Anuncio
Share
California

Floyd revive las muertes de Garner, Brown y Rice, así murieron todos ellos

Eric Garner, Michael Brown y Tamir Rice.
(Via Twitter)

Para los activistas a favor de los derechos civiles y en contra de la brutalidad policial, la muerte de George Floyd es un escenario escalofriante experimentado una y otra vez en Estados Unidos.

Simplemente desde el 2015, mas de 1,000 afroamericanos han muerto a manos de las autoridades. La pregunta que muchos se hacen es cuantas muertes van a tomar para que el abuso cese.

En los incidentes de brutalidad más recientes resaltan los nombres de Eric Garner, Michael Brown y Tamir Rice junto con la de George Floyd, quienes tuvieron en común el ser afroamericanos de bajos recursos y muertos por las autoridades.

Anuncio

Eric Garner: El 17 de julio de 2014, Garner murió en la ciudad de Nueva York de Staten Island después de que Daniel Pantaleo, un agente del Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York (NYPD), lo asfixió mientras lo arrestaba.

Garner fue detenido bajo sospecha de vender cigarrillos individuales de paquetes sin sellos de impuestos. Después de que Garner le dijo a la policía que estaba cansado de ser acosado y que no estaba vendiendo cigarrillos, los agentes intentaron arrestarlo.

Cuando Pantaleo puso sus manos sobre Garner, este se negó a cooperar y retiró los brazos. Pantaleo luego colocó su brazo alrededor del cuello de Garner y lo tiró al suelo. Con varios agentes que lo sujetaban, Garner repitió las palabras: “No puedo respirar” 11 veces mientras estaba acostado boca abajo en la acera.

Anuncio

Después de que Garner perdió el conocimiento, los agentes lo pusieron de lado para aliviar su respiración. Garner permaneció acostado en la acera durante siete minutos mientras esperaba una ambulancia. Garner fue declarado muerto en un hospital del área aproximadamente una hora después.

Las imágenes de video del incidente generaron una atención nacional generalizada al igual que protestas en la nación y las preguntas sobre el uso de fuerza.

Michael Brown: A poco tiempo de esa tragedia, el 9 de agosto de 2014, Brown Jr., un hombre negro de 18 años, recibió un disparo mortal de Darren Wilson, agente de policía blanco de 28 años, en la ciudad de Ferguson, Missouri, un suburbio de St. Louis.

Anuncio

Brown estaba acompañado por su amigo de 22 años Dorian Johnson. Wilson dijo por su parte que se produjo un altercado cuando Brown lo atacó en su vehículo policial para controlar su arma hasta que fue disparada.

No obstante, Johnson declaró que Wilson inició una confrontación agarrando a Brown por el cuello a través de la ventana de su auto, amenazándolo y luego disparándole. En este punto, tanto Wilson como Johnson afirman que Brown y Johnson huyeron, y Wilson persiguió a Brown poco después. Wilson declaró que Brown se detuvo y lo acusó después de una corta persecución. Johnson contradijo esta cuenta, afirmando que Brown se dio la vuelta con las manos levantadas después de que Wilson le disparó a la espalda.

Según Johnson, Wilson le disparó a Brown varias veces hasta que Brown cayó al suelo. En todo el altercado, Wilson disparó un total de doce balas, incluidas dos veces durante la lucha en el automóvil; la última fue probablemente el disparo mortal. Brown recibió seis golpes, todos de frente.

Anuncio

Desde el 1 de enero de 2015, unas 1,252 personas negras han sido asesinadas a tiros por la policía, según la base de datos de The Washington Post que rastrea los disparos de la policía. Estas cifras no incluyen a quienes murieron bajo custodia policial o fueron asesinados utilizando otros métodos.

Tamir Rice: Un 22 de noviembre de 2014, Timothy Loehmann, un agente de policía de 26 años, le disparó fatalmente en a Tamir Rice, un niño afroamericano de 12 años. Rice llevaba una réplica de una pistola Airsoft de juguete; Loehmann le disparó casi inmediatamente después de llegar a la escena, en Cleveland, Ohio.

Dos agentes, Loehmann y Frank Garmback, de 46 años, respondían a una llamada de despacho de la policía con respecto a un hombre negro que “sigue sacando una pistola de sus pantalones y apuntando a la gente”. Una persona que llamó informó que un hombre estaba apuntando “una pistola” a personas al azar en el Centro de Recreación Cudell, un parque en el Departamento de Obras Públicas de la Ciudad de Cleveland. Al comienzo de la llamada y nuevamente en el medio, se dice que la pistola “probablemente sea falsa”.

Anuncio

Hacia el final de la llamada de dos minutos, la persona que llama declara que “probablemente sea un menor”; sin embargo, esta información no fue transmitida a los agentes Loehmann o Garmback en el despacho inicial.

Los agentes informaron que a su llegada, ambos gritaban continuamente “muéstrame las manos” a través de la ventana abierta de la patrulla. Loehmann afirmó además que, en lugar de mostrar sus manos, parecía como si Rice estuviera tratando de sacar algo. En respuesta, el oficial disparó dos veces, golpeando a Rice una vez en el torso. Murió al día siguiente.

Más tarde se descubrió que el arma de Rice era una réplica de airsoft que carecía del cañón de punta naranja.

Anuncio

Un video de vigilancia del incidente fue publicado por la policía cuatro días después del tiroteo, el 26 de noviembre. El 3 de junio de 2015, la Oficina del Sheriff del condado de Cuyahoga declaró que su investigación se había completado y que habían entregado sus hallazgos al fiscal del condado. Varios meses después, la fiscalía presentó pruebas ante un gran jurado, que se negó a acusar, principalmente sobre la base de que Rice estaba sacando lo que parece ser un arma de fuego real de su cintura cuando llegó la policía. Una demanda presentada contra la ciudad de Cleveland por la familia de Rice se resolvió posteriormente por 6 millones de dólares.


Anuncio