Anuncio
Share
California

Juez federal bloquea la ley de California para forzar la divulgación de las declaraciones de impuestos de Trump

President Trump
El presidente Trump llega a Los Ángeles el miércoles. El jueves, un juez federal acordó bloquear la implementación de una ley electoral estatal que obligaría a revelar sus declaraciones de impuestos.
(Gina Ferazzi / Los Angeles Times)

Un juez federal ordenó un interdicto temporal el jueves en contra de la primera ley en la nación de California, que requiere que los candidatos revelen sus declaraciones de impuestos para poder figurar en la boleta primaria presidencial, una victoria temprana para el presidente Trump pero una decisión que sin duda será apelada por los funcionarios estatales.

El juez de distrito estadounidense Morrison England Jr. dijo que emitirá un fallo definitivo en los próximos días, pero tomó la inusual medida de emitir la orden provisional desde el estrado. Manifestó que habría un “daño irreparable sin un alivio temporal” para Trump y otros candidatos por la ley firmada por el gobernador Gavin Newsom en julio.

El presidente de la Comisión de Formas y Medios de la Cámara de Representantes le solicitó al IRS el pasado miércoles seis años de las declaraciones de impuestos personales y comerciales del presidente Trump, una solicitud que el presidente inmediatamente dijo que no estaba dispuesto a cumplir.

Morrison pasó gran parte del proceso judicial en la cuestión de si una ley federal de divulgación de información financiera de larga data está por encima de cualquier regla adicional que un estado pudiera imponer.

La ley federal, conocida como la Ley de Ética en el Gobierno, o EIGA, fue aprobada originalmente en 1978 y se aplica a una serie de altos funcionarios federales. Trump ha presentado el informe anual, el más reciente en mayo, que ofrece una visión general de sus finanzas.

Anuncio

"¿Necesitamos llegar hasta aquí si la EIGA se adelanta [a la nueva ley de California]”, preguntó England a los abogados del estado.

La campaña de Trump y el Partido Republicano demandaron a California por una ley que requiere que los candidatos presidenciales liberen sus declaraciones de impuestos para presentarse a las primarias.

La audiencia en un tribunal de Sacramento consolidó los argumentos presentados en cinco demandas separadas sometidos desde la promulgación de la ley.

Roque de la Fuente, quien presentó una de las demandas y fue candidato presidencial de un partido minoritario en 2016 después de no lograr el apoyo del Partido Demócrata, dijo que apoya cierta divulgación limitada y voluntaria de la declaración de impuestos.

Anuncio

“No creo que deba ser ordenado por el estado”, dijo De la Fuente a los reporteros fuera de la sala del tribunal.

El presidente Trump tiene razón en una cosa: no debería tener que divulgar públicamente su declaración de impuestos.

Trump demandó en agosto para bloquear la implementación del proyecto de ley 27 del Senado. Sus abogados le dijeron al juez que la ley de California obligaría injustamente al presidente a renunciar a su derecho a la privacidad para mantener la confidencialidad de sus declaraciones de impuestos a fin de participar en las primarias estatales del 2 de marzo.

El general Peter Chang dijo a la corte que los estados ya tienen diferentes reglas para las elecciones primarias, y que la SB 27 no sólo afecta al jefe ejecutivo de la nación, sino también a California.

“Esto es lo que los votantes necesitan para elegir a sus ejecutivos”, dijo Chang.

Pero Thomas McCarthy, un abogado que representa al presidente, le dijo al juez que la Constitución de Estados Unidos establece reglas para postularse al cargo más alto de la nación que son “fijas e inalterables” por los estados. Aseveró que los votantes de California pueden tener interés en las declaraciones de impuestos de un candidato presidencial, pero que el estado “no puede tratar de informar” a los votantes más allá de la información básica.

England parecía sugerir que podría haber razones para frenar las reglas electorales que dejaban a los candidatos presidenciales luchando por proporcionar información diferente basada en el estado en cuestión.

"¿No crearía eso una mezcolanza de leyes en todo el país?”, preguntó.

Anuncio

La ley de California requiere que cualquier candidato a presidente o gobernador que busque un puesto en la boleta de votación primaria de todo el estado, entregue a los funcionarios estatales copias de los formularios de impuestos del Servicio de Impuestos Internos de los últimos cinco años de presentación. Después de que se redacte la información financiera personal, se pondrán copias de esos documentos a disposición del público para su inspección.

La ley no se aplica a ningún otro candidato que busque un puesto, incluidos los que compiten por escaños en la Legislatura o el Congreso de California, y no tendría ningún efecto en las elecciones generales de noviembre. En términos prácticos, si Trump se mantuviera fuera de la boleta de las primarias, aún tendría la oportunidad de recibir votos para presidente en el otoño como candidato del Partido Republicano.

