Anuncio

¿Trabajadores sociales atendiendo llamadas de emergencia? Ciudad de Los Ángeles y condado quieren eso

Entre las llamadas que se considerarían menores son las situaciones de salud y el abuso de sustancias.

En medio de protestas por la brutalidad policial y para que los gobiernos retiren fondos de los departamentos de policías para invertirlo en programas, funcionarios de la ciudad de Los Ángeles e inclusive el condado, por su lado, consideran que la policía o el sheriff dejen de acudir a llamadas de emergencia menores.

En la ciudad de Los Ángeles, la concejal de la ciudad, Herb Wesson, y la presidente del concejo, Nury Martínez, introdujeron una moción para desarrollar una respuesta a la crisis no violenta, que respondería ciertas llamadas de la policía con trabajadores de la ciudad o del condado, y no agentes de la ley.

La moción ordena al Departamento de Policía de Los Ángeles que trabaje con el Departamento de Salud Mental del condado, Servicios para personas sin hogar de Los Ángeles y otras agencias gubernamentales para responder a incidentes no violentos, tales como abuso de drogas e incidentes relacionados con la salud mental.

Anuncio

Los angelinos que protestaban en las calles, apoyando el Presupuesto Popular de Los Ángeles, nos han pedido que reinventemos la seguridad pública en el siglo XXI, y eso es lo que estamos haciendo”, dijo el concejal Wesson.

“Eliminar los deberes de respuesta no violenta para los agentes de policía sería otro gran paso adelante en este esfuerzo mayor. No nos alejaremos de nuestra responsabilidad de hacer de nuestra ciudad un mejor lugar para vivir para todas las personas”, dijo Martínez.

Este esfuerzo se centrará en reducir la necesidad de que LAPD sea el primero en responder en situaciones no criminales. Los recortes presupuestarios en los servicios sociales han dado lugar a que la policía asuma un mayor papel en el tratamiento de las personas sin hogar, la salud mental e incluso las respuestas relacionadas con COVID-19, dicen los creadores de la moción.

Anuncio

Wesson y Martínez están llamando al desarrollo de un plan sistemático de respuesta a crisis para conectar directamente a las personas necesitadas con los proveedores de servicios basados en la ciudad, el condado o la comunidad y reemplazar la presencia policial en situaciones no violentas y no criminales con una gama de proveedores de servicios desarmados incluyendo profesionales médicos, trabajadores de salud mental, trabajadores de extensión para personas sin hogar y otros profesionales desarmados con capacitación especializada.

La moción dirige al personal de la ciudad a redactar un plan para establecer una oficina que emplearía equipos civiles o contrataría organizaciones sin fines de lucro para trabajar dentro de las comunidades para crear planes de seguridad pública únicos para los vecindarios en Los Ángeles y luego implementarlos.

A la vez, la Supervisora ​​del Condado Janice Hahn busca un sistema en el que los residentes del condado puedan llamar a un nuevo número de salud mental y otras situaciones que podrían no necesita aplicación de la ley.

Anuncio

“Le estamos pidiendo a nuestra policía que use tantos sombreros”, dijo Hahn, y agregó que los oficiales no siempre tienen la experiencia para enfrentar la crisis de salud mental de una persona que llama o brindar tratamiento a una persona sin hogar”.

Entre las llamadas que se considerarían menores son, las situaciones de salud y servicios humanos relacionadas con la salud mental, el abuso de sustancias, la salud física o la falta de vivienda, entre otros ejemplos.


Anuncio