Anuncio

Danzantes aztecas protestan en Beverly Hills por muerte de George Floyd (Video)

Danzantes aztecas en manifestaciones de protesta en Beverly Hills.

Antes de los saqueos, antes de los disturbios y los saqueos, hubo solidaridad de la comunidad mexicana en Los Ángeles en las protestas por la muerte del afroamericano George Floyd en Minneapolis, por el que hay un policía detenido acusado de homicidio en tercer grado y de homicidio culposo.

El apoyo fue a su manera. A su vistosa y sonora manera: con danzantes aztecas, penachos, colorido vestuario, banderas mexicanas y pancartas con exigencias: “Justicia para todos los hermanos negros”, “Cárcel para todos los policías asesinos”, “Unidos contra el racismo” y “Alto a la brutalidad policiaca”, se podía leer a ritmo de los tambores, protestando contra el abuso policial en las zonas adineradas de Beverly Hills.

“Esto fue hermoso ... absolutamente hermoso”, escribió Harrison Sanford en su cuenta de Twitter, desde donde compartió un video con las impactantes imágenes, que generó más de 47 mil retuits y más de medio millar de mensajes positivos.

La comunidad mexicana también ha padecido acoso y abuso policiaco, por lo que no extrañó a nadie ver a grupos de personas de origen mexicano integrarse a las manifestaciones para exigir justicia por la muerte de George Floyd.

Sucedió el sábado por la tarde, bajo el Sol que abrazaba a miles de manifestantes que se convocaron en las zonas adineradas de Beverly Hills y West Hollywod/Fairfax en protestas pacíficas que posteriormente desembocaron en confrontaciones violentas.

Anuncio

Varios comercios de las conocidas zonas comerciales Rodeo Drive y Fairfax, como Apple Store y Nordstrom, fueron saqueados al tiempo que se organizaron barricadas en las avenidas y autopistas más importantes de la ciudad.

Al menos un vehículo policial de Beverly Hills fue destrozado.

A pesar de las imágenes impactantes, también hubo manifestaciones pacíficas en barrios como Boyle Heights, considerado históricamente como el corazón del activismo latino en Los Ángeles, donde se pudo ver a otro grupo de danzantes aztecas.

Cientos de personas llenaron Mariachi Plaza en Boyle Heights en una protesta sin incidentes de ningún tipo y en la que los manifestantes mostraron pancartas de orgullo negro y chicano además de banderas mexicanas.

Después, ante el incremento de disturbios, el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, declaró el toque de queda para toda la localidad y pidió a las autoridades de California desplegar efectivos de la Guardia Nacional.

Anuncio


Anuncio