Anuncio
Share

6 razones de alarma para negarle el azúcar a los niños

Una dieta rica en azúcar puede preparar el sistema inmunológico de las vías respiratorias
Una dieta rica en azúcar puede preparar el sistema inmunológico de las vías respiratorias para experimentar inflamación alérgica.
(Peter Dazeley/Getty Images)

Los niños de dos a 18 años deben consumir menos de 25 gramos o 6 cucharaditas de azúcar agregada al día para tener un corazón sano, según la American Heart Association. Sin embargo, una sola gaseosa tiene 39 gramos, esto sin agregar el helado, los dulces, el pan, la salsa kétchup y otras comidas que los menores consumen en un solo día.

Es un hecho que el exceso de azúcar durante la infancia puede provocar antojos poco saludables a medida que los niños crecen y puede conducir a la obesidad, lo que pone al menor en riesgo de desarrollar presión arterial alta, niveles elevados de colesterol y diabetes tipo 2, dicen los expertos en salud.

“A los niños les encanta el azúcar, al igual que los adultos, pero ¿es bueno para alguien? Tan delicioso como sabe, el azúcar es el diablo”, dijo la doctora Vikki Petersen, nutricionista clínica.

Anuncio

“Si usted es padre de familia, es probable que haya experimentado que su hijo se ponga hiperactivo con el azúcar solo para colapsar más tarde. No es divertido para usted ni para ellos. Pero ¿sabía también que el azúcar es devastador para su sistema inmunológico? Abre la puerta a las infecciones y nadie disfruta enfermarse”, expuso la experta.

De acuerdo con Petersen la principal enfermedad para los niños que rebasan la dosis de azúcar al día es la obesidad.

Así surgió la Catrina que adorna los altares de muertos y sale a las calles el Día de Los Muertos

“La triste realidad es que los niños con sobrepeso casi siempre mantienen ese estado hasta la edad adulta. Agregue a eso la asociación de la obesidad con la diabetes, las enfermedades cardíacas, el hígado graso y el cáncer, y comenzará a ver cómo el azúcar no es el amigo de sus hijos”, expuso.

Otro problema que puede surgir es el colesterol más ato.

Es interesante notar que el exceso de azúcar conduce a enfermedades cardíacas. El azúcar reduce el colesterol HDL “bueno” y aumenta los triglicéridos. El azúcar también altera la función del colesterol LDL “malo”, provocando una rápida obstrucción de las arterias.

Cómo saber si tengo pulmones saludables: Las 7 señales que le están fallando

“Si cree que sus hijos son ‘demasiado pequeños’ para preocuparse por las enfermedades cardíacas, lamentablemente ese no es el caso en Estados Unidos. La evidencia de la formación de placas en las arterias en una etapa temprana se presenta en niños pequeños”, dijo.

Otras razones para negarle las comidas con azúcar procesada es el mayor riesgo de cáncer. La fuente preferida de combustible para las células cancerosas es el azúcar. De hecho, es lo que las bacterias y los virus prefieren comer también. Esto sin contar una flora intestinal desequilibrada.

“Lamentablemente, el azúcar alimenta y promueve el aumento de bacterias malas, lo que provoca los problemas mencionados anteriormente”, dijo la experta.

4 vitaminas esenciales para reforzar la salud pulmonar ante el coronavirus

Al igual el azúcar debilita las vías respiratorias conduciendo al asma. Las investigaciones han demostrado que una dieta rica en azúcar puede preparar el sistema inmunológico de las vías respiratorias para experimentar inflamación alérgica. Dicha inflamación puede causar un estrechamiento de las vías respiratorias, producción excesiva de moco y provocar síntomas de asma, que incluyen sibilancias y dificultad para respirar.

Por último, comer o beber azúcar reduce la fuerza de sus células inmunes. Estas células inmunes, llamadas células asesinas naturales, lo defienden contra los estragos de las bacterias, los virus y las células cancerosas. Cuando consume azúcar, el efecto negativo y el debilitamiento de su sistema inmunológico duran varias horas (hasta 5 horas).

“Si quiere hacer que las bacterias, los virus y las células cancerosas sean ‘felices’, coma azúcar. Es su fuente de combustible preferida. No hace falta decir que no queremos empoderarlos”, concluyó.


Anuncio