiar la legalidad de una nueva regla de’carga pública’ que podría negar las tarjetas verdes a los inmigrantes que reciben ayuda pública.

Algunos comenzaron a retirarse de los programas públicos el año pasado cuando los rumores sobre la regla circularon por primera vez. Una encuesta realizada en diciembre por el Urban Institute, una organización de investigación sin fines de lucro, informó que casi el 14% de 1.950 adultos nacidos en el extranjero o que viven con familiares nacidos en el extranjero han evitado participar en programas de beneficios públicos en el último año porque les preocupaba que al hacerlo perjudicaría su oportunidad de obtener tarjetas verdes.

St. Francis de Sales church in Riverside
Luz Gallegos anuncia que su organización está disponible para responder preguntas sobre la nueva regla de “Carga Pública” después de una misa en la Iglesia Católica St. Francis de Sales en Riverside.
(Myung J. Chun / Los Angeles Times)

Los expertos dicen que es probable que las personas recurran a lo que se siente como la opción más segura sin poder comprender completamente cómo se aplica la regla a ellos.

“Ya estamos viendo efectos escalofriantes”, dijo Sara McTarnaghan, investigadora asociada de Urban Institute. “Hay familias que suspenden los beneficios para sus hijos ciudadanos estadounidenses. Existen titulares de tarjetas verdes y ciudadanos naturalizados que suspendieron los beneficios a pesar de que no se verán afectados”.

Kelly Whitener, profesora de investigación asociada en el Centro de Niños y Familias de la Universidad de Georgetown, dijo que las familias están expuestas a una mayor inestabilidad financiera cuando un miembro no tiene seguro, y que los niños, en particular, podrían sufrir serias consecuencias si pierden sus beneficios.

Anuncio

“Cuando los niños tienen cobertura de salud, es más probable que obtengan la atención preventiva que necesitan, y que tengan una mejor asistencia a la escuela, se gradúen de la escuela preparatoria, asistan a la universidad, obtengan trabajos mejor pagados”, dijo.

Los inmigrantes sin estatus legal que hablaron con el Times, solicitando que sólo se usen sus nombres por temor a ser deportados, dijeron que les preocupaba que fueran vistos como una “carga pública” debido a los beneficios que reciben sus hijos.

Sylvia Colt-Lacayo está en gran medida por su cuenta para averiguar cómo pagar por la atención que necesita para vivir en el campus con una discapacidad neuromuscular degenerativa.

Los padres de niños con discapacidades que reciben servicios especiales en la escuela los han eliminado o están considerando sacarlos de la escuela. Jhoana, quien vive en Moreno Valley y es del estado mexicano de Jalisco, dijo que los padres como ella ahora se preocupan por firmar una parte de un Plan de Educación Individualizado, o IEP, que le permite a un distrito escolar obtener reembolsos de Medi-Cal por los servicios que recibe un niño.

Cuando se publicó la regla, decidió inscribir a su hijo de 16 años, quien tiene autismo, en clases en línea. Ella planea tratar de enseñarse a sí misma cómo darle la terapia del habla y ocupacional que le ofrecían en la escuela.

Como madre soltera, su preocupación era la posibilidad de separarse de su hijo si no obtiene el estatus legal.

“Renuncia a servicios importantes para sus hijos por miedo, porque lo peor es que su hijo no esté con usted”, dijo.

María, quien vive en Perris y es de la Ciudad de México, sacó a su hijo de 15 años, que tiene autismo, de la escuela por la misma razón. Ella no le pidió consejo al distrito antes de hacerlo, ya que no quería revelar que era indocumentada.

“Hay algunas cosas que debes guardar para ti”, dijo.

Anuncio

Sin embargo, Valerie Vanaman, una abogada que representa a niños con discapacidades, dijo que los padres no necesitan dar su consentimiento para permitir que un distrito escolar reciba un reembolso por los servicios que recibe su hijo.

“Los distritos inteligentes llegarán a las familias y les dirán que pueden rescindir [esa] parte del IEP”, dijo.

