Anuncio
Share
California

Todos los miembros de la tripulación del Concepción estaban durmiendo cuando estalló el incendio

APphoto_Boat Fire California
Esta foto de video proporcionada por NBC/LA muestra el casco quemado del Concepción siendo sacado a la superficie por un equipo de salvamento de la Isla Santa Cruz .
(NBC/LA via Associated Press)

Todos los miembros de la tripulación estaban dormidos cuando el Concepción se incendió el Día del Trabajo, dijo la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte, una importante revelación en la investigación del peor desastre marítimo en la historia moderna de California.

El informe preliminar de la agencia decía que “en el momento del incendio, cinco tripulantes estaban durmiendo en literas detrás del puente de mando, y un tripulante estaba durmiendo en la litera”. La ley federal exige que el barco tuviera al menos “un vigilante nocturno de guardia” que estuviera despierto y pudiera alertar a otros sobre incendios y otros peligros, dijo Jennifer Homendy, miembro de la junta directiva de la NTSB.

La capitana de la Guardia costera de EE.UU, Monica Rochester, dijo que la persona que está de guardia normalmente camina por el barco y revisa el equipo durante la noche. Los investigadores de la Guardia costera determinaron, basándose en entrevistas con la tripulación, que nadie estaba de guardia cuando estalló el incendio.

El incendio destruyó el Concepción durante una expedición de buceo de fin de semana, atrapando a los pasajeros y a un miembro de la tripulación que dormían bajo cubierta mientras la embarcación estaba anclada en la isla de Santa Cruz. Los funcionarios sospechan que las 34 personas murieron por inhalación de humo.

Anuncio

Stanley Payne, de 79 años, cuya cuñada estaba a bordo del Concepción con varios otros parientes, hizo una larga pausa mientras procesaba la noticia de que todos los miembros de la tripulación estaban dormidos en el momento del incendio.

“Sospechamos eso todo el tiempo”, dijo. “Es una gran violación de la seguridad.... Al menos el capitán debe ser considerado responsable”.

El capitán del Concepción, Jerry Boylan, no respondió a una solicitud de comentarios el jueves.

Anuncio

John McDevitt, ex jefe asistente de bomberos marítimo acreditado y presidente de un comité de la Asociación Nacional de Protección Contra Incendios en Embarcaciones, dijo que las alarmas de humo en el área donde se inició el incendio habrían sido clave para prevenir la tragedia.

El informe preliminar de la NTSB menciona la presencia de dos detectores de humo que suenan localmente en la litera del barco. El informe no especifica si estaban funcionando o si había detectores en otras partes del barco.

“Queda mucho al azar cuando dependes de un vigilante errante”, dijo. “Tienes la tecnología, pero de más de 50 años, de una alarma de humo que habría alertado al tripulante de guardia de inmediato si hubiera estado despierto”.

El informe de la NTSB proporciona la narración más clara hasta ahora sobre lo que ocurrió a bordo del buque a primera hora de la mañana del Día del Trabajo. El informe indica que un miembro de la tripulación que dormía en el puente de mando fue despertado por un ruido. Cuando se levantó para investigar, vio un incendio en la cubierta, por lo que salió del salón, y alertó al resto de la tripulación.

Los miembros de la tripulación saltaron a la cubierta principal -un hombre se rompió una pierna en el proceso- e intentaron acceder al salón y a la cocina para llegar a los pasajeros, pero esa zona estaba totalmente cubierta por el fuego. Abrumados por el humo, la tripulación saltó por la borda, según el informe.

Dos miembros de la tripulación y el capitán nadaron hasta la popa, volvieron a abordar el barco, abrieron la escotilla hasta la sala de máquinas y no vieron ningún incendio en esa zona, según el informe. El acceso al salón a través de las puertas cercanas a la popa estaba bloqueado por el fuego, así que lanzaron una pequeña barca y recogieron a los dos tripulantes restantes en el agua. Buscaron la ayuda de un barco pesquero, el Grape Escape, que estaba anclado en las cercanías.

Aunque los investigadores no han determinado qué causó el incendio a bordo de la embarcación de 75 pies, ha habido sugerencias de que pudo haber un estallido en una estación de carga utilizada por los pasajeros para teléfonos y otros aparatos electrónicos en la cocina o debido a algún mal funcionamiento de la batería de litio.

Anuncio

Douglas Schwartz, un abogado que representa a los propietarios del Concepción, dijo que basándose en “pruebas y testimonios actuales”, no cree que el incendio haya sido causado por el operador, el barco o la tripulación. Dijo que los miembros de la tripulación “actuaron heroicamente e hicieron todo lo posible para intentar salvar las vidas de los pasajeros y de sus compañeros de tripulación”.

“Todos esperamos y anticipamos nuevas regulaciones como resultado de la investigación”, dijo Schwartz. “Nos preguntamos si las agencias de seguridad que han sido conscientes de los peligros de las baterías de litio en otros medios de transporte han considerado aplicar este conocimiento a la industria de los barcos chárter”.

El miércoles, la Guardia Costera emitió un boletín de seguridad recomendando que los operadores de embarcaciones comerciales de todo el país revisen las medidas de seguridad, se aseguren de que el equipo de seguridad esté operativo y reduzcan los riesgos potenciales de las baterías de litio, las tiras reactivas y los cables de extensión.

Los oficiales también están investigando si los pasajeros recibieron las instrucciones de seguridad apropiadas a bordo del buque.

The Times habló con más de una docena de personas que recientemente han estado en los barcos de Truth Aquatics. Aunque muchos recordaban a la tripulación como profesional y consciente de los protocolos de seguridad, algunos dijeron que la información inicial del capitán sobre seguridad era inadecuada.

El diseño de la embarcación también ha sido objeto de examen, en particular si la escotilla de escape situada en el cuarto de literas proporcionaba una ruta adecuada para que las personas pudieran abandonar la embarcación durante una emergencia. Desde el dormitorio había dos salidas a la cubierta: una escalera en un lado y la escotilla de emergencia en el otro. Ambos conducían a la zona de la cocina.

Homendy le dijo a The Times la semana pasada que estaba “sorprendida” por el tamaño de la escotilla de emergencia -que mide aproximadamente 2 pies de ancho- cuando recorrió el Vision, un barco hermano que es similar en tamaño y diseño al Concepción.

Los investigadores planean examinar las regulaciones actuales sobre embarcaciones similares al Concepción que fueron construidas el mismo año y realizar operaciones similares; sistemas de alerta temprana y de detección de humo y alarma; rutas de evacuación; capacitación; y políticas y procedimientos actuales de la compañía, según el informe.

Anuncio

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio