Anuncio
Share

San Diego impulsará las Pequeñas Bibliotecas Gratuitas en zonas de bajos ingresos

Fernanda Padilla, de 10 años, y su madre, Katia, leen junto a su Pequeña Biblioteca Gratuita
Fernanda Padilla, de 10 años, y su madre, Katia, leen junto a su Pequeña Biblioteca Gratuita cerca de su casa de Chula Vista el martes. El condado de San Diego está trabajando para proporcionar más libros gratuitos a los residentes de bajos ingresos mediante el aumento del número de estaciones de la Little Free Library.
(Kristian Carreon/For The San Diego Union-Tribune)

A las puertas de la casa de Katia Padilla en Chula Vista hay dos cajas verticales llenas de estanterías con decenas de libros para compartir con niños, adolescentes y adultos.

Se llaman Little Free Libraries (pequeñas bibliotecas gratuitas).

A Padilla, que creció en México, le encantaba leer cuando era niña, pero los libros eran caros y no siempre tenía acceso a ellos, dice.

Anuncio

“Soñaba con tener una biblioteca para mí sola”, dijo Padilla.

Ahora que es madre y técnica de ultrasonidos jubilada, Padilla quiere asegurarse de que sus hijos y otros niños del barrio no se enfrenten a obstáculos similares para leer, dijo. Esa fue la fuerza que la impulsó a instalar las pequeñas bibliotecas, dijo.

Katia Padilla saca un libro de su pequeña biblioteca gratuita en su casa de Chula Vista el martes 30 de marzo.
(Kristian Carreon/For The San Diego Union-Tribune)

Y es una de las razones por las que los funcionarios del condado de San Diego están recurriendo a pequeñas bibliotecas para aumentar el acceso a los libros en los barrios de bajos ingresos y en las comunidades de color de toda la región.

Anuncio

La idea que subyace a estas cajas de intercambio de libros es sencilla: coger un libro, dejar un libro. La popularidad de las pequeñas bibliotecas ha crecido a lo largo de sus primeros 11 años: hay más de 100 mil pequeñas bibliotecas gratuitas en todo el mundo, incluidas 270 solo en San Diego.

La Junta de Supervisores del condado votó por unanimidad el 16 de marzo a favor de la creación de una iniciativa de Pequeñas Bibliotecas para ayudar a los residentes de comunidades de bajos ingresos a instalar estas cajas para compartir libros.

Según el Consejo de Alfabetización de San Diego, unos 560 mil adultos de la región leen a un nivel elemental o no leen en absoluto. Alrededor del 60 por ciento de los estudiantes de bajos ingresos de San Diego no tienen libros en casa.

Anuncio

“La realidad es que hay grandes disparidades”, dijo la supervisora Nora Vargas, que representa a ciudades y barrios del sur del condado. “Los niños de muchas comunidades no tienen acceso a libros apropiados para su edad en casa, lo que hace que se queden atrás”.

Vargas presentó la iniciativa a la junta. Dijo que abordará algunas disparidades en las comunidades desfavorecidas mediante la promoción y el fomento de la lectura desde el hogar.

Libros infantiles dentro de la Pequeña Biblioteca Gratuita de Katia Padilla frente a su casa de Chula Vista.
(Kristian Carreon/For The San Diego Union-Tribune)

El condado tiene previsto destinar 20 mil dólares a esta iniciativa. El sistema de bibliotecas del condado trabajaría con el Consejo de Alfabetización de San Diego y otras organizaciones sin ánimo de lucro y grupos de voluntarios para instalar más pequeñas bibliotecas.

Anuncio

Las cajas para compartir libros son un programa de la Little Free Library, una organización nacional sin ánimo de lucro que proporciona materiales para la construcción de minibibliotecas e información a personas de todo el mundo. La gente puede registrar las bibliotecas en la organización por una cuota única de 40 a 80 dólares.

No todas las minibibliotecas tienen que registrarse. Hay docenas en San Diego que no están afiliadas.

La cuota de inscripción puede ser un obstáculo para algunos, así como la obtención de los materiales para construir las bibliotecas y la compra de libros para llenarlas, dicen los defensores.

Anuncio

“Creo que mucha gente se olvida de lo caros que son los libros”, dijo José Cruz, director general del Consejo de Alfabetización de San Diego. “Si vas a una tienda normal vas a pagar entre 12 y 15 dólares por un libro .... Para una familia de bajos ingresos eso es mucho”.

En un esfuerzo por ayudar a las familias interesadas en operar pequeñas bibliotecas, Cruz dijo que el consejo recogerá libros donados para las bibliotecas.

Dijo que las pequeñas bibliotecas pueden aumentar el acceso de los niños a los libros de una manera “vecinal”.

“Aquí están estos residentes en todas estas comunidades a través de América y más allá que están construyendo sus propias bibliotecas e intercambiando libros, leyéndolos, intercambiándolos, y es simplemente algo que te hace sentir bien”, dijo Cruz.

Anuncio

No está claro cuántas pequeñas bibliotecas hay en los barrios del sur de San Diego porque muchas no están registradas oficialmente.

Katia Padilla y su hija Fernanda, de 10 años, en su casa de Chula Vista el martes 30 de marzo.
(Kristian Carreon/For The San Diego Union-Tribune)

Padilla dijo que hay al menos 10 pequeñas bibliotecas en un radio de 3 millas alrededor de su casa.

Los vecinos de Logan Heights y Valencia Park han instalado pequeñas bibliotecas en esos barrios. Un consejo comunitario en Valencia Park ya ha ayudado a instalar cuatro pequeñas bibliotecas.

Anuncio

Padilla abrió la pequeña biblioteca frente a su casa hace dos años y ha visto el éxito que tienen.

“Ponerlas en zonas de bajos ingresos hará felices a muchos niños”, dijo. “Ojalá tuviéramos pequeñas bibliotecas gratuitas en cada manzana”.

Mantiene las bibliotecas repletas de libros en español, tagalo y otros idiomas. También ha abierto recientemente una pequeña biblioteca a las afueras de su casa en Baja California.

“Ves a niños de muy bajos ingresos y te preguntan: '¿Seguro que son gratis?’ y entonces ves sus grandes sonrisas y a veces dicen: ‘Nunca he tenido un libro’”, dijo Padilla.

Anuncio

Un grupo consultivo de los CDC está tratando de encontrar la mejor manera de “no hacer daño” en relación con la vacuna COVID-19 de Johnson & Johnson y su riesgo de formación de coágulos.

Ben Askren, dos veces excampeón nacional de lucha libre durante sus años universitarios y excampeón de One Championship en artes marciales mixtas, tuvo una noche que seguramente tratará de olvidar… aunque será muy difícil de lograrlo.

Los asientos centrales de las aerolíneas son un riesgo de COVID, según una investigación de los CDC, con advertencias


Anuncio