Anuncio
Share
California

Visitarán Washington D.C. para pedir la permanencia del programa Daca

DACA
Activistas le piden a los beneficiaros de este alivio migratorio a luchar y no desanimarse. Se espera que el veredicto se de en diciembre.
(Getty)

Varios activistas salen de Los Ángeles hacia Washington D.C. para pedir la permanencia del programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (Daca).

El martes 12 de noviembre, la Corte Suprema considerará los argumentos en el caso del programa que ampara a 800.000 inmigrantes con el beneficio, que fue cancelado por la administración de Donald Trump.

Una delegación de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (Chirla), que incluye a varios “soñadores” forman parte del movimiento, el cual ha intensificado las acciones en todo el estado como parte de las campañas “Rise For Daca” y “Home Is Here” para defender Daca y TPS en los días previos a los argumentos en la Corte Suprema.

María Salazar pone mucho énfasis en la educación de su hija de siete años de edad, quien estudia hasta tres horas por día.

Angélica Salas, directora ejecutiva de Chirla, señala que es el momento para estar unidos y visitar la capital estadounidense para ser la voz de los más vulnerables.

Anuncio

“Este es uno de esos momentos, y nos es imperativo defender el progreso que hemos logrado. Es por eso que juntos, como movimiento y sociedad, nos estamos levantando”, dijo la activista.

Carolina Morán, madre de cuatro hijos amparados a Daca, está entre los visitantes.

“Lo único que quiero es que estos beneficiarios sigan teniendo la oportunidad de sobresalir en este país. Ellos son parte de la sociedad, la economía y la riqueza cultural de la nación”, afirma la madre de familia.

Sus cuatro hijos mayores solicitaron y recibieron Daca.

Anuncio

“Cuando nos enteramos del alivio, todos estabamos feliz, pues habían salido de la preparatoria y la inscripción al colegio se les había negado por no tener documentos”, cuenta Morán.

La administración del presidente Donald Trump contempla establecer un objetivo “cero” admisión de refugiados para el año fiscal 2020, todo esto a pesar de que la aceptación de los mismos ha reducido al 75% desde el 2016.

“Empezamos a informarnos, visitar foros y educarnos hasta que lograron sus permisos. Desafortunadamente, ahora mis hijos están preocupados por su futuro, inclusive han tenido problemas en el trabajo por la situación política sobre este alivio”, agrega la inmigrante.

La madre de familia señala que de no ser por Daca, sus hijos no se habrían podido superar en el país. Su hija, de 26 años, se graduó de la universidad y trabaja como secretaria paralegal con un abogado.

Francisco, su hijo de 25, sigue en la universidad y trabaja como diseñador gráfico, mientras su hijo Christian, de la misma edad, hace diseño gráfico en construcción. No obstante, su hija Lizet, de 18, estudia para ser ingeniero astronauta.

“Ellos luchan siempre por su futuro, porque se les dio la oportunidad y la están aprovechando, si el programa se establece como permanente, la nación entera se beneficia”, agrega.

Otros activistas le piden a los beneficiaros luchar y no desanimarse. Se espera que el veredicto se de en diciembre.

Martin Batalla-Vidal, demandante principal en la demanda de Batalla Vidal v. McAleenan, que será escuchada por la Corte Suprema, y miembro de Make the Road New York indica que gracias al programa ha podido asistir a la escuela y obtener trabajo.

“La terminación cruel e ilegal de la administración Trump de Daca ha causado caos e incertidumbre en los jóvenes inmigrantes en todo el país”, dice Batalla-Vidal.

Anuncio

“Daca ha sido una política valiosa que ha permitido que cientos de miles trabajen, vayan a la escuela y persigan sus sueños. Esperamos que la Corte escuche las voces de los cientos de miles de inmigrantes como yo, cuyas vidas están en juego. La corte debe defender el Estado de Derecho al rechazar el ataque imprudente de la administración Trump contra Daca y dejar esta política vital en su lugar”, concluye.


Anuncio