Anuncio

‘Cada día peor’: 1 de cada 145 residentes del condado de Los Ángeles puede infectar a otros con el coronavirus

A boy gets his temperature checked
A un niño le toman la temperatura en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles el lunes.
(Associated Press)

Podrían ser tus vecinos o el hombre que pasó rozándote en la tienda de comestibles. Tal vez sea la adición de último minuto a la cena de Acción de Gracias, o el amigo que se quitó la mascarilla a tu lado en el gimnasio.

En todo Los Ángeles, el COVID-19 está más cerca que nunca.

Una de cada 145 personas en el condado de Los Ángeles es actualmente infecciosa con la enfermedad, según un modelo publicado por funcionarios de salud el miércoles. Este es un gran salto desde hace solo dos meses, cuando la tasa se estimó en 1 en 880 angelinos.

“Nuestra situación empeora cada día”, manifestó el Dr. Muntu Davis, oficial de salud del condado de Los Ángeles, en una conferencia de prensa el miércoles donde se dieron a conocer las cifras.

Anuncio

El Condado ha registrado más casos de coronavirus que nunca esta semana, pero el último cálculo sugiere que el número real de personas enfermas es aún mayor. El Condado utiliza un modelo matemático para determinar cuántos individuos, diagnosticados o no, son activamente contagiosos de COVID-19 y pueden transmitirlo a otras personas en la comunidad, según la cantidad de gente que termina en el hospital por día, dicen las autoridades.

Basándose en las cifras reportadas hasta el lunes, los científicos de datos del Condado encontraron que aproximadamente el 0.69% de los residentes del Condado, o aproximadamente 69.000 personas, pueden transmitir el coronavirus a otros individuos. Esto no incluye a la gente que tenía el virus pero que ya no son infecciosas, ni a las que se infectaron tan recientemente que aún no son contagiosas.

En todo el país, los epidemiólogos calculan cifras similares, aunque las fórmulas utilizadas para llegar a sus estimaciones a menudo difieren. Aún así, los números brindan una idea de cómo los funcionarios de salud están pensando en cuanto a que tan extendido está el COVID-19 en diferentes partes del país en medio de un abrumador aumento invernal.

En Colorado, los funcionarios dijeron esta semana que 1 de cada 41 personas es actualmente infecciosa de COVID-19. Mientras tanto, los funcionarios de Chicago dicen que hasta 1 de cada 15 podría serlo.

Anuncio

A nivel nacional, 3.6 millones de estadounidenses estaban infectados con COVID-19 hasta el domingo, que es aproximadamente 1 de cada 100 personas, según un modelo creado por el epidemiólogo de la Universidad de Columbia Jeffrey Shaman y su equipo. “La mayoría de estos individuos contagiosos desconocen sus infecciones”, enfatizó Shaman en un correo electrónico al Times.

Las estimaciones intentan superar una de las características más insidiosas de este coronavirus: hasta el 40% de las personas infectadas no presentan síntomas. Y para aquellos que desarrollan tos o fiebre, los estudios han encontrado que son más altamente contagiosos para los demás antes de que aparezcan esos signos, una de las principales preocupaciones durante la próxima temporada navideña.

“Estamos programados para sentirnos más seguros con nuestros familiares o amigos, por lo que es más probable que se baje la guardia”, dijo Ali Mokdad, epidemiólogo de la Universidad de Washington. “Es por eso que el invierno va a ser peligroso para nosotros, porque queremos convencer a los demás que no tenemos ningún síntoma que asuma que estamos infectados y eso puede estar propagando el virus”.

Cuando cerca del 1% de la población puede ser un vector, doblar la curva hacia abajo se vuelve más difícil. Una vez que la transmisión comienza a acelerarse, más personas en la comunidad tienen el virus, por lo que las mismas actividades que la gente ha estado haciendo durante meses se vuelven más peligrosas. Esas actividades enferman a una mayor cantidad de individuos, lo que aumenta aún más la prevalencia y el ciclo continúa.

Anuncio

“Hay más COVID en nuestras comunidades”, dijo el martes el principal funcionario de salud de California, el Dr. Mark Ghaly. “La probabilidad de que se infecte con COVID es mayor solo porque está más disponible y circula más en nuestras comunidades, incluso si se comporta exactamente como lo hizo hace un mes”.

De hecho, en el condado de Los Ángeles, los funcionarios de salud han dicho que las personas que se enfermaron con COVID-19 en las últimas semanas no han hecho más viajes a tiendas, restaurantes, lugares de trabajo o cualquier otro lugar que las que se enfermaron unos meses antes. Un mayor número de individuos simplemente se enferman en los mismos lugares, dicen.

“Existe un riesgo incluso en estas interacciones aparentemente benignas”, dijo Davis el miércoles. “Los números siguen siendo alarmantes”.

Davis también informó de un rápido aumento de casos y hospitalizaciones en los últimos días en el Condado. La aceleración ha llevado al Condado a detener las comidas al aire libre e instaurar una orden modificada para quedarse en casa esta semana. Si el número de casos no disminuye, los hospitales estarían llenos en unas pocas semanas y el recuento de muertes podría ascender a miles, dicen las autoridades.

Anuncio

La estimación de la prevalencia del Condado es calculada por el Equipo de Modelado del Departamento de Servicios de Salud, que también predice la demanda de camas de hospital y la tasa de transmisión del Condado, conocida como R. La cifra de prevalencia se agregó a mediados de junio como una forma de tratar de ayudar a las personas a comprender el alcance del virus.

Para calcular el porcentaje de infectados, el modelo asume que por cada persona lo suficientemente enferma como para terminar en el hospital, hay otras 39 que están enfermas pero no fueron a un hospital, según funcionarios del Condado.

En pocas palabras, el número de personas hospitalizadas recientemente con COVID se multiplica por 40. Luego, los científicos de datos ajustan esa cifra para excluir a aquellos actualmente hospitalizados, ya que no están infectando a otros en la comunidad, y a los que pueden haber tenido COVID pero ya no están contagiados. El modelo asume que cada individuo infectado es contagioso entre 2 y 5 días.

La directora del Departamento de Servicios de Salud, la Dra. Christina Ghaly, dijo que con tantos enfermos que no lo saben, el Día de Acción de Gracias podría convertirse en un asunto peligroso. Citó una investigación reciente que encontró que más de la mitad de todas las infecciones provienen de individuos que no tenían síntomas cuando transmitieron el virus a otras personas.

Anuncio

“Es posible que no sepan que están infectados... Pero andan ahí afuera y están exponiendo a otras personas al virus”, subrayó. “Esa comida familiar se convierte en una oportunidad para que se propague COVID-19".

La cifra de uno de cada 145 angelinos infectado con COVID no significa que necesariamente enfermará a otros. Los encuentros con personas que son contagiosas se pueden hacer de forma más segura con mascarillas, distanciamiento social y limitar la cantidad de tiempo que pasan juntos, particularmente en ambientes interiores, dicen los expertos.

Aún así, es probable que la prevalencia de COVID-19 en la comunidad solo aumente en las próximas semanas a medida que el número de casos y las hospitalizaciones continúen incrementando. La estimación más alta jamás documentada en el Condado fue a fines de junio, cuando las autoridades dijeron que 1 de cada 140 estaba infectado.

Esas tendencias podrían revertirse con simples cambios de comportamiento, pero tal mejora no está garantizada, dijo Christina Ghaly.

Anuncio

“No vemos que eso suceda todavía, así que anticipo que el número seguirá aumentando”, concluyó.

Para leer esta nota en inglés haga clic aquí


Anuncio