Anuncio
Share

Ella postergó la cita con los médicos durante la pandemia sin saber que tenía cáncer

Rosemary Hernández posa para una foto con sus nietos Isaiah Quiroz en gris, Joshoa, de camisa roja y Daniel.
Rosemary Hernández posa para una foto con sus nietos Isaiah Quiroz en gris, Joshoa, de camisa roja y Daniel.
(cortesia )

Frente a una pandemia que paraliza al mundo entero, millones de personas en Estados Unidos siguen posponiendo las visitas al médico sin saber que su vida podría estar en peligro.

Una de estas estadistas fue la señora de Rosemary Hernández, de 62, años.

Hernández nisiquiera padecía de dolores o malestares, pero los médicos le llamaban para decirle que había postergado su examen de colonoscopia. Al igual, sus hijos le pedían que acudiera al doctor, pero entre el cierre de negocios, el aumento de casos y muertes por coronavirus y la comodidad de permanecer en el hogar, la residente de Perris ignoró a los expertos.

Anuncio

Hernández, madre de cuatro y abuela de cinco, recibió un kit de heces para que los médicos pudieran analizar la presencia de sangre en sus heces. Se llevó el kit a casa y nunca los usó, dejando que un total de ocho pruebas se amontonaran.

No fue hasta que su hija notó las cajas que la señora tuvo que asistir a una cita con el médico y entonces fue obligada a hacerlo.

Desafortunadamente, en febrero 16 del 2021 los médicos encontraron sangre en sus pruebas, la madre de familia tenía cáncer colorrectal de acuerdo con si diagnostico dos dias después.

Anuncio

El cáncer colorrectal es el segundo tipo de cáncer más común y la tercera causa de mortalidad por cáncer en la población hispana. Sin embargo, la comunidad considera esta enfermedad un tabú.

“No podía ni llorar cuando supe que me encontraron cáncer solo estaba en shock… ‘Tengo cáncer’, me dije. Para mí eso era difícil de creer. De un momento a otro via mis hijos preocupados y llorando”, dijo Hernández.

“Pero algo que me dio fuerza es que era yo la enferma y no ellos. Entonces les dije que todos saldríamos de esto”, dijo.

Anuncio

Hernández es un ejemplo de miles de estadounidenses que están posponiendo las pruebas de detección debido a COVID, lo que hace que los investigadores pronostiquen que la tasa de mortalidad será 3 veces más alta por este cáncer en 2030.

Afortunadamente, una cirugía le pudo salvar la vida para contar su historia.

Hernández no se avergüenza del tema porque sabe que nadie está exentó de sufrir esta enfermedad, pero si quiere que la comunidad latina ponga atención.

Anuncio

“No tengo excusas sobre mis hechos. Simplemente no pensé que estuviera enferma. Yo me sentía bien”, dijo. “Yo soy mexicana, y creo que las mujeres de mi nacionalidad, así como muchas latinas postponen su salud por la familia, el hogar, los hijos y nietos… yo me puse al final de la lista”.

“Yo no sabía en lo que consistía hacerme una colonoscopia, pero es un procedimiento del que ni te das cuenta hasta despertar. Y este procedimiento salvo mi vida. Yo aliento a la gente que se haga la prueba”, dijo la señora.

En este examen el médico utiliza un tubo largo, delgado, flexible y con una luz para buscar pólipos o cáncer en el recto o en todo el colon.

Anuncio

“El colon es un órgano largo donde se pueden desarrollar crecimientos de tejido anómalo, o pólipos, que se forman en el colon o el recto”, dijo el doctor Steve Serrao, presidente de gastroenterología del Sistema de Salud de la Universidad de Riverside,

“Con el tiempo, algunos pólipos pueden convertirse en cáncer. Las pruebas de detección pueden descubrir pólipos con el fin de que se extirpen antes de que se conviertan en cáncer. De esta manera, se puede prevenir el cáncer colorrectal. La detección sirve también para encontrar cáncer colorrectal en un estadio temprano, cuando el tratamiento es más eficaz”, dijo.

“Se le recomienda a la comunidad afroamericana, quien está en alto riesgo, de hacer la prueba de los 45 en adelante. Al resto de la gente se le recomienda de los 50 en adelante”, dijo.

Anuncio

Lo interesante del caso de Hernández, dijo el experto, es que ella no tenía síntomas, ni obstrucción abdominal o dolor, por ello es importante la prueba a partir de las edades recomendadas. Entre algunos síntomas se encuentra el sangrando rectal, la constipación y haces delgadas.

A pesar de que el mes para la concientización de cáncer colorrectal fue en marzo, Hernández se dirige a la comunidad y les dice que su “mensaje para la gente es que si estos tienen familia que aman, entonces tomen la prueba lo antes posible con todas las medidas de precaución por la pandemia”.

Asimismo, Serrao señaló que la gente no debe avergonzarse sobre el tema, ni muchos menos dejar que la vergüenza los paralice ante el doctor.

Anuncio

“Estamos todos en esto. Y nadie queremos resultados de cáncer, pero eso entre mas temprana se haga el examen mejor”, dijo.


Anuncio