Miriam Núñez, una abogada supervisora ​​del Centro de Recursos de Centroamérica en Los Ángeles, dijo que su personal ha visto confusión sobre qué tipos de solicitantes están sujetos a la regla, que exime a aquellos que califican para visas humanitarias como la visa U para víctimas de delitos.

“Estamos escuchando que el titular de una visa U tiene miedo y no quiere recibir más beneficios médicos o ciertas utilidades para ellos o sus hijos”, dijo.

Ella dijo que su personal está viendo un aumento en las llamadas de personas que retiran sus solicitudes de ciudadanía.

“Hemos explicado cómo la regla no los afecta... pero desafortunadamente, el miedo es mayor que la razón”, dijo. “Este es precisamente el tipo de efecto que creo que se pretende que tenga ese cambio de reglas, para confundir y disuadir a los candidatos elegibles de solicitar la residencia o incluso la ciudadanía”.

Luvia Quiñones, directora de políticas de salud de la Coalición de Illinois para los Derechos de los Inmigrantes y Refugiados, también dijo que su personal recibió llamadas de refugiados y solicitantes de asilo que cancelaban su inscripción en Medicaid y beneficios de alimentos, aunque no deberían verse afectados.

“La gente en general tiene miedo de acceder a cualquier cosa”, dijo.

Citando un litigio pendiente, un portavoz de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de EE.UU dijo que la agencia no podía comentar sobre las acusaciones de que la norma ha creado confusión entre los padres. Pero la Administración Trump ha defendido la regla.

Taz era un skinhead de San Diego a los 18 años. Entonces encontró a Dios. Ahora trabaja con los jóvenes para combatir el odio

“Ciertamente esperamos que la gente se mantenga con sus propios medios con el ingreso que recibe”, dijo Ken Cuccinelli, jefe interino de USCIS, en una conferencia de prensa de la Casa Blanca anunciando la regla.

Jazmin Cerda, de 26 años, especialista en beneficios públicos del Consejo Vecinal de Brighton Park en Chicago, decidió optar por no recibir beneficios para ella y su hija en 2018 cuando la regla aún estaba en sus inicios.

Cerda temía que ella y los beneficios médicos de su hija de 3 años pudieran perjudicar su solicitud de ciudadanía. Pero su pequeña necesitaba cirugía para extirpar un quiste que estaba causando una infección en la garganta. Cerda pensó que debía hacer una elección imposible.

“Eran los beneficios para mi hija o mi ciudadanía”, dijo.

Ella decidió renunciar a sus propios beneficios médicos, así como de los cupones de alimentos de su hija. Cerda hizo del maquillaje un trabajo paralelo para pagar el alquiler y la comida.

Más tarde, un abogado le dijo que no habría estado sujeta a la regla porque no se aplica a quienes buscan la ciudadanía. Ahora, Cerda intenta conectar a las personas con abogados de bajo costo cuando le preguntan si deben cancelar su inscripción.

“He vivido la situación en la que tienes pánico”, dijo.

En la iglesia, Gallegos repartió volantes explicando la nueva regla. Belén, una residente de Riverside del estado mexicano de Guanajuato, le preguntó a Gallegos si debía continuar recibiendo estampillas de comida para sus cuatro hijos.

Después de escuchar el consejo de Gallego, dijo que conservaría los beneficios. Las estampillas de comida son vitales, dijo, ya que sólo su esposo, un trabajador de la construcción, está empleado.

“Nos ayuda mucho”, dijo. “Es comida para mis hijos. No es para mi”.

Del mismo modo, Alma, quien vino a la iglesia con sus tres hijas, aseguró que sintió cierto alivio cuando Gallegos le dijo que mantener a sus hijas en Medi-Cal no pondría en peligro su caso bajo la regla.

“Lo médico será lo último que les quitaré", dijo.

Pero Alma todavía se preocupa por depender demasiado de los beneficios públicos. Se niega a solicitar cupones de alimentos para sus hijas, y prefiere confiar en las despensas de la iglesia, a pesar de que le han dicho que esos beneficios no la afectarán.

“Lo necesitamos, porque siempre necesitas comida”, dijo. “Si viera al presidente decir en la televisión que esta comida para niños no me afectará, entonces podría pedirla”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.


Anuncio