Anuncio
Share

Un perro le exigió que saliera a matar y el hijo de Sam le obedeció, pero había aún más por descubrir sobre el asesino en serie

El hijo de Sam ha cambiado su historia varias veces, pero ya nadie le cree.
(Via Twitter)

Entre altos índices de crimen, drogadicción y pandillas en Nueva York, apareció el hijo de Sam, un hombre de 23 años que, según las autoridades, se dedicó despiadadamente a matar a diestra y siniestra sin muchos que vivieran para contar sus ataques.

Lo más escalofriante es que una vez capturado, el hijo de Sam, de nombre David Berkowitz, confesó varias muertes afirmando que el perro negro de sus vecinos le había exigido que saliera a matar.

Otras confesiones posteriores y la indagatoria de un periodista revelarían toda una serie de atrocidades.

Satánico con cara de ángel: 9 detalles del asesino en serie Richard Ramírez, “The Night Stalker”

Anuncio

Berkowitz fue declarado culpable de seis asesinatos cometidos en la ciudad de Nueva York a fines de la década de 1970, pero según el periodista de investigación Maury Terry el hombre no actuó solo, detrás de este habría una red de satánicos.

Sus investigaciones intentaron conectar los crímenes de Berkowitz con otros asesinatos relacionados con el ocultismo en Estados Unidos, al tiempo que demostraba que los asesinatos de Berkowitz requerían cómplices; sus vecinos John y Michael Carr, los hijos reales de Sam (Sam Carr).

La familia de Chris Watts: Revela cómo el esposo ahorcó a su pareja y arrojó a sus niñas en un tanque de petróleo para quedarse con su amante

Los dos hermanos murieron en circunstancias misteriosas poco tiempo después del arresto de Berkowitz, y ninguno fue arrestado o cuestionado por las autoridades. Sin embargo, el periodista Terry pudo constatar los datos de que mucha gente, que llegó a conocer a estos dos hermanos, sabía que eran satánicos y parte de una secta.

Anuncio

El documental de Netflix “The Sons of Sam”, expone en una serie de cuatro partes varios eventos alrededor de Berkowitz, residente de Yonkers, y una colección de eventos que lo llevan a concluir que el hijo de Sam no actuó solo.

Buscan que centros de detención para migrantes cumplan con estándares de salud y seguridad

Terry finalmente no pudo convencer a los investigadores de la policía para que reabrieran el caso, y aunque logró acceder a Berkowitz para una entrevista, donde este pareció admitir que no era el único involucrado en los asesinatos, muchos desacreditaron las investigaciones de Terry.

“Cuando vienes y me estás criticando y esa crítica está justificada, está bien, lo aceptaré", dijo a Netflix Joseph Borrelli, un detective principal retirado de la policía de Nueva York en el caso Berkowitz, en una entrevista para la serie. “Pero cuando vas inventando historias, como una secta, no me lo trago en absoluto”.

Anuncio

¿Quién era Jeffrey Epstein? 15 hechos sobre sus monstruosidades con menores, riqueza y supuesto suicidio

En junio de 1978, Berkowitz fue sentenciado a 365 años de prisión tras declararse culpable de los asesinatos de Donna Lauria, Christine Freund, Virginia Voskerichian, Valentina Suriani y Alexander Esau y Moskowitz, más siete cargos de intento de asesinato.

En una entrevista con CBS en 2013, Berkowitz declaró que el perro de su vecino no le ordenó matar, pero afirmó que se sentía como “un soldado en una misión”. Dijo que creía que Satanás lo liberaría de su dolor emocional y soledad si mataba.

Una vez en prisión, Berkowitz se convirtió al cristianismo y escribió un libro titulado “Son of Hope: The Prison Journals” de David Berkowitz. También tiene su propio sitio web, donde se refiere a sí mismo como “ex hijo de Sam”.


Anuncio