Anuncio
Share

¿Sabe que, en la mayoría de los casos, el agua embotellada es solo agua del grifo?

Varieties of bottled water in a refrigerator.
Las ventas de agua embotellada se han disparado durante la pandemia. Es posible que muchos estadounidenses no se den cuenta de que solo están pagando un gran margen por el agua del grifo perfectamente segura.
(Associated Press)

Desde el comienzo de la pandemia, los estadounidenses sedientos han ahogado su dolor en agua embotellada.

Incluso antes de que el coronavirus llegara a nuestras vidas, el agua embotellada era, y ha sido durante años, la bebida número uno en los Estados Unidos, superando a los refrescos como la elección de los consumidores cada vez más conscientes de la salud.

La pandemia de COVID-19 solo aceleró las cosas.

Anuncio

Según un informe reciente de la Asociación Internacional de Agua Embotellada, las ventas de este producto se dispararon el año pasado “cuando los consumidores se abastecieron para quedarse en casa en medio de la crisis del coronavirus”.

“El consumo per cápita de agua embotellada alcanzó otro récord”, señaló.

Gary Hemphill, director gerente de investigación de la consultora Beverage Marketing Corp., me comentó que se prevé que las ventas del producto sean aún mayores este año.

“El éxito del agua embotellada se debe a su imagen saludable y su posicionamiento como una bebida que se consume prácticamente en cualquier momento y lugar”, explicó.

Llame a esto un triunfo de la percepción sobre la realidad.

Lo primero que debe saber es que, para la mayoría de los estadounidenses, el agua del grifo no tiene absolutamente nada de malo.

Lo segundo que debe tener en cuenta es que los líderes del mercado de agua embotellada, Coca-Cola y Pepsi, solo filtran y embotellan agua del grifo para luego venderla con un gran margen de ganancias.

Y quizás lo más importante de todo es que el agua embotellada no es amiga del medio ambiente.

Según el Instituto de Reciclaje de Contenedores, los estadounidenses tiran más de 60 millones de botellas plásticas de agua todos los días. La mayoría terminan en vertederos, alcantarillas y vías fluviales.

“Si el agua del grifo es potable, que es el caso de la mayoría de las grandes ciudades de Estados Unidos, no necesita agua embotellada”, señaló Barry Popkin, profesor de nutrición en la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill.

“Hay una sensación de mayor seguridad alrededor del agua embotellada”, me comentó. “Eso no es correcto”.

Escuché lo mismo del Distrito Metropolitano de Agua del Sur de California, que atiende a municipios y distritos de agua en toda la región.

Paul Rochelle, gerente de calidad del agua de la agencia, indicó que anualmente se realizan casi un cuarto de millón de pruebas en el suministro de agua local para garantizar la seguridad.

“Nuestra agua no solo es segura, tiene un excelente sabor”, comentó. “Metropolitano ha ganado tres veces como el agua del grifo con el mejor sabor de la nación, incluido el año pasado”.

Las ventas mundiales de agua embotellada alcanzaron casi los 218.000 millones de dólares en 2020, según Grand View Research. Se espera que las ventas aumenten un 11% anualmente hasta 2028.

“Se prevé que el aumento de la conciencia del consumidor, sobre los beneficios del agua embotellada para la salud, impulse el crecimiento del mercado durante el período de pronóstico”, indicó la firma de investigación.

Sin embargo, esos beneficios para la salud son cuestionables.

“Que yo sepa, no hay datos publicados que sugieran que el agua embotellada sea más saludable o segura que el agua del grifo, ninguno en absoluto”, puntualizó Dan Heil, profesor de fisiología del ejercicio en la Universidad Estatal de Montana.

“De hecho”, me comentó, “hay evidencia publicada que sugiere exactamente lo contrario”.

Heil indicó que, cuando se filtra el agua del grifo para embotellarse, el proceso elimina minerales beneficiosos como el calcio y el magnesio. La industria del agua embotellada considera estos minerales como “impurezas”, explicó.

“Si bien eliminar las impurezas del agua del grifo proporciona, en realidad, una forma casi pura de agua, ese hecho no respalda la premisa de que el agua pura es más saludable o mejor para el cuerpo, en comparación con el agua del grifo con minerales naturales”, observó Heil.

Las principales marcas de agua embotellada no son más que agua del grifo municipal que se ha pasado por un filtro. Esto es lo que hace Coca-Cola con su agua Dasani. Pepsi hace lo mismo con su marca Aquafina.

“El agua embotellada es agua del grifo”, explicó Marion Nestle, profesora emérita de gran prestigio en nutrición, estudios alimentarios y salud pública en la Universidad de Nueva York.

“Las empresas compran agua de suministros municipales a muy bajo costo y la venden al público con un margen de ganancias enorme”, me comentó. “No tengo conocimiento de ninguna evidencia de que el agua embotellada sea más segura que el agua de la ciudad en lugares donde las ciudades cuidan su agua”.

Es posible que algunas ciudades no lo hagan tan bien; Flint, Michigan, me viene a la mente. Pero, como señaló Popkin, la mayoría de las grandes ciudades hacen un buen trabajo al mantener el agua potable segura.

En 2012, California escribió en la Constitución estatal que el agua potable es un derecho humano. Aunque el agua del grifo en la mayoría de las ciudades de California está aprobada, algunas áreas rurales aún enfrentan desafíos.

El problema es más agudo en el Valle Central, donde las grandes granjas han contaminado los suministros de agua con productos químicos agrícolas. La entidad aprobó una ley en 2019 que asigna $130 millones al año para mejorar esa situación.

Si se encuentra entre la gran mayoría de los californianos con acceso a agua potable segura, todo lo que hace cada vez que compra agua embotellada es enriquecer a los conglomerados que, a diferencia de usted, simplemente abren el grifo.

“Desafortunadamente, muchas personas gastan el dinero que tanto les costó ganar en pagar el agua embotellada, en lugar de usar su propia agua del grifo”, mencionó Walter C. Willett, profesor de epidemiología y nutrición en la Universidad de Harvard. “Esto rara vez tiene sentido”.

Sí, el agua embotellada es conveniente. Pero en realidad no es tan difícil llenar una botella reutilizable antes de salir de casa. Ahorrará dinero y, en la mayoría de los casos, no tomará atajos en materia de seguridad.

Para mayor tranquilidad, busque uno de los muchos sistemas de filtración disponibles para uso doméstico. Los precios comienzan alrededor de $20.

Y subrayemos este punto: El agua embotellada es realmente mala para el medio ambiente.

Un estudio reciente realizado en Europa descubrió que el impacto del agua embotellada sobre los recursos naturales, incluidos los millones de barriles de petróleo necesarios para fabricar todas esas botellas de plástico, es 3.500 veces mayor que el del agua del grifo.

Y dado que su agua embotellada probablemente provino de tuberías municipales de todos modos, la industria de bebidas de Estados Unidos, de aproximadamente $200 mil millones, le está viendo la cara de tonto.

¡Salud!

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí.


Anuncio