Anuncio
Share

El hábito de los textos detrás del volante preocupa a los conductores

De acuerdo con los californianos, el hábito de manejar y utilizar los teléfonos inteligentes simultáneamente se está agudizando cada vez más, y los adolescentes son los que corren mayor peligro.

El problema es particularmente preocupante en el sur del estado de California, donde el 70% de los encuestados dijo que la conducción distraída está empeorando y solo el 6% cree que se encuentra mejorando.

4 datos que debe saber sobre la variante Mu del COVID-19

De hecho, el 64% de los padres con hijos menores de 17 años consideran que el problema se ha vuelto bastante grave en los últimos años. Entre 2015 y 2019, hubo 979 muertes de conductores y pasajeros adolescentes en el estado de California, según la encuesta realizada por Zogby Strategies en conjunto con Students Against Destructive Decisions (SADD) y Root Insurance.

Anuncio

Los fallecimientos por accidentes de tránsito en Los Ángeles aumentaron este año con respecto al anterior, que ya fue de por sí un año particularmente mortal.

Estos son los nuevos síntomas de la variante Delta y lo preocupantes que son

A decir verdad, desde que la ciudad de Los Ángeles anunció Vision Zero para reducir las muertes por accidentes de tránsito en 2015, las defunciones de peatones han aumentado un 36%.

La encuesta también encontró que los californianos están casi unidos (90%) en su creencia de que enviar mensajes de texto es una distracción mientras se conduce. Revisar las redes sociales quedó en segundo lugar con un 66%.

Cómo estimular la digestión sin tener que tomar laxantes de la farmacia

Rick Birt, presidente y director ejecutivo de SADD señaló que las estadísticas deberían servir como una llamada de atención para los legisladores de California de que las familias y los estudiantes están “desesperados por hacer que las carreteras sean más seguras”.

“Después de uno de los años más mortíferos registrados para las autopistas de California, necesitamos que los legisladores apoyen soluciones innovadoras que finalmente puedan abordar este problema”, indicó Birt.

Surge nueva coalición que ofrece servicios migratorios gratuitos para los inmigrantes necesitados.

El activista agregó que ahora se tiene la tecnología para percibir mejor quién es más probable que envíe mensajes de texto y conduzca.

“Deberíamos usarla para incentivar a los conductores a tomar decisiones más seguras. Es una cuestión de vida o muerte, y no podemos perder más tiempo”, subrayó.

Al igual, alrededor del 50% de los conductores admitieron usar su teléfono mientras manejan. Es de destacar que la tasa informada en esta categoría fue un 13% más alta para las mujeres que para los hombres. Y los residentes del Área de la Bahía tenían cinco veces más probabilidades de usar su celular cuando reciben una llamada o un mensaje de texto en comparación con los automovilistas en el sur de California.

La aprobación de la petición daría lugar a poder ampliar el acceso a la ciudadanía y facilitar los beneficios sociales

Desde que se anunció la iniciativa de política Vision Zero de San Francisco en 2014, 200 han muerto y 20.000 han resultado heridos en la violencia del tráfico.

Además, un enorme 80% de los encuestados considera que los jóvenes en comparación con los padres tienen más probabilidades de manejar distraídos. Incluso las personas de 16 a 30 años coincidieron en que los automovilistas de su edad se descuidan con más frecuencia mientras conducen.

El 70% de los californianos indicaron que probablemente utilizarían aplicaciones en los teléfonos que pueden medir y proporcionar comentarios sobre la capacidad de conducir (incluido si un automovilista usa su celular), especialmente si está vinculado a primas de seguro más accesibles.

Kathy Mitchell, directora de asuntos gubernamentales de Root, Inc., dijo que los californianos claramente están buscando formas innovadoras de abordar la crisis de conducción distraída.

“Recompensar a los conductores más seguros y menos distraídos con tasas de seguro de automóvil más bajas es el siguiente paso de sentido común que todos los demás estados del país han tomado. Todos merecen saber cómo conducen, además los buenos conductores deben ser recompensados por seguir las reglas de la carretera”, explicó.

Los encuestados eran 40% blancos, 37% hispanos, 13% asiáticos y 6% negros.


Anuncio