Debido a que la SB 27 fue aprobada como un estatuto de urgencia por la Legislatura, está lista para entrar en vigor en las primarias presidenciales del próximo año. La ley establece que los aspirantes a la presidencia de cualquiera de los seis partidos políticos reconocidos por el estado deben presentar los documentos de impuestos a más tardar 98 días antes de la elección primaria, que es el 26 de noviembre. Aunque algunos candidatos presidenciales demócratas han hecho públicas porciones de sus declaraciones de impuestos, el estándar de cinco años bajo la SB 27 requeriría divulgación adicional para muchos de los que esperan tener su nombre en la boleta de California.

El enfrentamiento del jueves en la corte federal puso fin a una semana tumultuosa para la relación entre Trump y California. La visita de dos días del presidente al estado se centró en la recaudación de fondos para la campaña privada, pero incluyó un viaje a la frontera entre Estados Unidos y México y una amenaza de sancionar a San Francisco por lo que él llamó “tremenda contaminación” provocada por los problemas de los desamparados de la ciudad.

Trump es el segundo presidente desde 1976 que ha rechazado todas las solicitudes de revisión pública de sus declaraciones de impuestos. Si bien la petición se convirtió en una práctica rutinaria en la mayoría de las elecciones, también ha sido voluntaria. La nueva ley también se aplica a los candidatos a gobernador, elecciones en las que la declaración de impuestos ha sido mucho menos relevante. Newsom, sin embargo, permitió a los reporteros inspeccionar cinco años de sus declaraciones de impuestos en 2017.

La nueva ley electoral de California es sólo una de las luchas que está librando el presidente para mantener sus declaraciones de impuestos fuera del ojo del público. El jueves, sus abogados también demandaron para detener una ley del estado de Nueva York que daría a los demócratas de la Cámara de Representantes acceso a las declaraciones de impuestos estatales de Trump.

Pero sólo la batalla de California tiene consecuencias directas para la campaña presidencial de 2020. En una presentación ante el tribunal la semana pasada, los abogados de Trump dijeron que la ley estatal va mucho más allá de los requisitos electorales “procedimentales” que los estados pueden imponer. También insistieron en que la ley trata a los candidatos de manera diferente, en el sentido de que sólo se aplica a aquellos que pertenecen a uno de los seis partidos políticos que han calificado bajo la ley de California para el reconocimiento oficial.

Esos partidos son los únicos que participarán en las primarias porque la elección está diseñada para permitir la selección de un candidato del partido nacional. Cualquier candidato que desee organizar una campaña presidencial independiente o por escrito no aparecerá en la boleta hasta noviembre.

Anuncio

Los abogados que representan a Newsom y al secretario de Estado Alex Padilla le dijeron al juez que la ley estatal no crea un obstáculo insuperable para mantener a un candidato fuera de la boleta electoral de California, argumentando que la única razón por la que un candidato no puede cumplir con el estándar es porque él o ella simplemente no quiere hacerlo.

Más allá de las cinco demandas consideradas el jueves, hay otras tres impugnaciones legales a la ley electoral de California. Se han presentado dos demandas adicionales en Los Ángeles y San Diego, respectivamente. Un tercer desafío fue presentado por el Partido Republicano de California en la Corte Suprema del estado, afirmando que el nuevo estatuto entra en conflicto con la ley electoral existente.

Pero el esfuerzo de Trump es el más destacado del grupo.

Más allá del espectro de que un presidente en ejercicio sea excluido de las elecciones primarias en el estado más poblado, los republicanos han dicho que habría un daño significativo para el partido si se permite que la nueva ley entre en vigor.

Creen que sin Trump en la papeleta, los votantes del Partido Republicano tendrían menos incentivos para participar en las primarias de marzo y los candidatos de los partidos podrían quedarse cortos en las competencias electorales. Bajo las reglas únicas de las elecciones primarias de California, sólo los dos primeros votantes en las contiendas legislativas y congresionales pasarán a las elecciones generales de noviembre, incluso si son del mismo partido. Los demócratas, han argumentado los funcionarios del Partido Republicano, fácilmente podrían ocupar esos dos puestos en las contiendas clave si el entusiasmo republicano se ve disminuido por una primaria en la que Trump debe sentarse en el banquillo.

Trump recibió casi 1.7 millones de votos en las primarias presidenciales estatales de junio de 2016, superando con creces a sus rivales republicanos.

Mientras que los partidarios de la ley de California han dicho que la divulgación obligatoria de los documentos de impuestos está pendiente desde hace mucho tiempo, pocos creen que habría ganado terreno sin la elección de Trump.

De La Fuente, quien afirmó que tiene la intención de presentarse como republicano en las próximas elecciones presidenciales, dijo que el presidente cometió un error al esquivar el tema en 2016.

“Pensé que había cometido un error al no revelarlo, pero asumo que tiene algo que ocultar”, dijo.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí


Anuncio