Anuncio

Pasadena permitirá que las comidas al aire libre continúen a pesar de la orden de salud del condado de los Ángeles

 Patrons sit at tables outside Perle Restaurant  in Pasadena.
Los clientes disfrutan de una cena fuera del restaurante Perle en Pasadena. El Ayuntamiento no detendrá las comidas al aire libre el miércoles. Pasadena tiene su propio departamento de salud pública.
(Francine Orr/Los Angeles Times)

El Ayuntamiento de Pasadena permitirá que los restaurantes continúen cenando al aire libre a pesar de una nueva orden de salud del condado de Los Ángeles para suspender tales operaciones durante tres semanas debido al alarmante aumento del coronavirus.

“Evaluaremos nuestros datos diariamente, pero en este momento no cerraremos restaurantes el miércoles o en el futuro cercano en base a una discusión en nuestra reunión del Concejo Municipal de esta noche”, dijo Lisa Derderian, portavoz de la ciudad de Pasadena.

El anuncio se hizo después de la reunión del Concejo Municipal del lunes y un día después de que el condado de Los Ángeles dijera que detendría las comidas en persona en restaurantes, cervecerías, bodegas y bares durante al menos tres semanas a partir del miércoles.

Pasadena tiene su propio Departamento de Salud Pública que tiene la autoridad para emitir órdenes de salud independientemente del condado de Los Ángeles. Sus órdenes han seguido generalmente las de Los Ángeles. Hasta el lunes, Pasadena ha reportado 3.405 casos de coronavirus y 132 muertes.

Anuncio

La decisión del condado de Los Ángeles de suspender temporalmente las comidas al aire libre ha provocado una reacción violenta de los restaurantes y algunos funcionarios del Condado, que se preocupan por el devastador costo económico. Se espera que la Junta de Supervisores del Condado discuta la orden del departamento de salud el martes.

Los funcionarios de salud del Condado argumentaron que las restricciones para comer al aire libre están justificadas dada la crítica crisis de salud. Señalaron que restringir a las empresas ha funcionado para reducir los casos de coronavirus en el pasado, y que es necesario actuar antes de que los hospitales se abrumen.

La ciudad de Long Beach, que también tiene su propio departamento de salud pública, se unió al Condado y también emitió una nueva orden de salud para prohibir las comidas en los establecimientos. La orden, que entrará en vigencia el miércoles, permitirá a los restaurantes, bares y cervecerías operar en autoservicio, en la acera y otros servicios de recolección y entrega al aire libre.

Durante las últimas dos semanas, el número de casos nuevos ha aumentado en Long Beach. Los funcionarios de salud dicen que las hospitalizaciones incrementaron un 248%, de 25 a 85 desde principios de mes. La tasa de positividad es ahora del 5.8%, en comparación con el 2.9% cuando estaba en su nivel más bajo, y la tasa de casos promedio de cinco días más reciente es 34 por cada 100.000 residentes, frente a un mínimo de 6.9 por cada 100.000.

Anuncio

Hasta el lunes, la ciudad reportó 15.226 casos confirmados y 270 muertes.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio